Trump presenta su «acuerdo del siglo» con el que oficializa su objetivo de acabar con el Estado palestino

42
Foto: AFP.

Las fuerzas políticas palestinas participaron en una reunión para diseñar una estrategia conjunta y hacer frente a estos desafíos


Casi tres años demoraron Estados Unidos e Israel en armar el denominado «acuerdo del siglo», un plan de 80 páginas con el que, según quieren hacer creer a la comunidad internacional, pretenden llevar la paz a Oriente Próximo y lograr una solución palestina-israelí.

Para presentar su «obra maestra», el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apareció este martes 28 de enero acompañado por su gran aliado, el primer ministro de israel, Benjamín Netanyahu, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, una imagen que resume la parcialidad del programa.

«Hoy Israel da un gran paso hacia la paz (…) Esta es una oportunidad para que ambas partes ganen, una solución realista de dos Estados que resuelve el riesgo del Estado palestino para la seguridad de Israel», dijo el mandatario estadounidense.

Pero Trump está muy lejos de la realidad, pues el plan es un traje hecho a la medida para satisfacer las exigencias del régimen israelí y dar al traste con el derecho del pueblo palestino de tener su Estado.

Netanyahu celebró que, según el acuerdo, los refugiados palestinos no tendrán derecho a regresar a los territorios ocupados por su Gobierno. En este sentido, calificó la presentación del plan de “día histórico” y subrayó que contempla que EE. UU. “reconocerá los asentamientos como parte de Israel”.

“Digo a Trump y a Netanyahu que Jerusalén no está a la venta, que nuestros derechos no están en venta y que no se regatean. Su acuerdo es una conspiración que no pasará”, afirmó el presidente palestino, Mahmud Abás Abás, en una alocución televisada desde Ramala.

Relacionado:  OMS ve toque de queda total en Irak como medida necesaria para detener covid-19

Asimismo, calificó las cláusulas del plan como “estupideces” y añadió que la dirección palestina ya ha comenzado a tomar medidas con el fin de contrarrestar la iniciativa de la Casa Blanca, reseñó Sputnik.

Brazo armado del movimiento palestino HAMAS, Brigadas Ezzedin al-Qassam, en un desfile en Gaza, noviembre de 2019. Foto: AFP.

El texto del plan, publicado por la Casa Blanca, establece que «Jerusalén seguirá siendo la capital soberana del estado de Israel y permanecerá como una ciudad indivisible». Por otra parte, añade, «la capital soberana del Estado de Palestina debería ubicarse en la sección de Jerusalén Oriental localizada en áreas al este y al norte de la actual barrera de seguridad, incluyendo Kafr Aqab, la parte oriental de Shuafat y Abu Dis, y podría llamarse Al Quds u otro nombre determinado por el estado de Palestina».

Además, prevé entregar la soberanía de los asentamientos judíos en Cisjordania a cambio de una suspensión de cuatro años en la construcción de nuevos establecimientos y otorga a Israel el control del valle de río Jordán. Se estima que, bajo este programa, Tel Aviv obtendría 30 por ciento de la Cisjordania palestina, refirió Sputnik.

Sin embargo, los palestinos reclaman que las futuras fronteras entre los dos estados soberanos se tracen acorde a las líneas previas a la guerra de 1967, y admiten un intercambio de territorios, con la esperanza de crear su estado en Cisjordania y la Franja de Gaza con la capital en Jerusalén Oriental.

De hecho, el portavoz del secretario general de la ONU, Stéphane Dujarric, se pronunció tras el anuncio de Trump y Netanyahu y destacó que «la ONU sigue comprometida en apoyar a palestinos e israelíes para que resuelvan el conflicto con base en las resoluciones de la ONU, el derecho internacional y los acuerdos bilaterales».

Se trata de «concretar la visión de dos estados, Palestina e Israel, viviendo lado a lado en paz y seguridad, con fronteras reconocidas, sobre la base de las líneas limítrofes previas a 1967», acotó.

Por su parte, el vocero del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), Sami Abu Zuhri, manifestó que las declaraciones del mandatario estadounidense son agresivas y «van a desencadenar mucha ira”.

Fuentes: HispanTV, Sputnik, El País.