Latinoamérica

México: padres de los 43 normalistas volvieron a marchar al cumplirse 34 meses del horror

A 34 meses del horror, el Estado mexicano aún no ha dado respuestas certeras sobre los 43 estudiantes desaparecidos.

A 34 meses de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, padres de las víctimas marcharon sobre el Paseo de la Reforma para reiterar a la Procuraduría General de la República (PGR) de México su exigencia de que avance en las líneas de investigación señaladas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

El contingente,también estuvo  formado por estudiantes de escuelas normales y de integrantes del Movimiento de Estudiantes Excluidos de la Educación Superior (MAES), liderados por dos padres de los jóvenes desaparecidos. Los manifestantes demandaron que el gobierno federal ahonde en la participación del Ejército Mexicano y de la policía municipal de Huitzuco; así como en el trasiego de drogas en el camino Iguala-Guerrero.

Foto: archivo / AFP

Los familiares de las víctimas y simpatizantes de la lucha también exigieron que el gobierno de Enrique Peña Nieto deje de sostener la “verdad histórica” que emitió en enero de 2015 el exprocurador, Jesús Murillo Karam, sobre que los estudiantes fueron incinerados en el basurero en Cocula.

A la marcha acudieron un centenar de personas que fueron resguardadas por 300 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP-CDMX). Según reportes de prensa local, la marcha en conmemoración del hecho ocurrido en septiembre de 2014 se replicó en San Luis Potosí, Oaxaca, Puebla y Chiapas, tal como destaca El Proceso.

Cabe recordar que en la noche del 26 de septiembre de 2014, policías federales y municipales de Iguala, estado de Guerrero, atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que se dirigían en autobuses a la capital mexicana a conmemorar la masacre de Tlatelolco en 1968. El saldo de la represión fue de seis personas asesinadas y 43 estudiantes desaparecidos. Sin avances en la investigación, sus familiares siguen reclamando justicia y denunciando la responsabilidad del Estado.