Suecia sigue apostando a inhibir propagación del Covid-19 sin afectar su economía

En el país escandinavo la respuesta de las autoridades ante la epidemia permite más libertades personales, que en otras partes del mundo

64
En las calles de Estocolmo es posible ver a la gente haciendo su vida normal, saliendo a los cafés y a los parques, y hay quienes todavía se saludan estrechándose la mano o abrazándose. Foto: Ángeles Times.

A pesar de que Suecia registra un total de 3.447 casos confirmados y 105 muertes por Covid-19, las autoridades de ese país europeo han decidido atravesar la pandemia sin cuarentena general ni oficial.

En las calles de Estocolmo es posible ver a la gente haciendo su vida normal, saliendo a los cafés y a los parques,  y hay quienes todavía se saludan estrechándose la mano o abrazándose, informó el portal de noticias Sputnik Mundo.

La estrategia sueca de 'esperar y ver' levanta críticas y temores ...
Aun así, en comparación con las cuarentenas impuestas en otras partes del mundo, la respuesta de las autoridades ante la epidemia permite muchas libertades personales. Foto: RFI.

El Gobierno sueco se ha limitado a ha recomendar a la población mantener la distancia social, trabajar desde casa y que los mayores de setenta años se aíslen, siempre cuando sea posible, en sus residencias como primera medida de precaución.

Aun así, en comparación con las cuarentenas impuestas en otras partes del mundo, la respuesta de las autoridades ante la epidemia permite muchas libertades personales.

Ante esta realidad hay puntos de vista diversos. Johan Giesecke, exjefe de epidemiología de la Agencia sueca de la salud, por ejemplo, considera bueno que Suecia se erija como un caso atípico. A su juicio, otros estados europeos «han tomado decisiones políticas precipitadas» en vez de atenerse a las recomendaciones de los científicos.

En el mismo sentido, Maja Fjaestad, viceministra de Salud, señala que el Gobierno apunta a tomar «las acciones adecuadas en el momento adecuado».

En entrevista con BBC Mundo, la funcionaria defendió esta postura, ya que Estocolmo mantiene «una estrecha cooperación con la comunidad científica», a fin de «inhibir la propagación del virus» sin afectar a la economía.

No obstante, en los últimos días cerca 2.000 académicos firmaron una carta abierta en la que piden más transparencia y medida al Gobierno encabezado por el socialdemócrata Stefan Löfven. Esta solicitud provocó que  el primer ministro anunciara que, a partir del 29 de marzo, las reuniones públicas en el país escandinavo se limitarían a 50 personas.

Relacionado:  Más de 900 niños han sido expulsados de Estados Unidos durante la pandemia

En los primeros días de la pandemia, se tomó la decisión de realizar las pruebas a todas las personas que informaran síntomas después de haber viajado a zonas de alto riesgo en el extranjero y también a las que hubieran estado en contacto con pacientes confirmados con coronavirus.

Las medidas incluían hasta el aislamiento a todo aquel que hubiera estado en contacto con esas personas en los días recientes. Se les practicaba la prueba para confirmar la enfermedad.

Sin embargo, las autoridades dejaron de realizar las pruebas en todos los casos y, en cambio, desviaron su atención hacia los grupos más vulnerables: personas de edad avanzada, otras con problemas respiratorios o con ciertas afecciones. La decisión del Gobierno sueco de cambiar el enfoque se dio luego de que se registraron los primeros casos de infección comunitaria.

Entonces, la Agencia de Salud Pública remarcó que la decisión respondió a una necesidad de priorizar mejor los recursos, a fin de enfocarse en la atención los pacientes más gravemente enfermos o en riesgo.

Por ahora, el Gobierno sueco confía en que sus ciudadanos permanezcan en casa si experimentan algún síntoma de Covid-19.

Otras noticias de interés: