Hace más de tres décadas predijo la presidencia de Donald Trump

FBI detiene a Roger Stone, el extravagante asesor republicano vinculado a Donald Trump

El Buró detuvo al cerebro republicano Roger Stone, confesado fanático de Richard Nixon, ex asesor de Ronald Reagan y Donald Trump, tras ser acusado de siete cargos: un cargo de obstrucción, cinco cargos de declaraciones falsas y un cargo de manipulación de testigos. También es acusado por estar presuntamente relacionado con supuestas acciones de espionaje ruso

Fue detenido este viernes aproximadamente a las seis de la mañana por agentes del FBI. Se trata de Roger Stone, ex asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, del expresidente Ronald Reagan y de al menos dos dictadores durante la década de 1980.

Varios medios de comunicación informaron sobre su arresto en su casa de Fort Lauderdale, Florida, tras ser acusado por un gran jurado federal el 24 de enero en Washington D.C. por la presunta comisión de siete cargos relacionados con la obstrucción de un procedimiento oficial, manipulación de testigos y declaraciones falsas.

Así lo confirmó la oficina del fiscal especial Robert Mueller, de acuerdo a información divulgada por The New York Times. Este asesor republicano también es investigado por Mueller sobre el caso de presunto espionaje ruso en el que habría colaborado el equipo electoral de Trump durante las elecciones presidenciales de 2016.

Los cargos de los que se encuentra acusado Stone son: un cargo de obstrucción, cinco cargos de declaraciones falsas y y un cargo de manipulación de testigos.

Roger S. ha estado siempre detrás de la carrera de Donald Trump

De acuerdo a las informaciones preliminares, se espera que el ex asesor y buen amigo de Trump sea quien asista a la corte de Fort Lauderdale en horas de la tarde de este mismo viernes, 25 de enero.

Los antecedentes de Stone relatan que fue él quien persuadió a Trump para que se involucrara en la política. De hecho, fue asesor en la campaña presidencial del empresario, pero terminó abandonándola -de manera formal- tras una controversia en la que estuvo involucrado en 2015 por el caso Wikileaks.

Pese a tanta controversia, Stone aún se lleva bien y “habla con Trump”, señala su ex esposa Ann Stone, que también colaboró con la campaña del actual presidente y mantiene comunicación fluida con su exmarido.

A Ann -citada por BBC Mundo-, cuando le preguntan cómo definiría a Roger dice: “Puede ser encantador, pero no es alguien que quieras como tu enemigo”.

Stone lleva en su espalda un tatuaje del expresidente Nixon

¿Quién es Roger Stone, el hombre detrás de Trump?

En el mismo despacho de la BBC, se describe a Roger Stone como “un viejo asesor” del presidente Trump, que “tiene el rostro del ex mandatario Richard Nixon tatuado en la espalda” y que ha pasado por varios escándalos, incluso uno de tipo sexual.

De acuerdo con esa publicación de la BBC, a Stone lo califican dentro del mundo de la política como un “sucio embustero” y es sin duda un hombre polémico tal y como lo es su amigo Trump. Sus estrategias para obtener el poder político se fundamentan en el uso de la post verdad, las noticias falsas (fake news) y campañas de guerra sucia, desinformación y desprestigio de sus adversarios.

Tanto es así que la red social Twitter ha censurado y suspendido su cuenta tras agredir y atacar a periodistas a través de esa plataforma digital.

Y es que Stone es uno de los principales artífices de la llegada de Trump a la Casa Blanca, algo que vislumbró hace más de 30 años, cuando percibió que el magnate empresarial podría ser presidenciable.

Stoner junto al expresidente Reagan cuando trabajaba como su asesor

A Stone y Trump los presentó Roy Cohn, un abogado -fallecido- que trabajó para el senador Joseph McCarthy, el principal perseguidor de comunistas en el mundo, quien desató una cacería de brujas que culminó en desapariciones, torturas y llenó de fascismo al planeta bajo el amparo del gobierno estadounidense.

“Roger siempre quiso que yo me postulara a la presidencia”, recuerda el propio Trump en un documental sobre Stone difundido en 2017 por la cadena Netflix, donde agrega que “una de las cosas que siempre le fascinó” a Stone fueron los altos ratings que generaba el ahora Presidente en los medios.

“¿Crees que votantes no sofisticados hacen una diferencia entre entretenimiento y política?”, comenta Stone en el mismo documental, al referirse sobre el aspecto “presidencial” que Trump mostraba en sus reality shows televisivos.

De hecho, los analistas dicen que Stone fue quien marcó la pauta en el inicio de la campaña de Trump, que por ejemplo respaldó la estrategia de convertir la lucha contra la inmigración y la crítica a la élite política en banderas electorales del candidato.

A Stone lo detuvo este viernes el FBI en su residencia en Florida

La mente detrás de la aristocracia republicana

Hank Sheinkopf, un veterano consultor político residente de Nueva York que conoce a Stone desde la década de 1980, explica que Stone siempre fue “un líder” al lograr entender y disputar para el Partido Republicano los votos de obreros “poco calificados” y “católicos blancos”, personas que solían formar la base electoral del Partido Demócrata.

“No digo que él sea el hombre más moral; digo que es efectivo y siempre lo ha sido”, dijo Sheinkopf a BBC Mundo.

“La idea de hacer que trabajadores de cuello azul piensen de algún modo que sus intereses están mejor atendidos por un republicano que ni siquiera es republicano y vive en un edificio que parece un rascacielos dorado en el medio de Manhattan, es extraordinaria”, afirma Sheinkopf citado por la BBC.

La admiración de Stone a Nixon es ampliamente conocida, de hecho su vinculación con el expresidente tiene referencias en el caso Watergate

Y es que la carrera de Stone ha estado plagada de escándalos. Este hombre, amante de las pesas y los trajes a medida, militó en el Partido Republicano desde sus años de universidad, hizo todo lo posible para descalificar a los adversarios de Nixon y su nombre apareció relacionado en el escándalo Watergate que terminó por forzar la renuncia del presidente en 1974.

Tras la caída de Nixon, Stone lo siguió admirando -según- por su “estilo combativo” y su obsesión por ganar siempre, rasgos que también tiene Trump.

Stone junto a Nixon antes de su salida de la Casa Blanca

Un escándalo sexual, sus vínculos con Ronald Reagan y la asesoría a dos dictadores

Stone también fue consultor del equipo político de Ronald Reagan y, tras la llegada de éste a la presidencia a comienzos de los 80, creó con otros colegas una empresa de lobby y consultoría para el gobierno.

Uno de sus socios era Paul Manafort, quien en 2016 fue jefe de campaña de Trump y terminó acusado por el fiscal especial Robert Mueller por lavado de dinero y otros cargos que él rechaza. Este fiscal es el mismo que investiga la supuesta injerencia rusa en las elecciones donde triunfó Trump.

Entre los clientes de la consultora que tuvieron Stone y Manafort figuraron dictadores como Ferdinand Marcos, de Filipinas, o Mobutu Sese Seko, de la actual República Democrática del Congo.

“Todos hicieron mucho dinero”, dice Ann Stone, sobre los socios de aquella empresa de la que más tarde se desvincularían.

Stone también comenzó en aquellos años a hacer lobby para Trump. “Roger lo aconsejó (a Trump) y guió en términos de algunas de sus tácticas, cómo avanzar en su carrera y promover su nombre”, indicó Ann Stone a BBC Mundo.

Paul Manafort fue socio de Roger Stone durante el gobierno de Reagan. Ambos asesoraron a dos dictadores y también lo hicieron con Trump en su campaña presidencial

En 1996 -tras divorciarse de Ann y casarse con otra mujer- Stone fue mencionado en un artículo de prensa por aparecer en avisos personales junto a su esposa en busca de personas con quienes tener sexo grupal.

Este escándalo fue negado en principio por Stone, quien dijo que era una trampa pero que terminó admitiendo años después. Esa trama le valió la expulsión de su cargo como consultor del candidato republicano Bob Dole.

“No soy culpable de hipocresía”, dijo a la revista The New Yorker en 2008 y agregó: “Soy libertario y libertino”.

Stone también dejó de trabajar en la campaña de Trump repentinamente en agosto de 2016, en circunstancias poco claras: él dijo que renunció, pero el candidato indicó que lo había echado porque se hacía demasiada publicidad para sí mismo. Sin embargo,  su influencia se mantuvo en la campaña de Trump bajo la conducción de su antiguo socio Manafort.

Los escándalos han marcado la carrera de Stone, uno de ellos está relacionado con su participación en orgías

Otro escándalo: Los correos divulgados por Wikileaks

John Podesta, quien era jefe de campaña de la candidata demócrata Hillary Clinton, acusó a Stone de saber de antemano sobre el hackeo de los correos electrónicos de la excandidata y exprimera dama que terminaron divulgados por WikiLeaks.

La acusación de Podesta se fundamenta en dos comentarios de Stone previos al escándalo de los correos que despertaron sospechas: un mensaje en su cuenta de Twitter que decía que pronto llegaría “la hora de Podesta” y una declaración en la que admitió haberse “comunicado” con Julian Assange, fundador de Wikileaks.

Stone ha negado que su tuit sobre Podesta aludiera a sus correos electrónicos y ha dicho que su comunicación con Assange fue legal, a través de un tercero.

Stone ideó una campaña de guerra sucia contra los Clinton durante el inicio de la candidatura presidencial de Trump

“Mientras algunos pueden etiquetarme como sucio embustero, los miembros de este comité no pueden señalar ninguna táctica que esté fuera de las normas aceptadas de lo que los estrategas y consultores políticos hacen hoy”, afirmó en una declaración antes de comparecer en septiembre de 2017 ante el comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, que indaga la posible injerencia electoral rusa.

Sin embargo, Stone sí aceptó haber tenido intercambios “benignos” con Guccifer 2.0, un presunto hacker a quien los investigadores asocian con la supuesta intromisión rusa en los servidores de los demócratas.

La campaña de desprestigio creada y protagonizada por Stone en la campaña de Trump utilizó la post verdad y las noticias falsas “fake news” para ganar seguidores entre sus adversarios

Hasta la fecha Stone sigue negando cualquier vinculación con las supuestas acciones de espionaje ruso que investiga el parlamento. Lo mismo hace Donald Trump, a quien pudieran realizar un impeachment desde el senado.

Su ex esposa Ann Stone cuenta que cuando eran jóvenes, Roger solía decirle que lograría todas sus metas en la vida si el epitafio en su tumba llega a decir: “Aquí descansa un verdadero hijo de puta”.

Roger Stone Trump FBI

Cabe señalar que tras la audiencia de identificación y lectura de cargos, Stone fue dejado en libertad luego de pagar una fianza de USD $250.000. Durante la audiencia el asesor manifestó su inocencia ante  los cargos presentados y dijo a la prensa que no declararía contra el Pdte Donald Trump.

Te puede interesar:

La batalla por Venezuela ¿Cuáles son los desenlaces potenciales?

Se intensifica el asedio comunicacional contra Venezuela ¿Cómo funciona la campaña de desinformación?

Compártelo

Comentarios