¿Lagos o Guillier?: La definición del Partido Socialista que tiene en ascuas a la Nueva Mayoría


En un escenario de descrédito de la política, los propios partidos apuestan a las actuales elecciones presidenciales como una oportunidad de replantear su agenda y, con audacia, reposicionarse en la cumbre de la pirámide de la popularidad.

Para la heredera de la autoproclamada “coalición más exitosa de la historia”, la Nueva Mayoría, todavía no están todas las cartas echadas. Y es que si bien los candidatos posibles están desplegados, la conclusión del proceso puede darse en diversos sentidos. Demócratacristianos, Pepedés, Radicales y Comunistas miran hoy, con total atención, lo que vaya a suceder en el primer pleno del flamante Comité Central del Partido Socialista. Una resolución en favor de Lagos o Guillier puede desencadenar más de una historia.

Los caminos llevan al PS

Sin candidato proclamado y habiéndose refichado en regla, el histórico partido de izquierda resolverá en su primer Comité Central encabezado por el ex ministro Álvaro Elizalde, el panorama presidencial. Podrían cerrar la discusión entre Lagos y Guillier en el evento de este domingo 9 de abril, o podría postergarse la decisión para el próximo 22.

Toda clase de presiones se han desplegado para incidir en el curso de tales eventos.

Máximo Pacheco

El jefe de campaña del ex presidente Lagos, Máximo Pacheco Matte, se reunió con los parlamentarios socialistas dispuestos a apoyar a su candidato. La instancia concluyó en un encuentro con el nuevo guaripola socialista, ocasión que Pacheco aprovechó para enviar un mensaje a las y los comisionados: “en esta elección se juega el apoyo del PS en favor de uno de los suyos y también el apoyo a un proyecto político que consiste en mantener la unidad de la coalición. Sería incomprensible que no hubiese respaldo. Lo contrario sería un serio revés para la coalición y el proyecto que representamos”.

Por su parte, el senador Carlos Montes añadió que un escenario en el que el PS no apoye a Lagos sería “una situación que obliga a reevaluarlo todo”, en específico, la viabilidad de la candidatura. En tal sentido defiende que “es indispensable que esta decisión sea abierta, no secreta, que todo el mundo tiene que conocer quién vota por quién y con sus argumentos”.

La alusión a la Nueva Mayoría no es casual. La amenaza del fin de la coalición no es una iniciativa que venga del PS. En todos los partidos, menos la DC, el diagnóstico que se impone como consenso es que si la Nueva Mayoría elude la realización de primarias y se enfrenta en una primera vuelta presidencial, sería el fin de la coalición.

La presidenta socialista saliente, Isabel Allende, coincide en que “la primera vuelta pone en jaque a la Nueva Mayoría”. Y explicita una curiosa idea, acaso dilatando una posible definición: “no creo que se trate de que un Tribunal de Disciplina haga acatar lo que resuelva para que todos se vayan a trabajar por uno de los candidatos. Me pregunto en voz alta por qué el PS no declara que tiene dos candidatos, Lagos y Guillier”.

Mientras, la senadora, presidenta de la DC y precandidata presidencial, Carolina Goic, afirmó que “nosotros no vamos a influir ni vamos a someter a presiones” la definición socialista. Sin embargo, añadió que en relación a la determinación de su partido para participar de una primaria o directamente de una primera vuelta, “vamos a esperar la definición del PS y después haremos la discusión interna”.

El diputado Matías Walker, parte de una significativa dinastía DC, complementó la afirmación de Goic al señalar que “estaremos muy atentos a lo que ocurra en el Comité Central del PS. Para nosotros no es aceptable una primaria de todos contra Carolina Goic, todos contra la DC. Queremos ir a una primaria competitiva. Veo muy difícil que la Junta Nacional del partido (28 de abril) acepte una primaria de toda la izquierda contra Goic. Además, ha crecido mucho el entusiasmo por esta candidatura que ha logrado unir al partido”, concluye.

Por su parte, el presidente del PPD, Gonzalo Navarrete, y el mismo Lagos desmintieron la posibilidad de una bajada del candidato. Sin embargo, el ex Presidente invitó a las y los socialistas a tomar una decisión en el Comité Central considerando “los intereses del país, el futuro de la coalición y la necesidad de llegar a una primaria”.

El Partido Radical -aún lejos de la meta para reinscribirse como partido político nacional y, por tanto, poder inscribir candidato propio- acusó recibo de lo que leyó como presiones hacia el Partido Socialista. Su presidente, Ernesto Velasco, expresó que el PS “es un partido histórico y relevante dentro de la centro izquierda chilena y por lo tanto para nosotros es absolutamente necesario que ellos tomen sus decisiones con absoluta prescindencia de presiones, con autonomía, libertad, y no nos cabe la menor duda que tomarán la mejor decisión”.

Por su parte, el Partido Comunista expresó esta semana que alcanzó la meta de las firmas del refichaje. Su presidente, Guillermo Teillier, señaló victorioso que ahora sí estarían en condiciones de tener candidatura propia. «Estamos muy contentos”, dijo al respecto, y adelantó que ahora podrían tener una discusión “política” sobre la “conveniencia” de un candidato propio, sin limitaciones técnicas. El 21 de abril es la fecha de la definición PC.

En tanto, Ernesto Velasco, presidente del Partido Radical, concluyó: “nosotros vamos a llevar a Alejandro Guillier a la primaria y es ese el espacio común que tenemos para fortalecer un liderazgo único en la centro izquierda, pero también para el gran debate de ideas”.

Algunas claves del debate en París

De este modo, el debate interno del PS se ha hecho público y de interés. Un punto de vista que asoma desde una diputada PPD que no votará por Lagos -quizás tampoco por el candidato periodista-, Cristina Girardi, alerta: “al PS le puede pasar lo mismo que al PPD, que es la idea de que tenemos que llevar candidato propio. No porque sepamos que va a ganar o tiene una posibilidad, sino de no omitirse. Para los partidos es muy importante tener candidato, porque es como decir existo”, dice en conversación con El Ciudadano.

Y el PS debiera llegar a ese punto el presente domingo 9. Así lo afirma Andrés Santander, secretario general electo de la colectividad. En tanto, la analista política de Chile 21 y electa comisionada del Comité Central, Javiera Arce, lo corrobora y adelanta: “debería ordenarse un desenlace a favor de Guillier”.

Santander se vacuna de tomar posición y explicita que “no voy a tomar postura en el debate. Aspiro a representar al Comité Central y, como aspiro a jugar ese rol, tendré que ser el primero en estar detrás de cualquiera de las opciones que resulte ganadora ese día y, para poder hacerlo, mi posición personal no es relevante y voy a trabajar con el mismo entusiasmo por quien resulte ganador”.

Sin perjuicio de lo anterior, Santander, en su rol de secretario general, expone las definiciones del Partido Socialista: “tenemos una política muy clara. Los tres ejes de nuestra política para el período refrendado unánimemente por el Comité Central son: plataforma programática común, candidato común que emerja de primaria de 2 de julio y lista parlamentaria única para enfrentar a la derecha”.

Javiera Arce

Por su parte, Arce adelanta los criterios que debieran primar a la hora de resolver al candidato: “en primer lugar, el tiempo, no se puede esperar más. Además, a Guillier hay que darle contenido político y el PS está ofreciendo eso. Hay sectores PS que están sosteniendo políticamente esta candidatura, el colectivo Identidad Socialista y un sector fuerte de Grandes Alamedas”.

No obstante, Cristina Girardi, por su parte, considera un escenario posible que Lagos sea proclamado. De todas formas, señala que si así fuera, “no será por él ni por el laguismo. No será por la presión de la DC. Son otros los factores que priman. Se trata más del sentido de pertenencia y de no quedar como traicionero”.

Arce, en cambio, subraya que “la candidatura de Lagos no tiene futuro”, pues “dentro del partido, Lagos genera mucha animadversión”. Y especifica que “si se hace una radiografía del Comité Central, da cuenta de que las bases decidieron votar a las y los comisionados que son cercanos a la candidatura de Guillier y no de Lagos». «La elección estuvo totalmente cruzada por esta definción”, asegura.

Coincide Girardi en aquello y opina que, en términos generales “hay un juicio negativo en la ciudadanía de los ciclos privatizadores que inició la dictadura y que siguieron Frei y Lagos, que es muy importante». Dicho eso, remata: «No creo que esa candidatura remonte”.

Ganar el gobierno: factor de unidad

Foto: Roberto Sáenz, Agencia Uno

“Más allá de las declaraciones” -apuesta por aclarar Santander- “estamos esperando la definición institucional de la DC”. Pero tal definición es posterior a la del PS. En ese sentido, Javiera Arce valora de forma distinta las declaraciones de Goic: “Sí. Es una presión. Están presionando al partido socialista para que apueste por la candidatura de Lagos”.

Junto con ello, plantea que “la DC ha sido bastante inteligente, porque se han diferenciado dentro de la coalición. Los sistemas políticos que tienden a la coalición tienen efectos centrípetos y tienden hacia el centro, por lo que cuesta muchísimo que los partidos se vayan definiendo». Para Arce, «en la medida en que han sido subsumidos por la centro izquierda, optan por la diferenciación”. A ello se refiere con “la aventura de Carolina Goic, a pesar de que saben que no tiene oportunidad”, apunta. En cambio, el valor de la apuesta sería, según ella, “una oportunidad de organización interna detrás de ella”.

La diputada Girardi coincide con esta valoración. Agrega que si cada partido tiene opción de candidatura propia, “me parece poco ético que la DC diga ‘con este no compito’, eso no es parte de la política. Ello les hace correr el riesgo de no competir en listas junto a la Nueva Mayoría”. Por lo que está de acuerdo en que no es una apuesta que pretende llegar al final de la carrera: “no lo veo muy viable”, concluye.

El «peligro» de las reformas

Arce agrega un factor que podría estar contemplado en el cálculo de la apuesta DC. Se trata de que verían “peligro” en que “en este escenario se radicalice el sentido de las reformas”. Y apunta que esa será una discusión gravitante para el debate público político.

Aclara que las reformas realizadas en el actual mandato que considera más significativas “son las que plantean la distribución del poder dentro del sistema político y corresponden a la reforma electoral y reforma a la ley de partidos”. En cambio, las reformas tributaria y educacional, dice, “como la propia Constitución, impone cerrojos tan duros que resulta mucho más difícil transformar a través de ellas el sentido del Estado”.

Y, dando pistas de su preferencia, señala: “veo más probable que esto suceda con

Guillier que con cualquier otro candidato. Creo que la presión de la DC es un canto de sirena, no llegarán a primera vuelta. Es para presionar la coyuntura. Al final igual a la DC le gusta estar en el Gobierno, igual que a los comunistas”. En ese sentido, la diputada Girardi agrega que “he escuchado a varias personas del PC, que tienen como idea apoyar a Guillier”.

Javier Paredes Godoy

El Ciudadano

4,205,762FansMe gusta
129,486SeguidoresSeguir
289,442SeguidoresSeguir
16,412SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano