PP de España al borde de la abstención masiva por una militancia morosa

«La fe mueve montañas, pero hay que pagar«, fue una frase que se popularizó en Venezuela a partir de un programa cómico en la década de los ’90. Hoy el Partido Popular (PP) de España puede hacer uso de ella.

La renuncia de Mariano Rajoy a la presidencia del partido generó un hervidero interno que removió a su militancia. Se esperaba la concurrencia masiva de los populares a los comicios internos de su organización, pero un «pequeño» incoveniente podría evitar eso. Para votar hay que pagar.

Sólo el 10% está solvente

Para poder inscribirse y acudir a las urnas, los afiliados deben haber pagado la cuota anual. De los 869.000 militantes que forman las bases del PP, sólo el 10% está al corriente. Fuentes del partido recuerdan que este hecho ya provocó una escasa participación en los congresos autonómicos celebrados en los últimos meses. Entonces, de conservarse esas condiciones, la abstención sería masiva.

Los afiliados morosos del PP pueden ponerse al corriente pagando 20 euros para poder votar el próximo 5 de julio a los candidatos que aspiran a suceder a Mariano Rajoy al frente del partido, por decisión de la comisión organizadora del congreso extraordinario que la formación celebrará los días 20 y 21 de julio. Según el diario El Español, la obligación de pagar ha generado una ola de indignación entre los afiliados conservadores.

Los 869.000 afiliados del PP disponen hasta el 25 de junio, a las 14.00 horas locales, para inscribirse y poder participar en el proceso de elección de candidatos. «La mayoría de los militantes son personas anónimas, trabajadores que siempre han estado ahí para cualquier cosa que necesitamos. Es el momento menos idóneo para exigir dinero», afirma un representante provincial citado por  El Español, quien considera que la medida solo busca que sólo vote el aparato «para favorecer sus candidaturas».

La campaña

Los siete candidatos que optan a presidir el PP arrancarán formalmente este sábado la campaña electoral y dispondrán de 12 días para recorrer España. Este martes se cerró el plazo para presentar candidaturas al congreso extraordinario.

Pablo Casado es el candidato que consignó el mayor número de apoyos, más de 5000 avales, seguido de María Dolores de Cospedal, con más de 3.200. Otros aspirantes como Soraya Sáenz de Santamaría han preferido no revelar públicamente cuál es su número de apoyos.

Sólo los dos candidatos más votados pasarán a la segunda vuelta del cónclave ─donde ya votan los 3.134 compromisarios designados─. Según los Estatutos, puede haber candidato único sólo en un caso:

«Si alguno de los precandidatos obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados, hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos y hubiera sido el más votado en la mitad de las circunscripciones (30) será proclamado ante el congreso como candidato único a la presidencia del partido».

4,204,866FansMe gusta
129,129SeguidoresSeguir
289,450SeguidoresSeguir
16,410SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano