Más de 300 muertos entre civiles y talibanes se registran en Afganistán

154

325 muertos ha sido el saldo de cuatro días de ofensiva de los talibanes contra la ciudad oriental afgana de Ghazni, ante el hecho la Organización de Naciones Unidas hizo un llamado  a atender  la grave situación que viven los civiles atrapados en la urbe, difundió EFE

De la cifra de fallecidos, 195 corresponden a  talibanes. La situación se generó el viernes cuando cientos de insurgentes  atacaran de forma simultánea puestos de control y la línea defensiva alrededor de Ghazni,  las fuerzas de seguridad lograron hacer retroceder a los insurgentes de las principales áreas de la ciudad  produciendo las mencionadas bajas en sus filas. Desde el día viernes se han registrado 24 bombardeos por parte de los talibanes.

Las tropas estadounidenses, que proporcionan apoyo aéreo a las fuerzas afganas, «han dado golpes decisivos a los talibanes», aseveró el portavoz de la misión de la Organización del tratado del Atlántico Norte (OTAN)  y de las fuerzas de Estados Unidos,  EE.UU. en Afganistán, Martin O’Donnell, difundió La Vanguardia.

Conflicto armado en Afganistán

«La ciudad de Ghazni continúa bajo el control del Gobierno afgano y las aisladas y dispersas fuerzas talibanes que se mantienen en la urbe no suponen una amenaza para su caída», afirmó O’Donnell

O’Donnell puntualizó la situación que viven los habitantes de la ciudad de Ghazni, al destacar que los insurgentes utilizan las viviendas de los civiles para refugiarse, causando terror en los adultos y niños de la entidad.

Esta ofensiva es la peor sobre una capital provincial desde la que el pasado mayo logró ocupar durante un corto período de tiempo la ciudad occidental de Farah, indicó el portavoz de la OTAN

Relacionado:  (Fotos) Isaías causa estragos a su paso por EE.UU.

De acuerdo con información difundida a final del año pasado por el Congreso de Estados Unidos, el Ejecutivo afgano controla cerca del 56 % de Afganistáns, los talibanes dominan un 11 % y el resto es territorio en disputa.

 

Fuente: Vanguardia