España se convirtió en el cuarto país del mundo en despenalizar la eutanasia

Holanda, Bélgica y Luxemburgo son los otros países que permiten inducir la muerte a pacientes con enfermedades terminales.

Entró en vigor en España la ley de eutanasia con lo cual el país europeo se convierte en el cuarto del mundo en despenalizar este procedimiento de muerte inducida.

Mediante el nuevo instrumento de ley, se permitirá a un paciente aquejado de una enfermedad incurable morir para poner fin a su sufrimiento, refirió la AFP.

El texto “da respuesta a la demanda social existente en torno a este tema” y contiene “garantías” para acotar el recurso a la eutanasia, destacó el jueves el ministerio de Sanidad a propósito de ley, adoptada en marzo por el Parlamento.

España es el cuarto país del mundo que despenaliza la eutanasia, después de Holanda, Bélgica y Luxemburgo.

La ley permite tanto la eutanasia -cuando el equipo médico provoca el fallecimiento del paciente- como el suicidio médicamente asistido, es decir, cuando el paciente toma la dosis del producto prescrito para darse la muerte.

El texto prevé que toda persona aquejada de una enfermedad “grave e incurable”, o que sufra dolores crónicos incapacitantes, pueda pedir ayuda médica para morir y evitarse “un sufrimiento intolerable”.

Las condiciones son, no obstante, estrictas: la persona que lo pida debe ser capaz y “consciente” en el momento de hacer la demanda, que debe formularse por escrito y “sin presión externa”, y renovarse quince días más tarde.

El médico podrá rechazar la solicitud, si estima que no se cumplen los criterios, o hacer valer su objeción de conciencia.

La solicitud deberá ser aprobada por otro médico y recibir el visto bueno de una comisión de evaluación.

La Iglesia católica y los partidos conservadores se opusieron a la medida. El Partido Popular, el principal de oposición al gobierno de de Pedro Sánchez, presentó este jueves un recurso contra la ley ante el Tribunal Constitucional.

Otras noticias de interés:


Comparte 👍

Comenta 💬