Elecciones serían a fines de octubre

Fel, Une y Autónomos adelantan las elecciones en la Fech con declaración conjunta

Un comunicado publicado este lunes 22 de septiembre d cuenta de lo que se venía rumoreando hace tiempo: la unidad del Frente de Estudiantes Libertarios, la Unión Nacional de Estudiantes e Izquierda Autónoma de cara a las próximas elecciones estudiantiles de la Casa de Bello, que elegirá a la o el reemplazante de la militante del FEL, Melissa Sepúlveda.

fel-ia-uneEmulando lo ocurrido en las elecciones de la Universidad Austral, donde las tres colectividades estudiantiles corrieron unidas y ganaron la mesa directiva de esa casa de estudios, un paso concreto se dio este lunes 22 con la declaración conjunta a poco más de un mes de las próximas elecciones que definirán el reemplazo de Melissa Sepúlveda a la cabeza de la Fech.

Esta movida sella el pacto que dejaría nuevamente fuera de la dirección de la federación estudiantil a las Juventudes Comunistas, por cuarto año consecutivo.

A continuación el comunicado íntegro.

El programa de gobierno que acabaría con el modelo neoliberal ha terminado convirtiéndose en un amplio telón de fondo para reformas que favorecen a los intereses empresariales y elitistas que hoy tienen secuestrada la política en nuestro país. Una reforma tributaria celebrada por los más ricos no es un buen síntoma. Tampoco lo es una reforma educacional inclinada a satisfacer a sectores conservadores y sus privilegios.

El año 2014 ha mostrado la altura de los desafíos a los cuales nos enfrentamos: sin una fuerza social organizada que se movilice por el aseguramiento de los derechos sociales y laborales, por erradicar al mercado como principio regulador de nuestra sociedad y por la dignidad y soberanía de nuestras propias vidas, este país continuará su senda neoliberal y antipopular.

La lucha por un país más justo e igualitario, en donde la democracia no esté encerrada en la cocina de alguno de los acomodados de siempre y exista un vínculo entre política y sociedad, requiere, por un lado, del fortalecimiento de las demandas conquistadas por los movimientos sociales en la larga reconstrucción del tejido social, desarticulado por completo en la dictadura y excluido durante los gobiernos democráticos, y por otro lado, de la participación activa y punzante de las fuerzas sociales en la política.

En esa tarea, el movimiento estudiantil y social tiene un compromiso activo con Chile y su pueblo. No permitir que las demandas levantadas y defendidas por cientos de miles se utilicen para una reforma que regula los excesos del actual modelo, pues lo que buscamos es cambiar la lógica individualista y competitiva por una colectiva y cooperativa. Por ello, también buscamos hacer de las instituciones educativas, reflejos de la nueva sociedad por la cual nos movilizamos.

Como organizaciones sociales y políticas nos hemos encontrado durante este año en las calles, defendiendo aquello que nos parece justo; en las facultades y las asambleas, fomentando la participación y discusión de nuestros compañeros y compañeras; en la discusión programática, resaltando la importancia del avance de la derogación del DFL-2 que impide la participación tri-estamental y la necesidad de tener un nuevo sistema nacional de educación cuyo pilar sea la educación pública; y en la discusión política, fortaleciendo la autonomía del movimiento sin caer en la intransigencia y construyendo canales de diálogo con otras organizaciones del mundo social. Esperamos, en esto, seguir encontrándonos en el futuro.

Nos convoca la construcción de una voluntad colectiva, organizada y decidida a no dar un paso atrás en la lucha por una educación pública, gratuita y de calidad, también al interior de nuestra casa de estudios. Debemos construir una Universidad de Chile verdaderamente pública, democrática, gratuita y al servicio de las necesidades de nuestro pueblo. En donde la docencia, investigación y extensión no están al servicio del mercado, donde no existen condiciones injustas de trabajo ni de estudios, y finalmente, donde la colaboración y la solidaridad se imponen a la competencia.

Los nuevos tiempos requerirán de esfuerzos por superar las diferencias, para enfrentar el futuro con unidad. La conquista de una verdadera democracia para el pueblo chileno solo será posible con una amplia alianza social que enfrente al neoliberalismo. Ponemos nuestra energía, voluntad y entusiasmo en avanzar hacia esa tarea. Invitamos también a todas las organizaciones de la Universidad de Chile a sumarse a este proceso de discusión y elaboración colectiva.

Somos los que creemos que la política no se debe hacer de espaldas a la sociedad. Sólo luchando podremos ampliar la democracia.


Comparte 👍

Comenta 💬