Bloqueo a proyecto despenalización aborto llega a la CIDH

La organización Amnistía Internacional trasladó este martes la demanda por el derecho a la despenalización del aborto en tres causales -inviabilidad fetal, riesgo para la madre y violación- a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el marco del 158º período de  sesiones extraordinarias que tuvo lugar en el ex Congreso de Santiago.

CIDH

En una sesión sobre “Derechos Sexuales y Reproductivos de las mujeres en América del Sur”, en la que la organización presentó su informe “El Estado como aparato reproductor de violencia contra las mujeres”, desde la bancada del peticionario, la directora de la organización, Ana Piquer, expuso el caso particular de Chile como «uno de los ejemplos paradigmáticos de la región por ser todavía uno de los países que penaliza el aborto sin excepción, a la mujer y a los profesionales y  terceros que la asisten».

Piquer calificó de «engañosos» algunos argumentos antiabortistas como que en la práctica las mujeres no van a cárcel y afirmó que «es una realidad que las mujeres son criminalizadas y son llevadas a juicio penal por aborto».

Por su parte, la investigadora en Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Amnistía Internacional para América, Fernanda Doz Costa, dijo que «la noticia de que en Chile se está discutiendo por lo menos en tres causales ha sido muy bien recibida por toda la región». Sin embargo, lamentó que se demore tanto el porque «es un proyecto de ley que busca el mínimo absoluto para cumplir con los estándares de Derechos Humanos».

Doz criticó la posición de «determinados grupos de poder con ideas morales y religiosas que utilizan al Estado para imponer sus propias convicciones personales al resto de la población a través de la ley penal», incluso cuando, tal y como revelan todas las encuestas, la población chilena está fuertemente a favor.

«Toda la región está mirando a Chile, es un tema muy importante para toda América Latina que Chile salga de la lista de los pocos países que en su legislación viola los Derechos Humanos», concluyó la académica.

Otras formas de violencia

Desde Amnistía Internacional señalaron que a pesar de que la jurisprudencia del Sistema Interamericano de protección a los Derechos Humanos sobre la violencia de género «es diversa y progresista, todavía no tiene precedente ni guías claras para que los Estados establezcan que la falta de acceso de mujeres y niñas a servicios de salud sexual y reproductivos, y ciertas restricciones impuestas a sus derechos sexuales y reproductivos, son formas de violencia perpetuadas por el Estado contra las mujeres, en algunos casos constitutivas de tortura”.

Amnistia Internacional2

La organización ha documentado casos en múltiples países de América del Sur – tales como Paraguay, Argentina, Chile, Perú – en los que las mujeres han sido víctimas de legislaciones restrictivas sobre el aborto, imposición de maternidades forzadas a mujeres y niñas víctimas de violencia sexual, brechas en la confidencialidad, esterilizaciones forzadas.

Tras la sistematización de los datos, “se ve un patrón común que dice relación con que no se confía en las mujeres y niñas de que pueden tomar sus propias decisiones en lo referente a su sexualidad«, señaló Fernanda Doz. Y agregó: «El acceso a servicios de salud sexual y reproductiva se convierte en una lotería, que depende de la posición o voluntad del profesional de la salud que la atiende y/o de su capacidad adquisitiva”.

Las activistas también destacaron el rol de los defensores de los derrechos sexuales y reproductivos por llevar a cabo «una actividad de alto riesgo en la región» y  sufrir violencia física, psicológica y simbólica, además de una criminalización social, persecución y hostigamiento.

Rol más activo de la CIDH

A pesar de que los comisionados no han podido valorar específicamente el caso concreto de Chile porque en las sesiones extraordinarias no se pueden tratar temas concretos del país anfitrión, Fernanda Doz se mostró satisfecha de haber expuesto la temática ante la CIDH y señaló que «hemos encontrado a la Comisión sumamente interesada, todos los comisionados estaban muy atentos a hacer preguntas y se han comprometido a hacer seguimiento de estos temas.»

En su intervención final, Doz aprovechó para solicitar a la Corte que tome un rol más activo en torno a los temas referidos a la salud sexual y reproductiva de las mujeres latinoamericanas porque la institución cuenta con una profunda capacidad de influencia que puede ejercer presión en los Estados para revertir esta situción.

Por ello, insistió que “es esencial que el Sistema Interamericano genere guías que den una orientación clara a los Estados para prevenir y erradicar la violencia y la tortura contra las mujeres en los ámbitos de salud sexual y reproductiva».

Meritxell Freixas

4,207,938FansMe gusta
130,212SeguidoresSeguir
289,371SeguidoresSeguir
16,413SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -