Este sábado Meghan Markle y Harry de Inglaterra contraerán matrimonio en el castillo de Windsor

Millones, xenofobia y machismo: La trastienda de la boda real británica que encandila a tantos

El camino hacia el altar no ha sido precisamente el de un "cuento de hadas" para Markle, quien ha debido sortear el desprecio de una sociedad racista y chapada a la antigua, además del brutal ataque de algunos medios británicos conservadores.
Publicado en

Mundo / Portada / Sociedad

0 0


El sueño de Meghan Markle, de formar parte de la familia real británica, está por concretarse. Y es que este sábado 19 de mayo la mujer de 36 años -conocida por protagonizar la serie de televisión Suits- contraerá nupcias con el príncipe Harry de Inglaterra, de 33 años, nieto de la reina Isabel II y quinto en la línea de sucesión al trono.

Pero el camino hacia el altar no ha sido precisamente el de un cuento de hadas, pues desde que se anunció su compromiso, Markle ha convivido con el desprecio de una sociedad racista y chapada a la antigua, además del ataque de algunos medios británicos conservadores y xenófobos. A estos se ha sumado la élite que, incapaz de imaginar a una mujer de raza negra y africana ascendiendo a la corona, ha hecho lo propio para subirle el tono al desprecio.

Declaraciones en las que se ofrecen escabrosos detalles personales de la ruptura de Meghan con su primer esposo salen a la luz, en parte tras la decisión de la Casa Real de cerrarle las puertas a la prensa amarillista al enlace. El acoso se completa con páginas enteras burlándose de los intentos del padre de la novia para bajar de peso, o entrevistas con los medio hermanos o un tío de Markle molestos por no haber sido invitados al evento, sin dejar atrás reportajes que hablan de la supuesta “patética carrera actoral” de la prometida del príncipe.

Millones

Nada nuevo en este show mediático monárquico, iniciado el 27 de noviembre de 2017 cuando anunciaron su compromiso, y que se vive como un evento maravilloso, único e histórico, pese a que es el pueblo quien, a través de sus impuestos, asegura parte del estilo de vida de la realeza (se estima que la boda ronde sobre los 40 millones de dólares).

Por ejemplo, el medio epmundo.com publicó un informe que expone que la fortuna de la corona se constituyó históricamente a través de propiedades heredadas, pero que los contribuyentes británicos también la financian a través de la denominada “subvención real”, que este año se elevará sobre los 95 millones de dólares, citando que la monarquía británica aporta más de 2.000 millones de dólares al año a la economía de Inglaterra, un cuarto de esta sólo en turismo.

Además, el medio asegura que el patrimonio del príncipe Harry se eleva sobre los 20 millones (menos de lo que costará la boda) por encima de su hermano mayor, Guillermo, que si acaso llega a 15 millones.

Markle en medio de la xenofobia y el odio

“‘Divorciada. Americana. Actriz‘”, dice el Daily Mail, mientras se puede escuchar cómo vomitan por todas partes horrorizados”, fue un tuit compartido por la columnista y escritora Hadley Freeman sobre la cobertura de los tabloides británicos, durante el anuncio del compromiso.

Desde entonces, Markle ha tenido que sortear toda clase de insultos recogidos por la periodista Lisa Ryan en The Cut.

Entre ellas Tatler publicó: “Las chicas americanas siempre hacen felaciones mucho antes que las británicas porque no lo consideran sexo”. En tanto, The Spectator lanzó: “Alguien tiene que decirlo: hace 70 años Meghan Markle hubiese sido el tipo de mujer que el príncipe hubiese tenido de amante, no de esposa“. Mientras The Sun consideraba indigno su estilo: “Faldas de cuero estrechas y camisetas holgadas de algodón”. Daily Mail, por su parte, ha querido recordar a la nación que Markle no estaría en la línea de sucesión al trono: “Casarte con la realeza no te otorga el derecho al trono“, tuiteó el periódico.

Su raza afroamericana también ha sido muchas veces criticada, incluso, desde el anonimato. El caso más sonado fue el envío de una carta que contenía un polvo blanco dirigida a ella y a su prometido, investigada como un “delito de odio racista” por la Policía británica. Ocurrió el pasado 12 de febrero y a partir de allí Markle, de padre blanco y madre afroamericana, cuenta con protección durante las 24 horas del día.

Pero estos no han sido los únicos. A esta corriente se han sumado declaraciones xenófobas de personalidades públicas como la de la modelo Jo Marney, de 25 años de edad y novia del actual líder del partido conservador UKIP Henry Bolton. The Daily Mail ha filtrado unos textos de WhatsApp en las que la llamaba “negra estadounidense“, agregando que “mancharía” la Casa Real británica con “su semilla” y que su matrimonio allanaría el camino para un futuro “rey negro“. La decía además que era “simple y estúpida plebeya” con el “cerebro pequeño“. Tras el revuelo por los comentarios, Marney se disculpó públicamente.

La princesa Marie Christine von Reibnitz, baronesa cuyo padre sirvió en las SS nazis, casada con Michael de Kent, el primo de la reina Isabel II, también pidió disculpas tras la polémica que se desatara en torno al broche que lució en un almuerzo real, considerada una provocación racista al mostrar a un hombre negro.

Compártelo

Comentarios