La fuerza del movimiento estudiantil, de las calles a la mesa de diálogo

Antes de las 10:30 de la mañana de este jueves 29 de septiembre se comenzó a movilizar la columna de personas que partió desde el frontis de la Universidad de Santiago (Usach) con rumbo a la sede de Ingenierías de la Universidad de Chile, en la calle Beauchef

La fuerza del movimiento estudiantil, de las calles a la mesa de diálogo

Autor: Cesarius

Antes de las 10:30 de la mañana de este jueves 29 de septiembre se comenzó a movilizar la columna de personas que partió desde el frontis de la Universidad de Santiago (Usach) con rumbo a la sede de Ingenierías de la Universidad de Chile, en la calle Beauchef. Les convocaba la misma causa que hace cuatro meses tiene a universitarios, secundarios y trabajadores de cabeza en las calles y en el tope de las encuestas de opinión: Una educación pública y de calidad para Chile.

Esta nueva movilización que, según los organizadores, convocó a 150 mil personas de cara a la mesa de diálogo con el Gobierno -prevista para las 17 horas de hoy-, se da en el contexto en que en la reciente encuesta Cerc (Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea) arrojó que el 89% de la población apoya las demandas estudiantiles por exigir el derecho de chilenos y chilenas a una Educación de calidad, gratuita y en igualdad de condiciones para todos los estamentos socio económicos.

A minutos de iniciada la marcha, Camila Vallejo, presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (Fech), declaró que desde la ConfechConfederación de Estudiantes de Chile-, están expectantes respecto de lo que va a suceder con la Ley de presupuesto y si eso se va a reflejar o no en cambios para la Educación Superior, básica y media.

Más temprano, Andrés Chadwick, secretario general de Gobierno, atribuyó la petición emanada desde el último pleno de los estudiantes, a un “impulso juvenil”, desestimando la exigencia de los y las estudiantes. En la misma línea, el ministro de Educación, Felipe Bulnes, descartó cualquier anticipo de los detalles del presupuesto, argumentando que “lo sabrán cuando se le informe al resto del país” –es decir, luego de que el Congreso lo estudie-.

A pesar de las garantías conseguidas por la Confech –transparentar el díálogo, congelar los proyectos de ley enviados al Congreso y recalendarizar el inicio del segundo semestre- hay sectores del movimiento que creen que el objetivo último –la gratuidad de la educación y la asegurar la calidad para todos y todas- no se tocará en la negociación de esta tarde. Diego Mellado, representante del Instituto Barros Arana (Inba) y vocero de la Confederación Metropolitana de Estudiantes Secundarios (Comes), aseguró que” independiente del resultado de la mesa, seguirán movilizados por recuperar la educación Pública y erradicar el lucro”, postura que el Gobierno ha descartado de plano.

La reforma a la educación técnica profesional tampoco está contemplada en  las conversaciones. Así lo expresó Cristián Pizarro, representante de los Centros de Formación Técnica (CFT) de Santiago: “Nuestras carreras son sólo un negocio para los dueños de los institutos, no tenemos ninguna garantía de empleabilidad y muchos currículos ya están obsoletos, como los del ámbito textil, que ya no tiene producción nacional a gran escala”.

La marcha debía terminar en un acto en el frontis del campus Beauchef –similar a lo visto en el parque Almagro el pasado jueves 22 de septiembre- pero el escenario que debía parar la avanzada nunca fue instalado, lo que provocó que la columna de manifestantes continuara rumbo a la Panamericana, bordeando el parque O’Higgins, lugar donde, sin provocación alguna, la Fuerza Policial arremetió con agua y gases lacrimógenos.

Mientras tanto, miles de personas seguían avanzando desde la esquina de Blanco Encalada con Avenida España sin saber que ya en Vergara, Carabineros estaba dispersando a la gente. Batucadas, chinchineros, y hasta un grupo de cueca, que avivaron el ambiente de los manifestantes que seguían llegando hasta el lugar. Todo hasta que dos carros lanza agua y otros cuantos lanza gases ingresaron por las dos calzadas obligando a la columna a retroceder hasta calle República.

Giorgio Jackson, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc) y portavoz de la Confech –agrupación convocante- declaró durante la tarde que los disturbios fueron causados por la violencia policial, “el Gobierno debe hacerse una autocrítica”, señaló.

La represión, que muchos jóvenes calificaron de “injustificada” durante el momento más crítico de la marcha, dio paso a la indignación de quienes -al ver coartado su canal de expresión- prendieron barricadas y botaron señaléticas en los alrededores del campus de ingenierías de la Universidad de Chile.

La intendenta metropolitana, Cecilia Pérez, acusó a los dirigentes de la Confech de ser incapaces de “liderar y coordinar” la manifestación. Además, alegó haberse juntado dos veces con los estudiantes para acordar una trazado y una actividad cultural que finalmente «no se cumplió».

Pérez declaró que los estudiantes “no respetaron la palabra empeñada” y los responsabilizó directamente por los desmanes ocurridos en parque O’Higgins y por las marchas de “descolgados” que no estaban autorizadas, aludiendo a los cerca de 5 mil estudiantes, junto a un grupo de deudores habitacionales -quienes se congregaron paralelamente a los que se juntaron en Beauchef en plaza Italia– y avanzaron por la Alameda hacia el poniente, reivindicando el recorrido original solicitado por la Confech. Esta avanzada fue escoltada por Carabineros hasta Avenida España y no se registraron incidentes.

Camila Vallejo, más avanzada la tarde, declaró que “es el colmo que se nos reprima de esta forma, porque si bien no había un escenario final, Carabineros tendría que haber colaborado para guiar la manifestación y controlarla, pero no reprimirla”. Aclaró también que los manifestantes, en su desconcierto por no encontrar el acto cultural, optaron por seguir el recorrido en dirección al parque Almagro, destino final que ya es habitual en las rutas que ha autorizado la Intendencia anteriormente.

Los incidentes se extendieron hacia la Alameda y al barrio República, a las tres y media de la tarde aún se registraban enfrentamientos entre manifestantes y Fuerzas Especiales de Carabineros.

Pese a la molestia, Vallejo confirmó que asistirán esta tarde a la mesa de diálogo con el Ejecutivo. «Se confirma la mesa de la tarde, todavía no sabemos el horario, pero vamos a asistir a esa reunión de todas formas”, declaró.

Por Paula Figari Rojas

Fotos: Claudio Cáceres

El Ciudadano


Comenta



Busca en El Ciudadano