Caso Penta

Hugo Bravo: “Délano y Lavín me pidieron que no fuera a declarar porque tenían una movida con el Ministerio del Interior”

Hugo Bravo, ex gerente de Penta, se lució con sus declaraciones a lo largo de esta jornada en el marco de la demanda laboral que mantiene en contra de los controladores del grupo empresarial, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.

Por Ángela Barraza

13/01/2015

Publicado en

Chile / Política / Portada

0 0


Hugo Bravo

El ex gerente del Grupo Penta, quien había sido el nexo entre los políticos y el cuestionado Holding, acusó que fue despedido injustificadamente y exige una indemnización por la modesta suma de $2.300 millones. Carlos Lavín y Carlos Délano lamentablemente no concurrieron al tribunal.

En el lugar, fue abordado por la prensa y se tomó su tiempo para decir varias cosas, cada una de ellas más interesante que la otra.

Partió diciendo que se sentía traicionado por Lavín y Délano, luego de 40 años de amistad y de haber trabajado juntos. Además indicó que a Lavín lo conocía desde hace muchísimo tiempo, pues habían sido compañeros de la universidad.

Ante la pregunta sobre la desconocida que le estaban haciendo algunos políticos, se limitó a reír y a decir que eso «era para la risa».

En tanto, sobre las declaraciones ante el fiscal Carlos Gajardo, en las que se involucra a políticos, Bravo dijo que «se supo la verdad no más, yo no he mentido nunca».

Además, afirmó durante la instancia que percibía mensualmente 36 millones de pesos, lo que “no se reflejaba en mi declaración”.

Pero lo más impresionante de todo fue que aseveró que “Délano y Lavín me pidieron que no fuera a declarar porque tenían una movida con el Ministerio del Interior”.  Y esto si que es realmente preocupante. ¿Qué significa?

Entre otras afirmaciones, según Biobio, Bravo dijo lo siguiente: “Nunca hice algo que no me dijera Carlos Eugenio Lavín.”

Una vez terminada la jornada, el abogado de Hugo Bravo, Anderson Weldt, abogado de Hugo Bravo, indicó que su representado “sólo seguía órdenes. Él es el chivo expiatorio de Délano y Lavín”.

La figura de Bravo en todo este caso es muy controvertida. por una parte, participó de toda esta mugre y ante un sueldo de 36 millones de pesos y ante la excusa de ser nada más que un mandado de Lavín, qué se le puede reprochar, considerando que gracias a él nos estamos dando el balde de agua fría respecto del accionar de ciertos políticos, los que dan para un culebrón venezolano a estas alturas. Por una parte es un villano más de la historia, pero por otra, creo que varios ya le estamos tomando afecto a este tipo. De no ser por él, todos los periodistas estarían haciendo notas sobre lo lindo que es el verano y haciéndole propaganda barata a los restaurantes de la costa y de Pucón o Villarrica. Sin embargo, ahora están todos de cabeza, poniendo el accionar de los personeros de la política en el cadalzo y de verdad que hacía mucha falta.

Quizás todo no resulte como esperamos. Estos tipos tienen el dinero para pagar por sus privilegios e históricamente se han sentado sobre los tres poderes  del Estado. Sin embargo, se están dando discusiones importantes y san google no es de memoria frágil.

Es de esperar que el Fiscal Carlos Gajardo, al contrario del discursito de los nada de respetables políticos involucrados de: «dejemos que la investigación avance sin presiones», haga eco de lo que espera la ciudadanía de nuestro poder judicial y que sepa que la gente tiene puestos los ojos y las esperanzas en él.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬