Municipalidad de Concepción aprueba ordenanza contra la discriminación arbitraria

130

municonce

La Ilustre Municipalidad e Concepción, encabezada por el alcalde Álvaro Ortiz, aprobó hoy por 7 votos contra 4 la Ordenanza contra la Discriminación Arbitraria, transformándose en la 12 comuna del país en dar ese paso en Chile.
Votaron a favor el alcalde Álvaro Ortiz (DC) y los concejales Alex Iturra Jara (PC), Alejandra Smith Becerra (IND), Fabiola Troncoso Alvarado (DC), ), Sebastián Morales (DC), Ariel Ulloa Azócar (PS) y Jaime Monjes Farias (DC). En contra lo hicieron los concejales Patricio Kuhn (UDI), Joaquín Eguiluz (RN) y Héctor Muñoz Uribe (ILH) y Christian Paulsen (RN).
“Este es un momento histórico para cada uno de los grupos discriminados en la Región del Biobío, pues la Ordenanza aprobada por amplia mayoría no atiende sólo a las necesidades de la diversidad sexual, sino que beneficia a todos los excluidos. Estamos felices y emocionados”, dijo el vocero de Movilh-Biobío, Esteban Guzmán.
Añadió que “la importancia y necesidad de esta ordenanza en el Biobío es clara, pues sin duda aquí, en Concepción tuvo su votación más reñida, en comparación con las otras 11 comunas donde se ha aprobado. Esto demuestra que el conservadurismo es mayor en el Biobío, por tanto el triunfo de hoy es doblemente meritorio”.
El dirigente, que jugó en rol protagónico en la Ordenanza al proponerla al alcalde y a todos los concejales, añadió que “festejamos el paso dado por las autoridades de Concepción y que hubiesen entendido la necesidad de este texto, en tanto enfrenta la discriminación en el plano local, el más cercano a las personas, contribuyendo a resolver problemas cotidianos”.
“Sabemos que hoy los evangélicos, cuyo pastor Carlos Adams se pronunció en forma denigrante respecto a nosotros, hicieron gestiones para impedir la votación y aprobación de la ordenanza. Sin embargo, les decimos que esta ley también los beneficia a ellos, pues prohíbe la discriminación religiosa. Verán, con el paso del tiempo, que con esta Ordenanza nada malo pasará”, indicó Guzmán.

No más discriminación
Portando las banderas del arcoíris y del Movilh, los activistas de la diversidad sexual presente festejaron con espumante el momento. “Trajimos copa y botella, como cábala y resultó”, sostuvo en un tono más lúdico Guzmán.
Las ordenanzas municipales contra la discriminación fueron creadas por el Movilh el 2008 y con Concepción ascendieron a 12 las que la han aprobado, tras Santiago, La Serena, Chillán, Puerto Montt, El Monte, Puchuncaví, El Quisco, San Antonio, Independencia, Vallenar y Valparaíso.
Fue el 2015 cuando Ortiz se comprometió en la Ordenanza, en el marco de la primera reunión de la historia que un alcalde de Concepción sostuvo con el Movilh.
En tanto, la idea de izar la banderas en instituciones públicas fue ideada también por el Movilh, pero el 2013. “Para este año tenemos 41 municipios comprometidos, y esperamos que pronto se sume Concepción”, puntualizó Guzmán.

Relacionado:  En Praga resaltan con una exposición el valor del tapabocas para contener el virus

LA ORDENANZA

Dividida en 5 títulos y 10 artículos, la “Ordenanza sobre no Discriminación Arbitraria” tiene como fin “promover y fomentar” la igualdad son exclusiones basadas en la “raza o etnia, la nacionalidad, la situación socioeconómica, el idioma, la ideología u opinión política, la religión o creencia, la sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, el sexo, la orientación sexual, la identidad de género, el estado civil, la edad, la filiación, la apariencia personal, la enfermedad o situación de discapacidad”.

En este contexto el documento establece medidas y sanciones contra la discriminación.

En el campo estructural, destaca la creación de “oficinas especializadas en la atención de personas en situación de discapacidad, personas LGBTI, pueblos originarios, inmigrantes, adultos mayores, asuntos religiosos, jóvenes, y mujeres de la comunidad local”, así como a implementación de un “consejo consultivo de organizaciones comunitarias” que orienta en la generación de políticas públicas ad-hoc.
En relación a los derechos humanos, se orientará a las víctimas de la discriminación en la Ley Zamudio y las direcciones de Educación y Salud generarán mecanismos para que se respete la identidad de género y el nombre social de las personas trans en los órganos que son de su competencia, mientras que se implementarán medidas para asegurar la accesibilidad de las personas con capacidades diferentes a los recintos púbicos.
En el terreno educativo, la Ordenanza obliga a la realización de charlas de capacitación en no discriminación, a los funcionarios y personal externo de la municipalidad, a contar con empleados que manejen lenguaje de señas para atender al público y a producir señaléticas en mapudungún.
En el ámbito de las sanciones se multará con 1 a 5 UTM a quienes difundan propaganda discriminatoria, a quienes no respeten la accesibilidad de personas con discapacidad a estacionamientos y otros recintos públicos, mientras que se considera agravante toda infracción municipal motivada por exclusiones arbitrarias.
La ordenanza obliga además a iniciar un sumario administrativo contra todo funcionario municipal denunciado por prácticas discriminatorias, al margen de las acciones legales que puedan emprender las víctimas.