El gobierno de Arabia Saudita contempla pena de muerte para activistas pro derechos humanos

250

El régimen que gobierna Riad, catalogado de principal violador de los derechos humanos por la organización Human Rights Watch (HRW) defensor de esta causa, y está intensamente bajo la estricta crítica de los ciudadanos, luego de que detuvieran a cinco activistas en la Provincia Oriental, la mayoría Chií y estén contemplando la pena de muerte.

Dentro de los activistas detenidos resalta, Israa al-Qongham, quien es una mujer acusada de protestar, por cantar canciones hostiles en contra del régimen, asimismo, es reconocida por documentar las fuerte protestas en 2011 ante el asedio contra los ciudadanos chiíes de Arabia Saudí.

Samah Hadid, directora adjunta de Campañas para Oriente Medio de Amnistía Internacional sostiene que la demanda que impone la Fiscalía saudí a los activistas, coloca a Al-Qomqam como la primera femenina que podría enfrentarse a la pena de muerte por su trabajo en defensa de los derechos humanos.

Por su parte, la directora de la Organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) para Oriente Medio, Sarah Leah Whitson sostiene que “cualquier ejecución es espantosa, pero buscar la pena de muerte para una activistas como Israa al-Qomqam, que ni siquiera está acusada de comportamiento violento, es monstruosa”, aseguró.

Consecuentemente, el gobierno saudí  lanzó una reciente ofensiva contra los activistas por los derechos de las mujeres en Arabia Saudita que ha llevado a la detención de al menos 13 mujeres con el pretexto de mantener la seguridad nacional según reportan medios locales.

Asimismo, sostienen que en algunos casos, las mujeres son detenidas sin cargos, en un informe publicado en mayo por Amnistía Internacional (AI) asegura que el régimen sigue siendo uno de los países más restrictivos del mundo para las mujeres.

Relacionado:  COVID-19: estudios demuestran que Alzheimer duplica riesgo de muerte en contagiados

Continua leyendo…

Declive en el precio del petróleo estadounidense por guerra comercial de la actual administración de EE. UU.

Reducciones inesperadas en la producción de petróleo mantienen volatilidad del mercado