Elecciones 2015: ¿qué pasó y qué puede pasar en Tucumán?

Las elecciones del pasado 23 de agosto en la provincia de Tucumán revolvieron el avispero político de cara a las elecciones presidenciales a realizarse en el mes de octubre. Denuncias cruzadas de fraude, campañas sucias, manifestaciones de protesta y represión policial fueron los resultados de una jornada acalorada. ¿En qué puede terminar todo esto? A continuación, un repaso de todo lo sucedido y lo que vendrá.

Una vez terminada la jornada electoral, los resultados provisorios le daban un 54% de votos a Juan Manzur, candidato por el Frente para la Victoria (FPV) y actual oficialismo nacional y provincial. Su principal contrincante, José Cano obtenía un 40% representando al frente opositor Acuerdo para el Bicentenario, que agrupa a la Unión Cívica Radical, al Pro y al Frente Renovador. Ahora bien, eso no fue aceptado por el bando derrotado.

Una vez sabidos los primeros resultados, toda la oposición tucumana y a nivel nacional salió a denunciar que hubo fraude por los medios de comunicación, a pesar de no haber radicado ninguna denuncia en la justicia hasta ese momento. A su vez, además de deslegitimar el resultado, también se impugnaba el modo de vocación, impulsando el Boleto Único Electrónico, método que se utilizó en Salta y en Capital Federal este año. ¿Cómo siguió todo esto?

De la peor manera, ya que miles de personas se congregaron a protestar y manifestarse el propio 23 de agosto en la plaza central (Plaza Independencia) de San Miguel de Tucumán, capital de la provincia en cuestión, que derivó en una represión repudiable por parte de la policía provincial. Las consecuencias fueron obvias, durante los días sucesivos y hasta el día de la fecha, las marchas se repiten y se reproducen en la provincia. José Cano, el candidato derrotado, encabezó anoche una marcha y anunció que va a pedir la nulidad de todos los comicios.

Esa afirmación significa, entre otras cosas, que reclamará que se haga toda la votación de vuelta e impugnará a la actual Junta Electoral, cuya conformación fue producto de una presentación judicial del propio Cano y que actualmente se está encargando de realizar el escrutinio definitivo (hasta el cierre de esta nota, ambos candidatos se encuentran muy parejos con menos del 20% de votos contados). Los resultados finales se demorarán más de lo esperado, sobretodo teniendo en cuenta el manto de sospecha tendido. ¿Es justificado?

En las últimas PASO presidenciales, el FPV sacó el 57% de los votos, número que coincide con el obtenido por Mazur para gobernador. En ese momento no se denunció ninguna irregularidad en esa provincia, al menos de peso mediático. Ahora, con los resultados para los cargos ejecutivos provinciales, el modus operandi de la oposición se repite si repasamos otros resultados durante este año. Teniendo en cuenta tres sistemas electorales distintos (Boleta Única Electrónica en Salta, Boleta Única en Santa Fé y Boleta Tradicional en Tucumán), todos fueron denunciados por fraudulentos y obsoletos. El caso de Salta, por ejemplo, es el más rotundo: el sistema que se denunció como fraudulento es el mismo que se solicita ahora para la realización de las PASO.

Con la cancha embarrada, falsas denuncias vía redes sociales y poca responsabilidad política, las próximas elecciones provinciales y nacionales parecen estar predestinadas a una realización tormentosa.

El Ciudadano Argentina
Periodista, redactor y escritor. Co-fundador de www.laprimerapiedra.com.ar
4,201,324FansMe gusta
128,132SeguidoresSeguir
289,489SeguidoresSeguir
16,403SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano