Vuelve la peste bubónica: registran brote en Mongolia por consumo de carne de marmota cruda

Hasta los momentos, se han registrado dos casos confirmados de esa enfermedad potencialmente letal, por lo que las autoridades ya anunciaron medidas de aislamiento
Publicado en

Mundo / Salud

0 0


Un nuevo descuido humano podría traer graves consecuencias cuando el mundo enfrenta una pandemia por el nuevo coronavirus. Aunque la peste bubónica parece cosa de hace muchos siglos, se acaba de detectar un nuevo brote en Mongolia.

El Centro Nacional para las Enfermedades Zoonóticas de ese país anunció medidas de aislamiento para tratar de contener el brote que se registra en la provincia de Hovd, en el oeste de la nación.

De acuerdo con la información suministrada por el organismo, las restricciones prevén el cierre de la frontera de esta provincia con Rusia y rigen en la capital provincial homónima, así como en uno de los distritos de la región, reseñó el portal Actualidad RT.

Imagen: Centro Nacional para las Enfermedades Zoonóticas.

Trascendió que en las últimas 24 horas se han registrado dos casos confirmados de esa enfermedad potencialmente letal. Se trata de una joven pareja, un hombre de 27 años y una mujer cuya edad no se supo, quienes enfermaron tras consumir carne de marmota sin cocción previa.

Los pulmones de la mujer habrían resultado afectados por la bacteria Yersinia pestis —el agente infeccioso responsable de la enfermedad— y su estado de salud es crítico, detalló RT.

Hasta el momento, las autoridades informaron que se ha sometido a pruebas a 146 personas que podrían haber tenido contacto con la pareja y se recogieron muestras de otros 504 individuos por posible contacto con el primer grupo.

Foto: AFP.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica en su página web que la peste es una zoonosis bacteriana provocada por la bacteria Yersinia pestis, que normalmente se encuentra en animales pequeños y en las pulgas que los parasitan. Se transmite del animal al ser humano por la picadura de las pulgas infectadas, por contacto directo, por inhalación y, más raramente, por ingestión de materiales infecciosos.

«Hay dos tipos de peste, dependiendo de la vía de infección: bubónica y neumónica. La peste bubónica es la forma más común y está provocada por la picadura de una pulga infectada. El ganglio linfático se inflama, y da lugar a una tensión dolorosa del tejido, denominada ‘bubón’. En ausencia de tratamiento, la peste puede provocar la muerte en poco tiempo, por lo que el diagnóstico precoz y el tratamiento inmediato son esenciales para la supervivencia y para reducir las complicaciones. Los antibióticos y el tratamiento de los síntomas son eficaces, si la peste se diagnostica a tiempo», detallan.

La situación genera alarma pues los expertos creen que el patógeno detectado en Mongolia es descendiente directo de la peste negra que acabó con la vida de decenas de millones de personas en el siglo XIV.

Fuentes: RT, El Heraldo, OMS.


Comparte 👍

Comenta 💬