Argentina: de ser «el granero del mundo» a estar en crisis alimentaria

371

Movimientos sociales argentinos encabezados por Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa instalaron desde las 7 de la mañana del día de ayer, 20 de julio, un millar de ollas populares en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires. La acción se dio en el marco del reclamo de la aplicación plena de la Ley de Emergencia Social, además de la sanción de la emergencia alimentaria.

Además, las organizaciones planean un acampe para este próximo sábado y al cierre de la jornada convocaron a una movilización masiva hacia Plaza de Mayo para próximo el 7 de agosto, fecha cercana a la celebración de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de cara a las elecciones legislativas de octubre. La protesta abarcó también cortes en avenidas y accesos en distintos puntos de la Ciudad, principalmente en el centro porteño,

Más tarde, a las 19, el reclamo finalizó con una marcha al Obelisco, donde se instaló una olla popular gigante que simbolizará “el avance de la pobreza en la Argentina y para pedir que se declare la Emergencia Alimentaria”, indicaron los organizadores en un comunicado.

Foto: DyN

Este protesta se da en simultáneo con el conocimiento del número de personas durmiendo en las calles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).  Luego de que el ejecutivo de dicha ciudad no cumpliera con la obligación de realizar un relevamiento anual con los criterios establecidos en la “Ley 3706” la Justicia ordenó realizar un relevamiento provisorio sobre las personas en situación de calle.

Ante esta situación, más de cincuenta organizaciones sociales recorrieron las 15 comunas de la Capital para llevar a cabo el Primer Censo Popular de Personas en Situación de Calle y rectificar las estadísticas oficiales. Si bien el gobierno porteño informa haber registrado alrededor de 850 personas sin techo por año entre 2011 y 2016. Distintas organizaciones especializadas estiman que hay cerca 26.000 personas en situación de calle dentro del ámbito de la CABA.

Foto: Agencia Paco Urondo

Cabe recordar que el pedido de la declaración de emergencia alimentaria en Argentina no es nuevo: el pasado mes de junio, el Movimiento Barrios de Pie y un conjunto de organizaciones sociales presentaron en el Congreso de la Nación un proyecto de Emergencia Alimentaria, acompañadas por los presidentes de los principales bloques de diputados de la oposición.

El proyecto se respaldó en el informe de la Universidad Católica Argentina (UCA), que alertó respecto a que «la pobreza estructural se mantiene en Argentina, y que hay 8 millones de personas que sufren carencias básicas, de las que 6 millones padecen hambre», anticiparon.

Relacionado:  Post-pandemia: FAO advierte que el hambre se agravará en América Latina a “niveles escalofriantes”

Barrios de Pie, informó que los datos de la UCA «están en consonancia con el relevamiento de Salud Nutricional de Barrios de Pie, cuyos datos preliminares arrojan que el 43 por ciento de niños, niñas y adolescentes que asisten a comedores de la organización sufren malnutrición».

Foto: Agencia Paco Urondo

«Los datos de la UCA son tristes y alarmantes. Desde Barrios de Pie venimos también advirtiendo que existen altos grados de malnutrición», dijo en ese momento el coordinador nacional del Movimiento , Daniel Menéndez. El dirigente agregó que «el consumo de leche está en los niveles más bajos desde la crisis del 2001», y advirtió que esta carencia que se evidencia con este dato «repercute en los niveles nutricionales, perjudicando especialmente a los sectores más humildes». «Por eso pedimos que se declare la Emergencia Alimentaria y aspiramos a que este proyecto sea acompañado por todos los bloques de diputados», aseveró Menéndez.

Hasta el momento, el proyecto de ley que declare la emergencia no ha visto ningún avance dentro del ambiente legislativo, sobre todo porque se aproximan las elecciones de medio término en Argentina y muchos de los diputados y senadores aspiran a ocupar a renovar sus bancas.

Ante este panorama, las políticas de ajuste y de corte neoliberal aplicadas por el gobierno de Mauricio Macri en el país trasandino muestran su peor cara a pesar del maquillaje con el que los grandes medios quieren disimular. Los despidos sucedidos en este año y medio de gobierno macrista, la apertura de importaciones, el cierre de pequeñas y medianas empresas (PyMes), el aumento de las tarifas, el combustible y una inflación que no termina de disminuir han hecho que el poder adquisitivo se viera disminuido.

En esa dirección, las clases más golpeadas fueron las más vulnerables, quienes pasaron de la pobreza a la indigencia y muchos sectores medios-bajos perdieron su status social ante este panorama, cayendo bajo la linea de la pobreza, sucediendo así todo lo contrario a lo anunciado por Mauricio Macri durante su campaña: «Pobreza cero». Hasta el momento, el gobierno de exempresarios en Argentina no ha hecho más que facilitar las cosas para el sector más rico y reducido del país, por lo que el granero del mundo, hoy pasa una crisis de hambre.

Por Gustavo Yuste, desde Argentina
@gusyuste