Por esclavista: manifestantes intentaron derribar estatua del séptimo presidente de los EE. UU.

Andrew Jackson (1829-1837) poseyó más de 500 esclavos durante su vida y fue una figura clave en la reubicación forzosa de casi 100.000 indígenas estadounidenses.

Durante una nueva jornada de protestas en Washington D.C., en la capital de los Estados Unidos, un grupo de manifestantes  intentó derribar la estatua ecuestre de Andrew Jackson, séptimo presidente de Estados Unidos, situada en las cercanías de la Casa Blanca, la casa de gobierno del país norteamericano. 

Los manifestantes escribieron con spray negro la palabra asesino y arrojaron cuerdas alrededor de la estatua en Lafayette Square y comenzaron a tratar de derribarla, cantando “Hey, Hey, Ho, Ho, Andrew Jackson tiene que irse”, según reportes de prensa.

Agentes policiales hicieron uso de gas pimienta para arremeter contra los manifestantes y evitar la destrucción de la estatua, publicó Telesur.

El reporte señala que el presidente Donald Trump criticó a los manifestantes y tuiteó: “Numerosas personas arrestadas en DC por el vergonzoso vandalismo en Lafayette Park, de la grandiosa estatua de Andrew Jackson, así como en el exterior de la iglesia de St John’s al otro lado de la calle”.

Un grupo de manifestantes intentó derribar la estatua del ...
Un grupo de manifestantes  intentó derribar la estatua ecuestre de Andrew Jackson, séptimo presidente de Estados Unidos, situada en las cercanías de la Casa Blanca, la casa de gobierno del país norteamericano. Foto: Infobae.

El presidente estadounidense advirtió que dañar la estatua podría ser castigado con una pena de prisión. Andrew Jackson (1829-1837) poseyó más de 500 esclavos durante su vida y fue una figura clave en la reubicación forzosa de casi 100.000 indígenas estadounidenses.

Desde el asesinato de George Floyd a manos de  un policía blanco en Minnesota el 25 de mayo, una ola de manifestaciones antirracistas y en contra de la brutalidad policial se ha extendido en todo el país.

A raíz de este episodio durante los meses de mayo y junio se han extendido las protestas antirraciales y contra la brutalidad policial, en diversas ciudades de los EE.UU., así como como en ciudades de otros países del mundo, como Francia y Gran Bretaña.

Pocos días después de iniciadas las protestas fue derribada la estatua del traficante de esclavos Edward Colston del siglo XVII en la ciudad portuaria Bristol de Inglaterra. Episodios simulares ha sido reportados en otras ciudades.

En respuesta a las manifestaciones antirracistas en algunas urbes de los EE.UU, Donald Trump ha ordenado a las autoridades que “dominen las calles” y no ha mostrado reparos en un fuerte despliegue de fuerzas.

Retirarán estatua de Theodore Roosevelt

Lleva ocho décadas presidiendo las escalinatas de uno de los museos más populares de Nueva York, pero en los tiempos que corren tiene los días contados, señala, por su parte, una nota del diario español El Mundo de España, sobre la intención del Museo de Historia Natural, de retirar una estatua de Theodore Roosevelt, alegando que glorifica el racismo y el colonialismo, una decisión que ya cuenta con el beneplácito del alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, y la férrea oposición del presidente, Donald Trump.

Museo de Nueva York retirará estatua de Theodore Roosevelt ...
Los responsables del museo explicaron que su decisión está basada no tanto en la figura del ex presidente, a quien seguirán honrando en otro espacio, sino en la “composición jerárquica” de la estatua, que lleva años en el ojo del huracán y ha sido objeto de actos vandálicos. Foto: OnCuba.

Se trata de un monumento en bronce del escultor James Earle Fraser que representa a Roosevelt, el hombre que presidió ese país entre 1901 y 1909, montando a caballo junto a otras dos personas que van a pie, un africano y un indígena.

Desde 1939 da la bienvenida a los visitantes del museo situado a un costado de Central Park, en el Upper West Side, por el que pasan cada año unos cinco millones de personas.

Los responsables del museo explicaron que su decisión está basada no tanto en la figura del ex presidente, a quien seguirán honrando en otro espacio, sino en la “composición jerárquica” de la estatua, que lleva años en el ojo del huracán y ha sido objeto de actos vandálicos en el pasado porque muchos lo consideran un monumento “racista” que defiende la “supremacía blanca” frente a otras razas.

“En las últimas semanas, nuestra comunidad se ha visto profundamente conmovida por un movimiento cada vez mayor en favor de la justicia racial tras la muerte de George Floyd”, dijo la directora el centro privado, Ellen Futter, en un comunicado en el que recordó que últimamente la atención del mundo está centrada en estatuas y monumentos que son un “símbolo hiriente del racismo sistémico”.

No está tan de acuerdo Trump, quien consideró “ridícula” la decisión del museo, aunque tiene el respaldo de la familia Roosevelt. 

Un bisnieto del ex presidente reconoció que la polémica estatua no refleja el legado de su antepasado.

“El mundo no necesita estatuas, reliquias de otros tiempos, que no reflejan los valores de la persona que pretenden honrar”, aseguró Theodore Roosevelt IV en un comunicado.

La estatua es propiedad de la ciudad de Nueva York y por lo tanto su futuro final está en manos del ayuntamiento, que ya ha dicho que apoya la propuesta del Museo de Historia Natural. “Es la decisión correcta en el momento correcto”, según el alcalde De Blasio, quien afirmó que representa de forma explícita a personas negras e indígenas como “subyugadas y racialmente inferiores”.

La guerra de las estatuas

La controversia se suma a otras similares que se ha visto en las últimas semanas en diferentes puntos de ese país, donde se han derribado estatuas de generales confederados como Robert Lee, William Carter WIckman o Albert Pike y otras figuras históricas como Cristóbal Colón o incluso Miguel de Cervantes, cuya estatua en San Francisco amaneció la semana pasada con pintadas.

Otras noticias de interés:

Compártelo

Comentarios