Insisten en que se haga una auditoria en 10 días

Senadores traman maniobra para que Joe Biden no sea ratificado en la presidencia de EE.UU.

Es la última carta que se juega Donald Trump para tratar de interferir en el resultado de las elecciones, una estrategia que muchos han comparado con un intento de golpe de Estado.

Once senadores de Estados Unidos  anunciaron que se opondrán a la ratificación de la victoria del presidente electo, Joe Biden, durante la sesión del Congreso programada con ese objetivo, lo que forzará un voto sobre el resultado de las elecciones de noviembre.

Sin embargo, la maniobra de los once senadores, entre ellos el texano Ted Cruz, está destinada al fracaso y no logrará impedir que el Congreso ratifique la victoria de Biden en la sesión prevista para el próximo 6 de enero, pero sí asegurará un largo debate y una votación sobre el triunfo del presidente electo, informó la agencia EFE.

En un comunicado conjunto, los once senadores explicaron que se opondrán a la certificación de los resultados hasta que no se realice una auditoría de 10 días.

“El Congreso debería nombrar inmediatamente a una comisión electoral con plena autoridad para investigar y determinar la verdad de los hechos con el objetivo de hacer una auditoría de emergencia de 10 días de los resultados electorales en los estados en disputa”, afirmaron.

Biden advierte de “consecuencias devastadoras” si Trump no firma plan de  ayudas | El Mundo | DW | 26.12.2020
Joe Bide deberá enfrentar nuevas trabas en el Senado norteamericano. Foto: AFP.

Además de Cruz, posible aspirante republicano a la Presidencia en 2024, los senadores que desafiarán la victoria de Biden son: Ron Johnson (Wisconsin), James Lankford (Oklahoma), Steve Daines (Montana), John Kennedy (Luisiana), Marsha Blackburn (Tennessee), Mike Braun (Indiana), Cynthia Lummis (Wyoming), Roger Marshall (Kansas), Bill Hagerty (Tennessee), y Tommy Tuberville (Alaska).

Su anuncio se suma al que ya hizo esta semana Josh Hawley, el primer senador republicano en comunicar que desafiaría la victoria de Biden en apoyo al presidente saliente, Donald Trump, quien no reconoce su derrota y alega sin pruebas que hubo fraude.

140 republicanos en la Cámara Baja

El 6 de enero, ambas cámaras del Congreso se reunirán para poner el sello final al resultado de las elecciones, y solo basta con que un miembro de la Cámara Baja y otro del Senado se opongan al cómputo de votos electorales en un estado para que puedan desafiarlo.

Unos 140 republicanos en la Cámara Baja, como el congresista Mo Brooks, han asegurado que planean desafiar los votos electorales en algunos estados clave, según CNN, que cita a dos fuentes republicanas de la Cámara de Representantes.

De esa forma, Trump ya cuenta con aliados en ambas cámaras para poder forzar un voto sobre la victoria de su oponente.

No obstante, para invalidar el resultado en uno o varios estados, tendría que superarse una votación de ambas cámaras, algo que en la práctica es imposible porque los demócratas, el partido de Biden, controlan la Cámara Baja.

La sesión del 6 de enero en el Congreso es el último paso en el proceso de certificación del resultado electoral, y dará vía libre a la llegada al poder de Biden el 20 de enero.

Por tanto, la maniobra de ese día será la última posibilidad de Trump de interferir en el resultado de las elecciones, una estrategia que muchos han comparado con un intento de golpe de Estado.

Otras noticias de interés:

https://www.elciudadano.com/mundo/entra-en-vigor-el-brexit-reino-unido-abandona-definitivamente-la-ue/01/01/


Compártelo

Comentarios