lunes, octubre 21, 2019

Rusia confirma que Norteamérica no se ha detenido en torno a la guerra multiforme que aplica contra los venezolanos

Operación ‘Blackout’ contra Venezuela sigue en marcha

El gobierno venezolano ha denunciado que Washington, en complicidad con extremistas de la ultraderecha venezolana son los responsables de los ataques al servicio, una operación que tiene como fin deponer a Nicolás Maduro para de esa manera asaltar el poder político y controlar las enormes riquezas del país

 

 

Las presiones multiformes que ejecuta de forma constante el gobierno de los Estados Unidos (EE. UU.) contra Venezuela continúan y se mantendrán. En ese contexto la operación ‘Blackout’ (apagón) se mantiene en marcha, razón por la cual el pueblo venezolano debe mantenerse atento ante un nuevo ataque contra el sistema eléctrico para quitar la energía eléctrica al país.

Así lo confirmó el viceministro de Defensa ruso, Alexánder Fomin, en una entrevista con RT, donde ratificó que los intereses de EE.UU. para presionar a Venezuela no se detienen y en ese sentido los apagones, producto de ataques al sistema eléctrico, son parte de una “operación planificada” por Washington para desestabilizar la tranquilidad de la población.

Se “puede ver que está en marcha una operación llamada ‘Blackout’ (apagón). Se trata de un cierre planificado y artificial de instalaciones energéticas, que también afecta negativamente a la atmósfera en el país y sólo hace agravar la crisis existente, principalmente la crisis económica”, agregó Fomin citado por RT.

Un ejemplo de la declaración de Fomin se evidencia que tras los ataques contra el sistema eléctrico venezolano, los continuos apagones han generado un alza de precios en distintos rubros y servicios, la depreciación del bolívar frente al dólar, situación que se había paralizado semanas antes del ataque y que incluso registraba un retroceso de los precios en productos como la carne, el pollo y otros alimentos de la cesta básica.

Por tal razón, Fomin no duda en confirmar que los casos de desconexión masiva de las instalaciones de suministro de energía en Venezuela son el resultado de una operación planificada y dirigida por EE.UU.

“Estados Unidos no se detiene” a la hora de presionar a Venezuela. “No rechazan ninguna herramienta. Utilizan ampliamente las herramientas de las guerras híbridas, las revoluciones de color, así como entrenan a líderes y militantes de movimientos radicales”, declaró el viceministro de defensa ruso.

Algunas tácticas empleadas por EE.UU. contra Venezuela consisten en la imposición de medidas coercitivas, sanciones económicas, financieras y diplomáticas para bloquear al país de manera sistemáticas y cercar a su gobierno constitucional. Además, Washington promueve la instalación de un Estado paralelo en el país suramericano al reconocer como supuesto “presidente” a Juan Guaidó.

Relacionado:  Maduro: el EI surgió como un monstruo de Frankenstein creado por el Occidente

Venezuela
Alexander Fomin recalcó que Rusia y Venezuela tienen una muy cercana cooperación en el ámbito militar

La opción de “la fuerza” contra Venezuela no es tan beneficiosa para Washington

Para Fomin la opción de la fuerza o la intervención militar contra Venezuela, de la que tanto hacen alarde los voceros de seguridad de la Casa Blanca y el mismo presidente, Donald Trump, no resultaría tan beneficiosa para Washington, pues podría unir aún más a la población en defensa de su soberanía e independencia y en ese sentido en torno al gobierno que lidera el presidente Nicolás Maduro.

La “opción de fuerza” que EE.UU. tiene preparada y con la que “asusta a todos” no resulta beneficiosa para Washington, porque “puede unir más a la población en torno al Gobierno venezolano”.

El viceministro ruso resaltó que Rusia y Venezuela mantienen una estrecha “cooperación técnico-militar”, así como “en términos de restauración de armas y equipo militar”, algo que también ve con precaución y mala cara EE.UU.

Relacionado:  Navegante ruso pasa por el Cabo de Hornos tras remar 141 días desde Nueva Zelanda

Durante la entrevista el viceministro ruso también adelantó que la operación ‘Blackout’ también incluye a otros dos países que no son del agrado de Washington por lo que representan en el ámbito ideológico y político: Cuba y Nicaragua, naciones que están en la lista de la Casa Blanca como “las siguientes víctimas”.

El más reciente ataque contra el sistema eléctrico venezolano se registró el pasado 10 de abril, hecho que ocasionó apagones en varias zonas de Caracas y en algunos sectores de otros estados de Venezuela.

Este apagón se suma a la serie de ataques contra el suministro eléctrico que comenzaron el 7 de marzo pasado, que interrumpió por varios días las actividades laborales y estudiantiles, y afectó el normal funcionamiento de los servicios de agua potable, telefonía, internet, transporte y medios de comunicación.

Desde entonces el gobierno venezolano ha denunciado que Washington en complicidad con extremistas de la ultraderecha venezolana son los responsables de los ataques al servicio, una operación que tiene como fin deponer a Nicolás Maduro para de esa manera asaltar el poder político y poder controlar las enormes riquezas energéticas, minerales y naturales que tiene el país suramericano como: petróleo, oro, hierro, coltán, cobre, diamantes, tierras para el cultivo de alimentos y ganadería, inmensidad de espacios para el turismo y su posición geoestratégica en el continente.

Por su parte, la derecha venezolana se refugia en que los apagones son producto de una supuesta “falta de mantenimiento” e “ineficiencia” de las autoridades.

Te puede interesar:

Venezuela resiste el asedio: La vida diaria durante los ataques eléctricos

Rusia y Venezuela fortalecen alianza militar en plena escalada del asedio norteamericano

Comentarios

Ayúdanos!

4,256,187FansMe gusta
205,382SeguidoresSeguir
301,447SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos