Escándalos de corrupción en Chile y Canadá: los tropiezos de Luksic y Barrick Gold

El Profesor Hall entrega una visión más completa de los escándalos de corrupción en Chile y Canadá, como manifestaciones de una política de infiltración profunda de la Barrick Gold Company en las naciones americanas.

Por Director

04/05/2015

Publicado en

Mundo / Política

0 0


barrick2
En Canadá, Nigel Wright – jefe de personal del Primer Ministro Stephen Harper – ha sido foco de las noticias por un cheque de $90 mil dólares que firmó para el ahora suspendido senador Mike Duffy. Y en Chile, los escándalos de corrupción a lo largo del espectro político han desenmascarado una realidad que se venía viviendo en el supuesto modelo de la transparencia de la región.

 

Sin embargo, mucho menos atención se la ha dado a las escandalosas implicaciones de un pago por $9 millones de dólares del ex Ministro del Exterior John Baird para la Munk School de la Universidad de Toronto y al rol de Andrónico Luksic en la crisis institucional del país sudamericano. La anatomía de ambos tratos pone de manifiesto los abundantes conflictos de interés vinculando a la Barrick Gold Company con el gobierno canadiense de Brian Mulroney y ahora Stephen Harper, y con el sistema político bicolor chileno.

 

Los orígenes de Barrick Gold

 

Tras terminar su período como el Ministro del Exterior más anti-diplomático en la historia de Canadá, John Baird ha obtenido una privilegiada posición en el International Advisory Board de la Barrick Gold Corporation, cuyo presidente y fundador fue el ex presidente estadounidense George H.W. Bush. El actual director del panel internacional es el ex primer ministro canadiense Brian Mulroney.

 

Un estudioso de las relaciones entre el Sr. Bush y Mulroney en 1997, Anton Chaitkin acuñó la frase «Las barracudas de Barrick». Baird es una contratación reciente de esta escuela de peces depredadores que habitan los turbios rincones de interacción entre negocios y política. El patrón se remonta a 1984 cuando Adnan Kashoggi visitó Ontario para establecer la sede de Toronto del complejo de compañías Barrick.

 

 

En el tiempo en que se encontraba preparando los cimientos políticos, legales y económicos de lo que sería Barrick Gold, el extravagante playboy Kashoggi se contaba entre los hombres más ricos del mundo. Este agente de la CIA y comerciante de armas también servía como líder de un grupo de inversores de Arabia Saudita incluyendo a Kamal Adham, el jefe de las operaciones de inteligencia del país petrolero. Este vínculo estratégico con la riqueza saudita fue clave para la subsistencia financiera de los capitales occidentales cuando dependían fuertemente en el apoyo de Arabia Saudita para la transición del dólar estadounidense desde una divisa respaldada en oro, a una divisa respaldada en petróleo.

 

La conexión de Barrick Gold a través de Peter Munk hacia la familia-dinastía Bronfman de Canadá, fue una dimensión importante del eje Israel-Arabia Saudita, un factor pivotal para mantener el imperio Anglo-Americano. Las actividades de Edgar Bronfman, como el influyente líder del Congreso Judío Mundial entre 1979 y 2007, permiten vislumbrar el monstruo político-económico que incluía al complejo de compañías Barrick.

 

Kashoggi se reunió con el premier de Ontario Bill Davis en 1984 bajo una exagerada atención mediática para publicitar la inscripción de lo que entonces era American Barrick o Barrick Resources en la Bolsa de Valores de Toronto. Saltamos a 2015 cuando el ex candidato presidencial republicano Newt Gingrich se convirtió en el titular del panel asesor internacional de Barrick.

 

En 2008, Gingrich fue nominado por el Partido Republicano de los Estados Unidos para ser candidato presidencial. El zar multimillonario de las apuestas Sheldon Adelson financió la candidatura. Las prioridades políticas de Adelson incluyen llevar a la presidencia a un hombre que acepte bombardear con armas nucleares a Irán, némesis número uno del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

 

El rol de la Escuela Munk en la promoción de políticas agresivas del gobierno de Harper contra Irán

 

Semanas antes de unirse al bien recompensado panel asesor internacional de Barrick, el Ministro del Exterior Baird realizó una conferencia de prensa en Toronto junto a la Profesora Janice Stein, en ese entonces directora de la Munk School of Global Affairs. La Munk School, originada en su forma actual en 2011, comenzó con una generosa donación a la Universidad de Toronto de parte de Peter Munk.

 

Munk se convirtió en el rostro público de la Barrick Gold Corporation después de que Adnan Kashoggi fuera expuesto en el escándalo de las Contras de 1980 – la financiación de la CIA de milicias en Nicaragua con dinero del tráfico de cocaína. Kashoggi fue descubierto junto a algunos de sus colegas inversionistas sauditas como operativos claves en una compleja red de transacciones financieras ilegales para el aparato de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

 

Durante y luego de su período presidencial entre 1989 y 1993, Bush padre tomó las riendas de la fase de expansión internacional más acelerada de Barrick. Para asistirlo en esta empresa, reclutó a su colega Brien Mulroney, con quien Bush había trabajado íntimamente para componer el North American Free Trade Agreement, NAFTA. El NAFTA fue establecido en 1992, poco después de que ambos fueran electos en sus cargos públicos bajo nubes de infamia.

 

El pasado 6 de Enero de este año, Stein y Baird anunciaron que el gobierno del Primer Ministro Stephen Harper entregó una subvención por $9 millones de dólares al Digital Public Square Project. En esta trama de manipulación por Internet, la Munk School de la Universidad de Toronto fue enlistada en una operación federal que evoca antiguas iniciativas de la Guerra Fría para apoyar disidentes en países comunistas para aunar esfuerzos y alzarse contra y derrocar a sus opresores aliados con los soviéticos.

 

Esta iniciativa de Harper con la Universidad de Toronto está siendo impulsada en un contexto definido por el rompimiento de relaciones diplomáticas de Ottawa con Tehrán en 2012. La decisión unilateral del gobierno federal para romper relaciones formales fue introducida por Baird con el alegato incendiario de que «el gobierno de Canadá ve al gobierno de Irán como la mayor amenaza para la paz y seguridad global actual.»

 

Baird continuó esta serie de injurias en 2013 diciendo que, «El régimen [iraní] es hueco. No tiene la profundidad, el intelecto, la humanidad ni la humildad para traer un mejor futuro para su gente.» Esta caracterización anti-diplomática vino a pesar de las transformaciones diplomáticas que vinieron con la elección de Hassan Rouhani como presidente de Irán en 2013.

 

La iniciativa Digital Public Square es una levemente disfrazada instigación de cambio de régimen contra Irán y contra varios otros países en la lista negra del gobierno de Harper. La Profesora Stein intentó garantizar el rol de la Universidad de Toronto en el plan. «Se trata de dar cabida a distintas narrativas. Se trata de dar cabida a distintas voces,» declaró.

 

Una brisa de ironía me golpeó al ver estas palabras atribuidas a la Profesora Stein, quien pareciera haber entrenado a John Baird para articular las posiciones internacionales de Canadá. Cuando se trata de asuntos como las relaciones entre Canadá y la República Islámica de Irán o el régimen israelí, distintas voces desde una gran variedad de perspectivas en el Parlamento o los medios es lo último que escucho. En vez de esto, lo que escucho – especialmente desde las ondas de la televisión pública canadiense – es un ceñido espectro de comentarios internacionales miopes y parciales.

 

 

De hecho, desde mi propia experiencia como delegado en una conferencia internacional en Tehrán en Octubre de 2014 puedo decir que participé en una discusión de asuntos mundiales mucho más amplia y libre de lo que sería posible estos días en la fuertemente censurada Canadian Broadcasting Corporation (CBC). La misma comparasión puede aplicarse al ambiente académico de puertas cerradas de la Universidad de Toronto y los confines claustrales de su Munk School.

 

En 2013, la directora de la Munk School, Janice Stein, y el Ministro del Exterior John Baird fueron acusados de sofocar tal debate académico libre por una coalición de grupos comunitarios canadiense-iraníes. Los organizadores de una reunión académica cerrada y hermética en la Universidad de Toronto fueron acusados de llevar a cabo «un calculado intento de marginar críticos y de censurar oponentes de las políticas conservadoras contra Irán.» Los presentadores exhibieron «visiones agresivas» que no reflejan «las visiones de la diáspora iraní».

 

Academia corporativa en Canadá y trapos sucios en Chile

 

La donación de Peter Munk a la Universidad de Toronto fue negociada en secreto con el ex presidente de la universidad, David Naylor. El Dr. Naylor fue recientemente designado para el consejo directivo de Barrick. El trato Naylor-Munk de 2011 es sin precedentes en cuanto a su vinculación del futuro flujo de financiamiento a una importante unidad académica de la universidad canadiense.

 

 

El director de la Munk School debe satisfacer a Peter Munk – y, después de su muerte, a los custodios de su patrimonio – sobre cumplir predeterminadas pautas académicas y «de marca». La adopción de la Universidad de Toronto de estas condiciones sienta desafortunados precedentes para el patrocinio empresarial de otras instituciones académicas.

 

Esta presión contra la libertad académica solo es el comienzo de una letanía de implicaciones negativas permeando el posicionamiento de la Munk School en el mundo académico. Como indica el sitio web de una coalición de la universidad llamada Peter Munk Fuera de la Universidad de Toronto, «los estudiantes tienen razón de estar preocupados de que su escuela se encuentre tan íntimamente asociada con esta compañía… acusada de violaciones a los derechos humanos, violaciones laborales, devastación ambiental y/o corrupción allí donde operan.»

 

Esta corrupción comienza en Canadá y se extiende hacia muchos países donde Barrick se encuentra activa, incluyendo a Perú, Tanzania, Papúa Nueva Guinea y Australia. El registro espantoso de Barrick ha sido resaltado por un número de organizaciones y ONGs incluyendo a Mining Watch y Protest Barrick así como varios autores como Alan Denault, Sakura Saunders, Greg Palast, Alex Constantine y E. P. Heidner.

 

Particularmente grave desde la perspectiva de los crecientes ataques a la libertad académica en la Universidad de Toronto y otros centros de educación superior es la historia de intimidaciones de Barrick Gold intentando intimidar, silenciar y destruir a sus críticos mediante una variedad de técnicas coercitivas.

 

El asalto litigioso en Ontario contra los posts online del minero chileno-canadiense Jorge Lopehandia se tornó especialmente agresivo a principios de los años 2000. Con sus asociados de Vancouver, Lopehandia ha logrado una considerable tracción con el sistema judicial chileno demostrando que él, y no Barrick Gold, es el principal propietario del título de los inmensos depósitos de oro, plata y cobre en la mina Pascua Lama.

 

 

El principal hombre en terreno de Barrick Gold en América Latina es el heredero del imperio financiero de Andrónico Luksic padre. Luksic padre fue uno de los principales beneficiarios de la radical privatización de la propiedad pública impuesta en Chile después del golpe de Estados Unidos en 1973. El banquero Andrónico Luksic hijo ha tomado el relevo de la hostilidad de su padre hacia la incansable reivindicación de Lopehandia por el título de uno de los depósitos de minerales más ricos del mundo. A través de la difusión pública sirviendo sus esfuerzos políticamente motivados de extender préstamos deshonestos a la familia de la Presidenta chilena Michelle Bachelet, Luksic ha estropeado su demasiado entusiasmado juego de poder. Su intento por conseguir el beneplácito de la Primera Familia de Chile ha generado demasiada publicidad negativa en contra, llegando a tragar la avanzada de Barrick en Chile en una llamarada de escándalo.

 

La tenaz defensa de Lopehandia de sus derechos e intereses es parte de un tsunami de problemas sobrecogiendo a Barrick en lo que antes se publicitaba como su principal bastión latinoamericano. En 2013, Peter Koven acusó a Barrick en el Financial Post de Canadá de «arruinar el proyecto Pascua Lama tan torpemente como ninguna compañía minera ha arruinado un gran proyecto.»

 

Explotando el interés público para el lucro privado y corporativo

 

Como reciente Ministro del Exterior canadiense, John Baird ha jugado un papel clave en las interacciones judiciales de Barrick Gold, por ejemplo en el caso de Jorge Lopehandia. Lopehandia ha tenido mucha compañía a la hora de introducir reclamos de pueblos nativos en varios de los países donde operan las barracudas de Barrick.

 

Barrick ha emergido como un orden político en una estructura de asuntos internacionales en el que un 75 por ciento de las compañías mineras tienen sede en Canadá. Pareciera que una floja auditoría de las bolsas de valores de Toronto y Vancouver, junto a la falta de regulación seria por parte del gobierno federal canadiense, ha convertido a Canadá en un imán de laissez-faire para empresas extractivas de distintos tipos.

 

Hay un inequívoco hedor de conflicto de interés alrededor de John Baird en su trabajo dentro y fuera del gabinete de Stephen Harper. El indicador más claro de esta conducta indebida comenzó en el mismo momento en el que entregó un cheque por $9 millones de dólares a la Munk School of Global Affairs. El propósito de la donación fue favorecer la transformación de la Universidad de Toronto en un socio partisano en las interacciones decididamente agresivas del gobierno canadiense en contra de Irán.

 

Tan solo semanas después de la entraga de fondos públicos a la Munk School, la Barrick Gold Corporation correspondió el gesto. En sus primeros días de vuelta como un ciudadano privado, Baird se unió al directorio asesor internacional del principal medio de fondos dorados de la Universidad de Toronto de Peter Munk.

 

Así, John Baird siguió un camino abierto por el ex presidente estadounidense George H.W. Bush y por Brian Bulroney. Mulroney se unió a las barracudas de Barrick después de recibir dinero efectivo de parte de Karlheinz Schreiber por servicios ofrecidos mientras era primer ministro de Canadá, los cuales despejaron el camino para el Primer Ministro Stephen Harper.

 

Como ministro del exterior, Baird intervino en 2012 para eludir acusaciones de que el ex jefe de personal de Harper, Nigel Wright, era culpable de conflictos de intereses al promover los intereses de Barrick Gold con su superior. A continuación, Wright fue investigado por Mary Dawson, supervisora de ética parlamentaria, bajo la sospecha de que había jugado un rol en tres ocasiones abogando por un posicionamiento de Canadá vis-a-vis explotando minerales en América Latina preferido por Barrick.

 

El National Post parafraseó las caracterizaciones del ex ministro de las interacciones de Wright con la Barrick Gold Company así, «Wright no hizo nada malo; él solamente escuchaba las preocupaciones de Barrick, sin decir nada, relegando el asunto a otros responsables por la carpeta y no se involucró en ninguna decisión relacionada a la compañía.»

 

¿Qué credibilidad tienen estas palabras con la posterior inducción de Baird y David Naylor al santuario íntimo de Barrick Gold a través de la profunda infiltración de la compañía en la vida académica de la Universidad de Toronto? Aquí hay otra señal de que la iniciativa ética del gobierno de Harper es una farsa, personificada en el reciente acceso de Baird a secretos de estado para servir a Barrick Gold.

 

Acompañado por un email garantizando como Jefe de Personal de Stephen Harper que el trato estaba «en el horno», Nigel Wright entregó el ahora famoso cheque por $90.172 dólares al Senador suspendido Mike Duffy. Este pago es visto por muchos como una pistola humeante en el juicio penal de gran repercusión mediática en curso en Ottawa.

 

El amigo cercano de Wright es Anthony Munk, su antiguo colega en la firma de capital Onex Corporation. La cercanía de Wright con la familia Munk se define en su rol como padrino del nieto de Peter Munk. «Confío plenamente» en Nigel Wright, declaró Munk padre en 2011. La confianza de Munk en el padrino de su nieto se reflejó en el nombramiento de Wright junto a Andrew Coyne y Ken Whyte al directorio de la Aurea Foundation.

 

Con sus debates anuales en la Munk School of Global Affairs, la Aurea Foundation constituye otro ejemplo de maquinación de los límites del discurso aceptable en los grandes medios de comunicación y en la academia. Este discurso valoriza por sobretodo la desregulación de los negocios y la máxima libertad para las políticas expansionistas israelíes, ambas prioridades políticas para las nuevas barracudas de Barrick, John Baird y Newt Gingrich.

 

¿Una alternativa académica a la Munk School of Global Affairs?

 

Tras dos décadas de intensa interacción en las cortes de Chile y Canadá, con representantes del leviatán minero canadiense, la sobrevivencia de Jorge Lopehandia dice mucho. No solo ha retenido su fundamento jurídico, sino que está ganando territorio estratégico. A partir de su experiencia adversa, Lopehandia ha desarrollado su propia perspectiva personal de lo que ve como la forma despiadada y anti-ética de Barrick Gold de hacer negocios.

 

Lopehandia es especialmente crítico de los efectos de las maquinaciones de contabilidad de Barrick en el decreciente valor de los numerosos fondos de pensiones que apostaron fuertemente por lo que alguna vez era visto como una compañía de primera fila. La revuelta de los jubilados se siente nuevamente en 2015, con varios administradores de fondos de pensiones repitiendo los principales temas de sus protestas de 2013.

 

 

Un hilo común de reclamos en sus votos de no-confianza es la alta tasa de compensación a los ejecutivos de Barrick. Esta tendencia de asignar suculentas pagas a los altos mandos recuerda a los días en que George H.W. Bush era generosamente recompensado por tramar las transacciones que catapultaron a Barrick Gold desde la oscuridad hacia el comerciante número uno de oro y sus derivados en el mundo.

 

Según Lopehandia, las grandes recompensas a los ejecutivos y a sus consejeros políticos reflejan la realidad de que el bien más importante para Barrick es el acceso a las ciudadelas internas de la influencia política, judicial y mediática. Un patrón común que circula a lo largo de este proceso de infiltración involucra la corrupción del estado para así sacar partido de su fuerza coercitiva para desplazar a pueblos nativos de valiosos recursos naturales.

 

La regularidad de este patrón expansionario en el crecimiento de la Barrick Gold Corporation fluye naturalmente de su historia de millonarios intercambios en las acciones mineras de la Bolsa de Valores de Toronto. El alza hacia la prominencia de Toronto se ha fundado en la desposesión y el desplazamiento de pueblos originarios en busca del desarrollo de una frontera minera tras otras en el norte de Ontario.

 

Esta misma trayectoria general de expansión a través de la desposesión indígena continúa a través de espacios como Barrick Gold hacia un ámbito internacional más amplio. Es un proceso que está convirtiendo a Canadá en sinónimo de las más sucias y explotadoras redes de la industria extractiva.

 

Lopenhandia, padre de hijos universitarios, habla elocuentemente sobre la trágica subordinación de una de las universidad más antiguas y prestigiosas de Canadá a las órdenes de la subversión corporativa. Pregunta retóricamente, «¿Para qué rendir honores a quienes más se han beneficiado de la clase de incursiones escandalosas que le dan mala fama a la industria minera canadiense entre mucha gente decente de América Latina y África? ¿Qué mensaje le dejamos a los jóvenes tratando a personajes como Peter Munk, Brian Mulroney, John Baird y Newt Gingrich como modelos para los futuros líderes del país?»

 

Según Lopehandia, parte de los fondos recibidos por la Munk School of Global Affairs son, de hecho, robados de él y de gente como él en la fiebre global de Barrick Gold por despojos. Habla sobre el tipo de alternativa a la Munk School a la que le gustaría donar en el caso de resultar victorioso en su cruzada por crear un modelo más justo para explotar las riquezas de los vastos depósitos de metales preciosos de Pascua Lama de forma sustentable.

 

Lopehandia recalca que una alternativa a la Munk School en la cual le gustaría involucrarse sería en la promoción, en vez de la limitación, de la libertad académica. El tipo de instituto que Lopehandia tiene en mente sería una tribuna de meritocracia académica que proporcionen el respeto, el reconocimiento y la seguridad a esas voces de disenso emanando desde fuera del círculo interno de privilegio y poder.

 

Tal centro de excelencia renunciaría, en vez de cultivar, a las condiciones de exclusión como las que llevaron a los grupos comunitarios iraní-canadienses en 2013 a acusar a la Munk School de organizar un evento a puertos cerradas para promover las políticas agresivas del oficialismo. En vez de responder adecuadamente a las válidas críticas, la asociación anti-iraní de la Universidad de Toronto y el gobierno de Harper fue solidificada en 2015 con el anuncio de John Baird y la Profesora Stein de una sustantiva largueza federal para la Munk School.

 

Una Escuela Para Estudios de la Globalización de Lopehandia adheriría, en vez de desdeñar, a los académicos abiertos a declarar la verdad a los círculos de poder, aún cuando ese poder tome la forma de un leviatán corporativo como Barrick Gold con su historia escondida de tratos con la más ambigua variedad de ex funcionarios públicos.

 

FUENTE

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬