Trabajadores de la clínica San Carlos UC: 24 días de lucha

300 trabajadores de la Clínica Inmobiliaria San Carlos de Apoquindo UC suman hoy 24 días en huelga acampados durante el día- desde 8,30 hasta las 5,30 hrs apróximadamente- en la calle Lira, Santiago Centro, al lado del citado centro clínico

2 vistas

Trabajadores de la clínica San Carlos UC: 24 días de lucha

Autor: CVN
CVN
30/07/2014

300 trabajadores de la Clínica Inmobiliaria San Carlos de Apoquindo UC suman hoy 24 días en huelga acampados durante el día- desde 8,30 hasta las 5,30 hrs apróximadamente- en la calle Lira, Santiago Centro, al lado del citado centro clínico.

 

10383666_10152562496998349_4194766126471718212_n

«Ha sido un proceso muy duro», señala Iván Hidalgo, presidente del Sindicato; la empresa se ha mostrado muy intransigente y creemos que nuestra demanda no ha sido escuchada.»

Sus demandas son claras y concisas:

Por un lado, piden un aumento salarial que estandarice los sueldos de los trabajadores de la clínica con los de los empleados del resto de clínicas de la Red de Salud UC.

«Consideramos que ser trabajador de la Clínica UC es completamente diferente a ser trabajador de la Red; básicamente porque ellos tienen beneficios fiscales nuestros sueldos discrepan en n monto de entre 100.000 y 120.000$», señala el dirigente; «Nuestra pretensión es que nuestros sueldos sean regulados acorde a los valores del mercado».

En segundo, lugar, los trabajadores piden, al igual que el resto de trabajadores de la Red, tener un «acceso real a la salud con un fondo que brinde coberturas a las prestaciones de nuestros asociados y su grupo familiar. Esto no significa un mayor costo para la clínica, por eso no nos explicamos su insistencia en contratar una compañía de seguros en la que se nos obligaría  a los trabajadores a pagar un 40% del costo total, que además deja fuera a los trabajadores con enfermedades preexistentes», señalan desde el Sindicato.

El dirigente, Iván Hidalgo ha señalado que por decisión de la Asamblea, el paro será indefinido hasta llegar a acuerdo. Incluso, de no darse este, afirma que estarían barajando medidas más «drásticas».

En estos momentos y desde que comenzara el paro, la clínica está trabajando al 30% de su capacidad, manteniéndose abiertos solamente los servicios ambulatorios.

Prácticas Antisindicales

997020_10152562497443349_4334466942087247309_n

Con el fin de evitar que el Sindicato tomara más fuerza de la que podrían soportar los empleadores, la empresa  negoció de forma individual con las enfermeras y acordó aumentos en sus respectivos sueldos- que van desde los 100.000 a los 300.000$ (dependiendo del servicio).

«Estamos hablando de prácticas antisindicales», señala Iván;  «Hubo un grupo de enfermeras que quiso participar con nosotros, se inscribieron. Cuando la empresa detectó esa situación les dijo que no se inscribieran, que no era un sindicato de profesionales , que no representábamos sus intereses; y negociaron de forma individual ofreciéndoles a todas las enfermeras un aumento en un rango entre 100.000 y 300.000$.»

Por otro lado, los trabajadores en paro no han recibido ni un peso todavía de los días que llevan en movilización. El dirigente ha asegurado que con respecto a este tema están tomando las medidas legales pertinentes.

Una lucha por la dignidad

Como toda lucha que se precie, detrás de la concreción de demandas está latente la necesidad de ser tratados con dignidad.

«Lo más importante ahora mismo es la dignidad», señala el dirigente sindical. Los trabajadores se sienten humillados por la distinción desfavorable con respecto al resto de trabajadores de la Red.

Marisol González, del área de UPC Intermedio cuenta que «el trabajo es agotador y el sueldo no es acorde» al rendimiento de sus trabajadores.Y señala que «ayer ofrecieron algo irrisorio, subir 64.500$ en 4 años».

«Me da pena», señala la trabajadora, «porque la Católica tiene un prestigio y hoy día se está viniendo abajo».

Por su parte, Patricia Castro, del área de Nutrición, señala que el sentimiento colectivo es de impotencia: «Nos sentimos menospreciados por nuestro trabajo, discriminados».

Ojalá que la lucha de los trabajadores llegue a buen puerto y puedan reanudar pronto su actividad en la clínica, esta vez de una forma más digna.

Aguante los que luchan.

A.Vallés/El Ciudadano

 


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados