Las víctimas de los préstamos para estudiantes en España

Universitarios españoles pidieron créditos para estudiar entre 2008 y 2010 que se han convertido ahora en deudas de miles de euros a las que no pueden hacer frente por formar parte de ese más del 50% de paro juvenil que sufre España.
Publicado en

Mundo / Organización social

0 0


universitarios españoles

En España, alrededor de mil jóvenes tienen que hacer frente a la deuda contraída de los créditos de estudio sin ni siquiera tener un trabajo remunerado de donde conseguir los miles de euros que deben. Estos estudiantes pidieron una beca entre los años 2008 y 2010 al Ministerio de Educación llamada Préstamos Renta Universidad ICO para estudiar millonarios másters y posgrados que, además, no les han ayudado a encontrar trabajos no precarios, ¡así está la educación española!

Estos jóvenes cursaron los másters elegidos para aumentar su formación universitaria y salir así más preparados al mundo laboral, pero tras acabar los estudios se dieron cuenta que no eran más que personas con exceso de formación y una gran deuda contraída que irían a engrosar las listas del desempleo y a formar parte de ese más del 50% de paro juvenil.

Así se creó la Plataforma de Afectados por los Préstamos Universitarios ICO que logró mediante negociaciones que el Ministerio de Educación español accediera a ampliar los periodos de devolución de los préstamos pero esta medida no es más que “pan para hoy y hambre para mañana“, como argumentan los afectados. En España apenas existen puestos de trabajo estables y las pocas ofertas que aparecen en los portales de empleo ofrecen sueldos absolutmente irrisorios que no permiten a los jóvenes emanciparse, y mucho menos hacer frente a una deuda de miles de euros.

Álvaro Bogado es un ingeniero químico de 32 años que en 2010 pidió un préstamos al Ministerio de Educación por 14.400 euros para realizar un posgrado en Formulación y Tecnología del Producto. La pésima situación del mercado laboral en su país le ha llevado desde entonces a no poder acceder más que a trabajos esporádicos de tres o de seis meses a media jornada, lo que le reportaba un sueldo insuficiente para devolver la deuda contraída. “Con lo poco que tengo ahorrado podré pagar dos o tres mensualidades, no más, Me encantaría poder hacerlo, pero va a ser imposible“, comentó Álvaro a el diario español Info Libre. No pagar le llevará directamente a formar parte de la lista de morosos del Estado y podría conllevar a futuros embargos.

Es necesario destacar que cuando el gobierno socialista español en 2007 puso en marcha el programa de préstamos universitarios, las condiciones eran mucho más favorables para los estudiantes. Los jóvenes endeudados que no cobraran más de 22 mil euros al años podrían prorrogar la devolución del préstamos sin intereses hasta 15 años, y si pasado ese tiempo tenían un sueldo inferior a esa cantidad, la deuda se cancelaba y el Estado quedaba como avalista. Las condiciones eran inmejorables pero se endurecieron progresivamente y, como siempre, los que pagan son los mismos.

La Plataforma de Afectados por los Préstamos Univeridad ICO piden al Ministerio de Trabajo que las condiciones de devolución de los préstamos sean las mismas que en 2007 considerando que “se concedieron estos préstamos sin prever que la situación económica de nuestro país llegaría a los límites de precariedad y paro juvenil actuales“, defiende uno de los estudiantes afectados. “Mientras estas condiciones continúen no se puede cargar la responsabilidad exclusivamente sobre los hombros de los jovenes (…) la responsabilidad es compartida por todos: acreedores, intermediarios y deudores“.

Compártelo

Comentarios