Dignidad Ahora

Crónica de un Vocal AC

Me enteré solo hace un par de días que debería cumplir con el “Deber Cívico” que establece la ley que norma el circo electoral

Me enteré solo hace un par de días que debería cumplir con el “Deber Cívico” que establece la ley que norma el circo electoral. Tenía la impresión que ello podra suceder, ya que nunca hasta el momento había recibido el llamado a cumplir con tal tediosa e inservible tarea. Por lo mismo algo en mi interior me decía que no debía tipear servel punto cl en mi computador. Finalmente, solo dos días antes de la función electoral que enorgullese tanto a la mal llamada clase política, me resigné a consultar, ingresando mi novato rut  y conocer finalmente mi sentencia: efectivamente fui condenado a ser parte de la farsa que valida esta democracia ilegítima, cumpliendo el rol de vocal de mesa.

Aun cuando me niego a ser parte de este circo de payasos fomes, he decidido asumir el rol de vocal AC para defender que se tome registro de los votos marcados AC o Asamblea Constituyente. Por otra parte, no estoy en condiciones de pagar multas por no cumplir con este “deber cívico” guácatela!!

7:00 am. Suena el despertador. Si bien esta era la hora indicada para acudir a la mesa, la fijo como una buena hora para abrir los ojos y comenzar a interiorizar esto de ser vocal de mesa. Rol que no me produce nerviosismo en absoluto. Sin embargo la elección de la chorrillana de anoche produce su efecto y me levanto con un incómodo dolor de estómago.

7:25 am. Senda diarrea emana de mi ano. La explosión churretera cubre toda la tasa del baño. Luego de los retorcijones pienso y reflexiono. Desde lo más profundo de mi interior mi cuerpo se expresa en rebeldía a lo que debo hacer. Mi ano grita  y reclama vomitando no se cuantos centímetros cúbicos de fétido compuesto . Es mi organismo que desea me quede en casa y me revele, no obstante he tomado la decisión y lo haré, pese a la diarrea. Me ducho y de paso borro todo rastro de la incómoda situación.

7:50 am. Me tomo una tasa de té para calmar los reclamos de mi organismo y me apresto a salir en dirección al show. Abro la puerta y los retorcijones en mi estómago suenan como un volcán a punto de estallar. Suelto la mochila y corro al baño, alcanzo a bajar mis pantalones y mientras me siento emana nuevamente la vomitiva diarrea. Me limpio muy bien el ano y finalmente salgo en dirección al centro del payaseo que me tocó: El ciuco Campus Oriente de la ponti en Santiago.

8:30 am. Llego a la mesa y me presento a quienes allí se encuentran: Se trata del presidente, el comisario y el secretario que ya tienen la mesa constituída. Me añaden al acta, la firmo y ya formo parte de este show que me parece más fétido que la diarrea matutina. Por suerte no han vuelto los retorcijones.

8:48 am. Me enseñan el rol que debo desempeñar. Es de lo más fome, fácil e idiota. Debo predoblar votos, guardar las colillas en unos sobres y pedirle a los que votan que unten su pulgar en una tinta que cuesta mucho en salir. Repito esto una y otra vez.

10:59 am. Ingreso a la urna y marco mi voto.

11:15 am. Continúa la rutina tediosa mientras veo pasar a variedad de hombres, no todos tan cuicos para mi sorpresa. Trato de descifrar, según sus rostros, por quien votarán. La mayoría tiene rostro y expresión de votar por Piñera. Despacharé este primer capítulo a la espera que ocurra algo interesante.

13:29 pm. Nada muy interesante ha ocurrido. Lo más curioso podríamos decir fue la visita de un hombre de 97 años en silla de ruedas acompañado por su hija, quien le ayudó a votar. En el rostro del hombre, que no era capaz de pronunciar palabra ni movilizarse por sí mismo, se apreciaba la emoción de sufragar. Probablemente sea el último o penúltimo voto que marque, pero lo más penoso de todo es que quien ha presenciado buena parte de la historia política del último siglo en Chile, marque un voto inútil, un voto que en nada cambiará las condiciones de los pueblos de este territorio, un voto que para lo único que sirvie es para perpetuar el orden de las cosas y reproducir un sistema político y económico que lo único que asegura es profundizar las desigualdades de todo orden.

13:41 pm.
Existe cierta solidaridad de partes de quienes acuden a votar hacia este equipo comandado por el presidente y secundado por el comisario. Muchos, sobre todo los mayores, nos saludan muy afectuosamente e incluso nos agradecen por cumplir con este “deber cívico”. En sus rostros se vislumbra la falsa esperanza de que su candidato sea electo. Son personas engañadas por la clase política , son quienes  aún creen en la gobernabilidad y esas tonterías.

13:57 pm. Lo que se dice por ahí de la baja participación de los jóvenes claramente es cierto. Son pocos los jóvenes que acuden a votar, al menos a esta mesa. Son claramente mayores de 30 y particularmente  alrededor de 50 años quienes votan mayoritariamente. Uno de los pocos jóvenes nos sorprende con chocolates para toda la mesa. Explica el regalo señalando que es una manda que hace para no salir nunca designado a cumplir con estas tareas inservibles e idiotas.

14:02 pm. A la espera del conteo sigo doblando votos, untando pulgares en tinta y escribiendo algunas líneas.

15:28 pm. Esto de ser vocal, además de lo inservible e idiota que resulta la actividad, es sumamente fome, aburrido y tedioso. Los comentarios de los votantes y equipos de mesas no pueden ser más estúpidos. Que a qué hora cierra la mesa, que las estampillas son malas, que la inscripción debería ser automática, que vino Hotuiti y una zarta de pelotudeces.

15:57 pm. Acudió a nuestra mesa Juan la Rivera, lo que me importa una soberana raja. Sin embargo los  votantes e integrantes de la mesa alucinan con cualquier pelotudo “conocido” que llega a sufragar.

16:15 pm. A esta hora ya no llega casi nadie a votar, así que el comisario, el presidente y el secretario, que asumen su rol con responsabilidad como si se tratara de una guerra, se ponen a contar cualquier tontera. Esta es la hora del conteo, ojo, no del conteo de los votos emitidos, sino del conteo de cualquier cosa que se les ocurre. Que cuantos están cancelados, que cuantos ya votaron, que cuantos no han votado, que vamos bien, que vamos mal, que en segunda vuelta hay que abrir temprano la mesa y que ojalá no llegue nadie más.

16:20 pm. Llega a la mesa un señor canoso que se presenta como apoderado de la Concertación, ja ja ja ja. No sé si no tiene nada mejor que hacer o si verdaderamente pretende defender votos de Frei en la ponti donde casi todos los votos van a Piñera, bueno veremos. El pobre viejo jura que hace un aporte a la democracia, en fin. En este circo caben todos los payasos, el problema es que no dan risa, dan pura pena.

16:35 pm. Llega un joven de canal 13, me parece que está haciendo la práctica por su torpeza y desatino. El periodista dice que esta mesa es representativa de este distrito y que le interesa estar en el conteo, pero que tiene que ir a otro lugar y pide lo esperemos a que vuelva después de las 6 para hacer el conteo, ja ja ja ja ja. El wea jura que lo vamos a esperar, si aquí los responsables civiles lo único que quieren hacer a estas alturas es salir cagando de aquí. Se les fue a las pailas la responsabilidad cívica y toda esa mierda.

16:39 pm. Seguiré esperando que cerremos la mesa. Ya queda menos, se ha dicho que cerramos a las 17:20. El que votó votó, el que no cagó. Y el que votó también cagó porque si a esto se le puede llamar representatividad, mejor me hubiera aguantado la diarrea para sentarme en estas putas urnas y cagarme en esta puta democracia.

16:42 pm. Despacharé la última parte de esta crónica una vez que estemos en pleno conteo de votos. Con esta experiencia si no me cago, sin duda salgo vomitando.

17:20 pm. Comienza el conteo de los votos. La lata es que no se pueden abrir de inmediato. Hay que contarlos primero y corroborar ese número con el libro donde quedan registrados los votantes. En un equívoco los ingresan nuevamente a la urna y posteriormente los sacan nuevamente. Luego el presidente y el secretario firman los votos cerrados.

17:53 pm. El secretario procede a abrir los votos con una tapita de lapiz Bic. Hacemos ver al Tricel o a quien corresponda que se hace necesario, dentro de los materiales proporcionados, incluir algún instrumento para abrir los votos. Claro que no se les vaya a ocurrir poner un elemento corto punsante, ya que los ánimos a la hora del conteo se calientan y no queremos lamentar algún asesinato del presidente al comisario, del secretario al presidente y mucho menos de estos 3 al vocal AC.

18:25 pm. Finaliza el conteo de votos y Piñera, era de esperar, les vuela la raja a los otros candidatos en esta humilde mesa de providencia, ubicada en la ponti campus oriente pos hom. En resumen Piraña gana lejos con 105 votos, uno de ellos objetado a solisitud del vocal AC porque no estaba bien marcado, aunque la preferencia por piraña era clara. La verdad el vocal Ac actuó de esta forma pa puro weviar a los piñeristas presentes. Segundo corre Frei, más conocido como Moai chico, con 38 conservadores votos de providencia. En tercer lugar llega MEO, más conocido como Jote nuevo, con 28 votos válidamente marcados. Por debajo llega Arrate, o Tatita nieve como le dicen, con 17 votos válidamente emitidos y uno objetado por haber sido además marcado con las letras AC. Valoramos este voto conciente en medio de este cuiquerío fétido, ojo que no corresponde al voto del vocal AC. Además de esto encontramos 2 votos blancos, uno de ellos marcado con un digno “Pura Mierda” y finalmente 3 votos nulos, uno de ellos marcado además con Asamblea Constituyente: saque sus conclusiones.

18:49 pm. Finalizamos de esta forma el despacho especial de “Crónica de un vocal AC”. Nos excusamos de no indicar los resultados de la mesa en relación a los votos por diputados. Usted comprenderá que con esta experiencia estoy a punto del colapso diarreístico, por lo que mamarme el conteo de votos para figuritas como Marcela Sabat, Alvarez o Burgos definitivamente me manda al un infierno insalubre, y como este servidor debe seguir trabajando para tan prestigioso medio, no puedo arriesgar ahogarme en mi propia mierda al escribir más sobre el espectáculo que me tuve que tragar. Definitivamente esto es un pobre circo, que más que risas sacará llantos y sufrimiento para los pueblos de Chile, los siempre marginados, vejados, usurpados y violados. Cambio y fuera, se fue a la rechucha la zapatería.

Vocal AC

EL Ciudadano


Comparte 👍

Comenta 💬