es Spanish

Colombia e Israel, naciones protegidas por servir a la cocaína y a la guerra

Iván Duque tiene entre sus principales objetivos –al parecer, incluso, por encima de los intereses propios del pueblo colombiano– “envalentonarse” y emprender una agresión militar contra un país vecino, Venezuela


En marzo de 2009 Hugo Chávez hizo una afirmación que, con el pasar de los años, lentamente se hace realidad. En aquella oportunidad advirtió que entre los Gobiernos de Álvaro Uribe, en Colombia, y de Barack Obama, en Estados Unidos, estaban forjando el camino para convertir a Colombia en el Israel de América Latina.

El expresidente venezolano, férreo defensor de la causa palestina y quien en 2009 rompió relaciones con Israel, condenó los ataques de Tel Aviv contra el Líbano y Gaza, con la impunidad que garantiza Washington, cuya administración se cree policía y tribunal mundial.

Es el puño del imperio contra el mundo árabe, para impedir la unidad del mundo árabe, para fragmentarlo y llenarlo de guerra y de miseria”, aseveró.

Así, Israel tiene el Gobierno más terrorista y genocida jamás conocido. Desde hace más de medio siglo roba, destroza, bombardea, tortura y asesina sin que la justicia toque su puerta.

Aquel año, Chávez lamentó que esa misma situación se estuviera fraguando en Latinoamérica, donde Washington pretende “convertir a Colombia en una plataforma para agredir a pueblos hermanos”.

Una década después, su palabra va por delante. Entre 2010 y 2018 gobernó en Colombia Juan Manuel Santos, ex ministro de Defensa de Uribe, y desde 2018 lo hace Iván Duque, pupilo del también narcotraficante número 82 en la lista de la DEA.

Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Colombia es hoy el segundo país con mayor número de desplazados –solo superado por Siria- y el que tiene más desplazados internos. La causa: un conflicto armado interno que data desde hace más de 70 años.

Raimundo Kabchi es abogado, analista político e internacional y fue durante años el asesor número 1 de Chávez en temas de Medio Oriente. En entrevista para El Ciudadano, argumentó que “Chávez no hizo otra cosa sino describir una realidad que hoy vivimos: Israel ocupa un territorio que no le pertenece, masacra a un pueblo todos los días y agrede a países vecinos. Ese es el papel que juega hoy Colombia” en la región.

Uribe y sus bases militares

Kabchi recuerda que en 2009 Uribe defendió la instalación de siete bases militares estadounidenses en suelo colombiano. Incluso, hasta firmó un acuerdo para oficializar la alianza. Sin embargo, un año después, ya con Santos en la Casa de Nariño, la Corte Constitucional echó para atrás el pacto. Aunque no se legalizó, eso no quiere decir que las bases no existan o no estén en operación.

Kabchi fue asesor político de Hugo Chávez durante más de una década en temas de Medio Oriente. Foto: Web

Sebastián Bitar, académico de la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes, abordó este tema en su libro “La presencia militar de Estados Unidos en América Latina: bases y cuasibases”, publicado en 2017, de acuerdo con el portal Pacifista TV.

Para el texto, entrevistó a un funcionario “de alto rango del Ministerio de Defensa”, quien le confesó: “el presidente Santos entendió que los acuerdos de seguridad con Estados Unidos no tenían por qué ser formales o públicos para tener los efectos que ambas partes deseaban. Colombia continuó albergando operaciones estadounidenses en su territorio bajo acuerdos de cooperación previos, las cuales incluían entrenamiento militar (…) y operaciones relacionadas con comunicaciones y vigilancia”.

“Colombia se ha convertido en una base militar estadounidense, porque con las prerrogativas y los derechos concedidos a los soldados norteamericanos en suelo colombiano se enajenó la soberanía del país” sudamericano, enfatizó Kabchi.

En 2015, el historiador Renán Vega denunció en un informe presentado ante la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas que 53 mujeres habían sido violadas por militares estadounidenses apostados en la base de Tolemaida, un hecho que, aunque se investigó, nunca fue esclarecido.

En ese sentido, Kabchi sostiene que, una década después, “Colombia se ha convertido en el mayor productor de cocaína en el mundo y el país con más superficie de narcocultivos, mientras Estados Unidos es el mayor consumidor, como siempre”, reveló en 2018 un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC).

El narcotráfico ha convertido a Colombia en una amenaza para el mundo, ya que las bases militares han servido para aumentar la siembra de drogas. Inicialmente con Uribe y luego con gobiernos genuflexos y a su medida, como los de Santos y Duque”, aseveró el analista.

En 2017, los cultivos de hoja de coca crecieron 17 % hasta 171.000 hectáreas, mientras el potencial de producción de cocaína subió 31 % hasta 1.379 toneladas, respecto al 2016, un récord desde que comenzaron estas mediciones en 2001, señala la ONUDC.

Nuevo “socio global” de la OTAN

Kabchi recuerda que, en 2017 Colombia se convirtió en el primer país de América Latina –y del hemisferio sur en general– en consolidar un nexo oficial con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), específicamente en calidad de “socio global”.

“Santos y Duque convierten a Colombia en el segundo país de América, detrás de Estados Unidos, que tiene a su merced bombas de destrucción masiva, porque asociarse con la OTAN es hacerlo con la organización más intervencionista y militarista en el mundo”, precisó.

En ese sentido, lamenta que esa asociación “amenaza la estabilidad política regional y una posible expoliación de las riquezas minerales en América del Sur, especialmente las de Venezuela”, convirtiéndose Colombia en una ficha del gran capital internacional y en cómplice de una futura y posible agresión contra Caracas.

El Ejército israelí es constantemente denunciado por cometer crímenes de lesa humanidad. Foto: Web

La idea no es descabellada, tomando en consideración que ese es el papel que ha jugado la coalición militar en sus intervenciones en Irak, Libia y Siria: tratar de asegurarse el control del petróleo.

“Creo que la actual geopolítica internacional no permite a Estados Unidos convertir a Venezuela en una Panamá o República Dominicana del siglo pasado, pues vivimos en un mundo multipolar y multicéntrico. No obstante, la amenaza está allí, latente”, expresó.

Un apéndice de Washington

En 2017, Bogotá ratificó el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Tel Aviv. De acuerdo con Resumen Latinoamericano, uno de los puntos más cuestionables es el aumento de las importaciones de armas y equipamiento militar. “Documentos oficiales confirman que las importaciones colombianas se centran en el sector militar (el 49,6 % del total en 2010), un negocio que crecerá con mayor facilidad con el TLC”, reseña el portal.

Incrementar la alianza comercial con Israel significa elevar el financiamiento para el asedio contra el pueblo palestino, la ocupación ilegal de los territorios palestinos y otras violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen de Benjamin Netanyahu.

Benjamin Netanyahu (izquierda) y Juan Manuel Santos durante la firma del TLC. Foto: Agencias

Al respecto, Kabchi sostiene que “al igual que Israel es un apéndice de Washington en Medio Oriente, ese es el rol que juega hoy Colombia en Latinoamérica: no permitir el avance del progresismo, agredir a países, gobiernos y pueblos progresistas, impulsar una política excluyente, racista y clasista en contra de los indígenas, de los campesinos, de los afrodescendientes, de los líderes sociales, a quienes matan todos los días”.

Así es la oligarquía colombiana, como Israel en Medio Oriente, que a unos manifestantes con piedras, en el territorio que realmente le pertenece a ellos (a los manifestantes), los considera una amenaza y tiene patente de corso para asesinarlos impunemente”, condenó Kabchi.

El experto considera lamentable cómo “Colombia mata a los auténticos dueños de los territorios ancestrales: los indígenas, los africanos que vinieron a servir de esclavos para crear nuestras entidades políticas. Son ellos quienes trabajan la tierra, quienes edifican y producen, pero como a Estadso Unidos no les importa su vida, menos a Israel y mucho menos a Colombia”.

Prólogo de una agresión a Venezuela

En 2012, Chávez exclamó que “a Uribe le faltaron cojones” para ejecutar una acción militar contra Venezuela. Estas palabras aún deben retumbar en los oídos del colombiano.

Hoy, su marioneta, Duque, tiene entre sus principales objetivos –al parecer, incluso, por encima de los intereses propios del pueblo colombiano– “envalentonarse” y emprender esa agresión militar.

El conflicto armado interno en Colombia data desde hace más de 70 años. Foto: Web

Su campaña electoral la hizo, precisamente, amenazando a Venezuela. No valoró la hermandad existente entre ambos países, que data desde Simón Bolívar, ni tampoco consideró que en Venezuela viven casi seis millones de colombianos, de ciudadanos de la Gran Colombia”, indicó Kabchi.

Para el experto, el dilema de Duque es que quiere transferir a Venezuela el descontento popular colombiano frente a su Gobierno, luego de que todas las encuestas y sondeos revelan que la popularidad que hipotéticamente lo llevó al poder hoy está en declive”.

“Por eso, cualquier circunstancia en Venezuela la convierte en algo grande, para que el pueblo colombiano se olvide de sus penurias, de los asesinatos diarios, de las persecuciones políticas y racistas contra los sectores más vulnerables”, detalló.

Servilismo en pleno siglo XXI

A todo ello, Duque suma su subordinación, la cual raya en el servilismo, ante su homólogo estadounidense, Donald Trump, quien tiene entre ceja y ceja apoderarse las riquezas que posee Venezuela, con la complicidad de Bogotá.

Las relaciones entre Duque y Trump son un poco turbias y llenas de señalamientos y acusaciones mutuas. Foto: Web

“En el caso de Venezuela, Estados Unidos no puede tolerar que haya un país capaz de hacer frente a su hegemonía y vasallaje contra los pueblos. No puede aceptar que haya un pueblo y un Gobierno que sirvan de ejemplo para los países circundantes y del mundo entero”, explicó.

Kabchi recuerda que “donde hay una intervención americana o europea, es para servir a una casta que no representa ni el 20 % de la población de estos países, mientras el restante 80 % se queda sumiso en el atraso” y el olvido.

Entonces, de manera descarada y sumisa, dado que “su formación política carece de absoluta moral”, precisa Kabchi, Duque lleva meses promoviendo una intervención militar en Venezuela, al mismo estilo que lo hace Israel con Irán.

“Los intereses de Colombia están bien ligados a los de Israel. Podemos decir que Colombia es el Israel de los Andes americanos y su interés, en una sola frase, es simplemente servir a los intereses más negros” del imperialismo, indica Kabchi.

Por último, el analista afirma que “hablar de Colombia e Israel es hablar de similitudes políticas y militares, y especialmente por su apego al racismo y a la xenofobia”.

EE. UU. prioriza la seguridad de Israel en un «acuerdo de paz» con Palestina

El «eje del mal» de América: dos Gobiernos, la OEA y su caprichosa obsesión

4,225,443FansMe gusta
151,135SeguidoresSeguir
288,715SeguidoresSeguir
16,463SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -