¡Cuidado! El machismo mata: Erradicar la violencia contra las mujeres es cambiar la sociedad

“Menos vírgenes y rosarios, más respeto a los derechos humanos”, “¡El silencio es cómplice!”, son algunos mensajes con que organizaciones de mujeres y feministas, articuladas en la Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual, convocan a manifestarse contra la violencia machista hoy, jueves 25 de noviembre, en todo el país



“Menos vírgenes y rosarios, más respeto a los derechos humanos”, “¡El silencio es cómplice!”, son algunos mensajes con que organizaciones de mujeres y feministas, articuladas en la Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual, convocan a manifestarse contra la violencia machista hoy, jueves 25 de noviembre, en todo el país. A esta manifestación se suma la exigencia que hacen las mujeres organizadas para que de una vez por todas, las municipalidades cumplan con la Ley que ordena entregar de manera gratuita la píldora del día después.

El Femicidio es considerado como la máxima expresión de violencia intrafamiliar (VIF). Este término fue definido por primera vez en 1976 por Diana Russell y lo conceptualizó diciendo que “es el asesinato de la mujer por el sólo hecho de serlo”. Es decir que el origen del asesinato está basado en las relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, pudiendo darse esta situación en espacios públicos o privados.

Aunque mucho se ha hablado respecto a la delicada situación que viven mujeres de nuestro país, con campañas informativas y con toda la información que circulan por distintos medios, aún Chile se encuentra en tercer lugar en el concierto Latinoamericano con un alto porcentaje de mujeres víctimas de agresiones sicológicas, verbales, agresiones físicas leves, menos leves, graves y violencia sexual, después de Perú y Colombia que llevan la delantera, según la información entregada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Hacia fines de 2009, 105 mil 100 causas ingresaron al Ministerio Público por denuncias realizadas ante Carabineros y derivadas al organismo competente. Sin embargo, existe un silencio cómplice que dificulta mantener un registro o estadísticas reales al respecto. Muchas veces las familias saben que dentro del hogar de uno de sus miembros viven bajo golpes, amenazas, maltrato sicológico y/o físico y no se atreven a denunciar o bien piensan que en peleas de parejas es mejor no intervenir, hasta que el desenlace es dramático.

PARRICIDIO PARA EVITAR EL FEMICIDIO

Dos casos vinculados a VIF, han consternado a la población. Uno de ellos ha sido el homicidio que cometió Claudio Romero Díaz (21) en la comuna de Maipú. La noche del 4 de noviembre, el progenitor llegó al hogar ebrio –como muchas veces, según el relato del joven-, y se enfrentó a su padre para detener la escalada violenta donde veía comprometidos a sus hermanos menores. Tomó una escopeta, de propiedad del padre debidamente registrada, y gatilló el disparo que dio muerte al hombre que los violentaba continuamente. Si bien este delito está tipificado dentro del concepto parricidio, la acción concreta se da dentro de un escenario claro y evidente de violencia intrafamiliar.

A los pocos días, otro joven ultima a su padre, por las mismas razones en la localidad de Paine. Con 15 años, estudiante, no resistió más las agresiones y el fin de semana pasado, terminó con la vida de José Aniñir, de 42 años. El escenario se repite. El jefe de familia, en estado de ebriedad comenzó a golpear a su mujer, en presencia del hijo de ambos, y en un instante de desesperación tomó el cuchillo cocinero y le propinó 3 estocadas en el pecho, provocándole la muerte al interior del domicilio de la familia. Hoy, el muchacho se encuentra con arresto domiciliario nocturno y firma semanal tras la formalización por delito de parricidio, el Juzgado de Garantía de San Bernardo decretó 90 días para investigar. En tanto, el joven será supervisado por la Ymca de San Bernardo.

Los dos casos, en distintos puntos de la ciudad, están vinculados por un móvil común: “Defender a sus madres del abuso y los golpes de sus padres”. En ambos casos coincide que no existían denuncias anteriores al dramático desenlace y que los dos jóvenes  se encuentran formalizados  por parricidio.

Para Soledad Rojas Bravo, Comunicadora Social y Coordinadora de la Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual, la situación de los jóvenes involucrados en estos hechos es “Sin lugar a dudas, asesinatos asociados a la violencia contra las mujeres y la sociedad chilena debe hacerse cargo de ello. La violencia contra las mujeres es un problema grave del cual no conocemos su real magnitud”.

CONSECUENCIAS DE LA CULTURA MACHISTA

Soledad Rojas, es enfática al momento de criticar las campañas y modelos informativos que se han desarrollado para evitar que aumenten las cifras de VIF y señala que “aunque es importante analizar las campañas, sus objetivos y sus efectos, como medidas de prevención de la violencia contra las mujeres. Y por lo mismo, es que nosotras hemos insistido en que la violencia contra las mujeres no sólo ocurre en el espacio privado intrafamiliar, sino también en los espacios públicos. Las mujeres son agredidas y violentadas permanentemente en las calles, en los lugares de trabajo, en las escuelas, iglesias y partidos políticos, entre otros.

-¿A qué obedece toda esta violencia que se desarrolla en diversos espacios?

-Esto es resultado de una cultura machista, que considera a los hombres de mayor valía que las mujeres y que genera en ellos la idea de que las mujeres son de su propiedad y pueden descalificarlas, agredirlas sexualmente, incluso matarlas en algunos casos. Es un continuo de violencia que está presente en la vida de todas, directa o indirectamente. Entonces, es importante que al realizar una campaña se tenga una comprensión integral del fenómeno de la violencia hacia las mujeres, de lo contrario, las campañas no irán al fondo del problema. Se trata, en definitiva, de  preguntarse cómo cambiar las relaciones de poder que determinan los relacionamientos entre hombres y mujeres.

-¿Qué otros aspectos consideras relevantes visualizar dentro de la sociedad y de organismos competentes en las campañas en contra de la violencia hacia las mujeres?

-Para nosotras es fundamental terminar con la permanente  victimización de las mujeres que el propio sistema de justicia promueve. La mayoría de las campañas oficiales, a excepción de la última realizada por la administración anterior, ha puesto a las mujeres como víctimas pasivas de la violencia machista. Desde este punto de vista es importante promover cambios en las mujeres que afirmen su poder de decisión y que la sociedad respete sus derechos.

Las estadísticas de VIF son elevadas, probablemente porque las mujeres denuncian cada vez con más frecuencia. Ahora, si consideramos que no se agrupan todos los delitos que incluyen violencia hacia las mujeres, es claro que no se puede aproximar aún en Chile la magnitud de este tipo de violencia. Más aún, el abuso sexual que viven muchas mujeres en el trabajo por parte de sus jefes o sus “pares” sólo tiene sanciones administrativas, por lo que no aparece en las estadísticas. Tampoco existe sanción legal al hecho de que a las mujeres se les pague menores salarios que a los hombres en los mismos puestos de trabajo, y eso que desde el año pasado existe una legislación que elimina esta discriminación.

La violencia contra las mujeres es un problema complejo que requiere cambios profundos en la cultura.

-En cuanto a la Ley N°20.066 que tipifica el femicidio  ¿Por qué crees que quedó fuera la posibilidad de procesar a los novios, pololos, parejas ocasionales, clientes, etcétera, cuando cometen este delito?

-Porque la ley que tipifica el femicidio hace gala de una concepción tradicional patriarcal que coloca en primer orden la defensa y protección de la familia antes que la defensa y protección de las mujeres como sujetas autónomas de derechos. Es una extensión de la ley VIF en el sentido que sólo considera el femicidio como resultado de relaciones violentas en la pareja o en la familia. Sólo se agregó la tipificación de femicidio a los asesinatos de mujeres cometidos por sus ex convivientes.

PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS

El ministro de salud, Jaime Mañalich, afirmó en febrero de 2010 que la píldora del día después (PDD) tenía que ser distribuida en todos los consultorios del país en forma gratuita; sin embargo, hasta hoy, el secretario de la cartera no ha cumplido con su palabra.

Soledad Rojas evidencia su molestia ante ese hecho y afirma que “la reciente denuncia realizada respecto de las dosis de PDD que estaban retenidas en la Central de Abastecimiento (Cenabast), muestran que no hay relación entre lo que se dice y lo que se hace. La entrega de las dosis, de acuerdo a la información que disponemos, dependía exclusivamente de la firma del Ministro. A mí me parece que hay una fuerte resistencia de los sectores del Opus Dei, que tienen un gran peso específico en el actual Gobierno, por reforzar en las mujeres la maternidad a toda costa. Esto es un derecho de las mujeres y debe ser respetado. No garantizar este derecho es violencia institucional contra las mujeres”.

La Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual siempre está alerta ante la contingencia en temas de género, VIF y la distribución gratuita de la Píldora del Día Después. Han denunciado la negativa a entregar la píldora a las mujeres que la requieren. Es por ello que hoy se sabe lo ocurrido con las dosis por vencer en Cenabast. Aunque para Rojas, el problema fundamental es “el fuerte control mediático que existe actualmente, que hace que la mayoría de las veces, la gente no se informe adecuadamente de lo que está ocurriendo en relación a sus derechos”

Con todos estos argumentos, Soledad Rojas, como Coordinadora de la Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual, convoca tanto a hombres y mujeres a una manifestación organizada para continuar con el objetivo que se han planteado como red social, es decir, visibilizar cada vez más la problemática que surge a raíz de la violencia que se ejerce contra la mujer en los distintos ámbitos de desarrollo.

A MANIFESTARSE EN EL PAÍS

La manifestación se realizará hoy jueves 25 de noviembre, con una marcha que partirá en Santiago, desde Plaza Italia a las 20:30 en dirección al centro de la ciudad. El llamado es a asistir todos y todas vestidos (as) de blanco y con velas encendidas para conmemorar  a cada una de las mujeres que han perdido la vida en manos de sus parejas.

También se va a desarrollar la misma actividad en:

Arica, 21 de Mayo con P Lynch, 19.00 hrs.

Iquique, Plaza Condell, Tarapacá/Vivar, 18:30 hrs.

Valparaíso, Congreso Nacional 20.00 hrs.

Quintero, Plaza del Deportista, 12.00 hrs.

Coltauco, Av. OHiggins/ Av. Prat hasta Plazuela A. Prat, 20:00 hrs.

Talca, Salvador Allende-11 Oriente/2 Sur, 19.00 hrs.

Arauco, Plaza de Armas, Esmeralda/Chacabuco, 14.30 hrs.

Temuco, Plaza Teodoro Schmidt, 18.00 hrs.

Valdivia, Paseo C. Henríquez/Plaza, 19.00 hrs.

Osorno, Plaza Yungay, 18.30 hrs.  Castro, Plaza de Castro, 19.00 hrs.

Por Claudia Molina B.

El Ciudadano

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬

Sigue Leyendo