Joe Biden más cerca de la nominación demócrata a las presidenciales de EE. UU.

Gana en Míchigan y deja a Sanders con menos opciones

68
Joe Biden ganó en Míchigan. Foto: ABC Nyheter.

Joe Biden  tiene virtualmente asegurada la nominación demócrata a la presidencia de los Estados Unidos El ex senador y ex vicepresidente con Barack Obama se ha impuesto con gran facilidad al candidato de la izquierda y senador por Vermont, Bernie Sanders  en el estado de Michigan, uno de los más importantes del país, en las primarias celebradas en el país del norte de América, destacó el diario español El Mundo.

“La victoria es muy importante por tres razones. Una, en 2016, Sanders ganó en Michigan por cinco puntos a Hillary Clinton, en lo que fue un duro golpe para la ex secretaria de Estado. El hecho de que en esa ocasión no solo haya perdido sino que, además, lo haya hecho por una diferencia superior a los diez puntos, indica hasta qué punto su popularidad ha tocado techo”, se indica en el análisis.

El segundo elemento es que Michigan es uno de los ocho estados que serán decisivos en las elecciones del 3 de noviembre (los otros siete son Carolina del Norte, Pennsylvania, Ohio, Wisconsin, New Hampshire, Nevada y Arizona).

Resultado de imagen para biden
La única posibilidad de Sanders es el debate televisado del domingo. El senador por Vermont tiene una capacidad dialéctica mucho mayor que Biden. Aun así, la carrera es tan desigual que, salvo que Biden diga alguna auténtica barbaridad, tiene garantizada la nominación. Foto: France24.

En 2016, la victoria de Donald Trump en el estado fue el último clavo en el ataúd electoral de Hillary. Así pues, el candidato demócrata que demuestre que tiene capacidad para atraer el voto en los estados mencionados, está, indirectamente, reafirmando sus opciones demócratas de cara a las generales.

Michigan es, además, parecido a Wisconsin, Pennsylvania y Ohio, porque su población es en buena medida blanca, tiene una base industrial importante, pero en declive desde hace cuatro décadas, y una parte apreciable de sus votantes son de izquierda en lo económico pero conservadores en lo social. Así, quien gane uno tiene posibilidades de ganar los otros tres.

Finalmente, el calendario ahora pasa a ser muy difícil para Sanders. El martes de la semana que viene vota Florida, el cuarto estado con más población de EEUU, donde Biden tiene una ventaja abrumadora, de más de 30 puntos frente a Sanders.

Relacionado:  Excanciller alemán considera que sanciones de EE.UU. a Nord Stream 2 son un ataque abierto a la Unión Europea

La única posibilidad de Sanders es el debate televisado del domingo. El senador por Vermont tiene una capacidad dialéctica mucho mayor que Biden. Aun así, la carrera es tan desigual que, salvo que Biden diga alguna auténtica barbaridad, tiene garantizada la nominación.

La salud mental de Biden entra en campaña

Otro análisis, en esta ocasión de ABC Internacional, destaca que  cuando Donald Trump desembarcó en la política de EE.UU. en el verano de 2015, observó el tablero de juego y lo lanzó por los aires.

El multimillonario rompió muchas normas no escritas -y todavía romperá alguna más-: entre otras, insultar a rivales por su aspecto físico. También, dudar de su habilidad o capacidad mental.

Resultado de imagen para biden mental
El exvicepresidente, cuya campaña estaba contra las cuerdas hace pocos días, es ahora el favorito para ganar la nominación demócrata, después de aglutinar el voto moderado alrededor de su candidatura y salir victorioso la semana pasada del ‘Supermartes’. Foto: ABC.es.

Al que fuera favorito en las primarias republicanas de 2016, Jeb Bush, le colocó el mote de «baja energía». Después se lo aplicó a su rival en las presidenciales, Hillary Clinton, de la que también dijo que «no tiene el vigor» para ser presidenta de EE.UU.

Todo eso va a quedar en riñas de patio de colegio comparado con la que se viene en las elecciones de este año: una campaña feroz contra la salud mental de Joe Biden.

El exvicepresidente, cuya campaña estaba contra las cuerdas hace pocos días, es ahora el favorito para ganar la nominación demócrata, después de aglutinar el voto moderado alrededor de su candidatura y salir victorioso la semana pasada del ‘Supermartes’.

Con esa nueva condición, también ha llegado un creciente escrutinio sobre su persona y sus propuestas.

Pero nada como la andanada de ataques que han orquestado Trump y algunos medios de la cuerda del presidente contra Biden -pero también de los izquierdistas- y que son solo un anticipo de lo que será la campaña feroz de este otoño por la Casa Blanca.

Su idea central es que el que fuera segundo de Barack Obama sufre demencia senil y no está capacitado para el cargo de mayor responsabilidad de EE.UU.

Otras noticias de interés: