Bombas gay y de halitosis: esta es la nueva generación de armas para uso contra cuarteles militares enemigos

La ambición de poder de los sectores económicos, políticos y militar norteamericano originó rápidamente la industria de la guerra, encargada de proveer servicios y abrir el camino a la inversión para el desarrollo de armas y explosivos que podrían ser en algunos casos hasta ridículas. Pero, que están destinadas a atacar la ética de los soldados de tropas enemigas.

Los explosivos que pintarían como si fuesen sacados de películas o libros de comedia, dan respuesta a la necesidad biológica que presentan todos los soldados del mundo para las relaciones sexuales; pero la homosexualidad no se permite y sigue siendo un tabú en las instituciones castrenses.

Los militares estadounidenses no están exceptos de esta discriminación a los homosexuales y aunque las leyes no prohíben el reclutamiento de estas personas, los comandantes de los comandos prefieren no dar entrada a las personas con orientación sexual diferente a la de mujer u hombre.

Las armas biológicas destinadas a desaparecer todo rasgo del comando enemigo

Hallaron registro de bomba homosexual

El Proyecto Rayo de Sol (Sunshine Project) creado por un grupo de ciudadanos estadounidenses buscaba revelar los secretos relativos a la guerra química y limitar su accionar en el futuro. Estos estudiosos hallaron que científicos de su país habían creado la Bomba Homosexual (o “Bomba Gay”), publicó el portal El Pensante.

Este tipo de arma cargada de hormonas y feromonas busca aprovecharse de la necesidad sexual de los soldados, con la intención de despertar el instinto carnal y dirigirlo hasta el compañero más cercano.

El afrodisíaco supuestamente no letal sería cargado en bombas de aspersión y lanzado a los cuarteles enemigos. La empresa que propuso esta extraña arma se llamaba “Laboratorios Wright”.

Personas se convirtieron en Bomba de halitosis

Modificar la digestión, estimular el sudor y lograr que las personas estuviesen putrefactos al igual que un cadáver, era la estrategia de otra bomba química denominada «bomba halitosis» que fue diseñada con hormonas imperceptibles para convertir al soldado en un cartucho hediondo imposible de tolerar, pero fácil de detectar.

El efecto sería ventajoso contra la tropa enemiga, porque los militares pierden la capacidad para esconderse, a diferencia de la bombay gay que estaba hecha para que los soldados heterosexual olvidaran su moral y su apetito sexual por el sexo opuesto y empezarán a seducir al de al lado también heterosexual.

Se detectaría el olor cadavérico de los soldados a distancias

Ambas bombas serían determinante para la toma de una ciudad en las invasiones, por lo que se duda que estas armas químicas hayan sido sacadas de la industria de la guerra. Pero en qué país se ha usado y cuál efectivas han sido, no lo sabemos.

Sin embargo, si usted es militar y está seguro de su sexualidad, pero está viendo mucho a su compañero de al lado en la parada o fila de las tropas, seguramente fue atacado con la bomba homosexual.

¿Hasta cuándo tanta tergiversación?: Estados Unidos, los medios y el guión de las “armas químicas”

4,205,762FansMe gusta
129,486SeguidoresSeguir
289,442SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano