New York Times revela que Trump recibió un millonario y sospechoso pago de un hotel durante su campaña de 2016

Según el diario estadounidense, Donald Trump habría recibido dinero de una compañía que controlaba junto al magnate de los casinos Phil Ruffin, justo cuando su campaña tuvo problemas de liquidez. El hotel dedujo la salida del dinero como gastos del negocio, pero si este monto no fue ejecutado para verdaderos gastos vinculados al hotel su deducción habría sido ilegal.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió en 2016 más 21 millones de dólares en pagos “muy inusuales” por parte de un hotel del que era copropietario, una inyección que llegó justo cuando su campaña presidencial se quedaba corta de fondos, según un artículo publicado por The New York Times.

El diario, que tuvo acceso a declaraciones de impuestos del mandatario y ya publicó varias informaciones al respecto, señala que estos fondos se dirigieron a través de a través de varias empresas y terminaron directamente en el bolsillo de Trump, aunque se desconoce su uso.

Este dinero procedía de un hotel de Las Vegas del que Trump es propietario junto al magnate de los casinos Phil Ruffin y, en su mayoría, se canalizó a través de una compañía llamada Trump Las Vegas Sales and Marketing, que previamente había tenido ingresos muy limitados y no disponía de ningún empleado.

Expertos en fiscalidad citados por The New York Times indicaron que los pagos, que el hotel dedujo como gastos de negocio, resultan sospechosos dado el historial de esa compañía y el momento preciso en que se produjo la transacción.

asimismo, plantean que si el dinero no se pagó a cambio de verdaderos gastos vinculados al negocio del hotel, su deducción sería ilegal, y que si usaron para financiar la campaña de Trump, esto podría ser una contribución electoral no autorizada.

El diario también señala que Trump sufrió importantes problemas de liquidez durante su campaña, que financió él mismo, y en ese periodo vendió cerca de 40 millones de dólares en acciones.

Además, trató de lograr un préstamo del Deutsche Bank, que lo rechazó por temor a que el dinero fuese a parar a su esfuerzo electoral, en vez de a sus negocios.

Luego de todo ello, llegó la sospechosa inyección por parte del hotel de Las Vegas, que Trump controlaba junto a Ruffin, quien contribuyó con un total de 2,5 millones a la campaña electoral y a la inauguración de su socio como presidente.

Con información de EFE.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios