¿De qué habló con Sebastián Piñera?

Mike Pompeo en Chile: Éstas son las instrucciones de Estados Unidos para Piñera y Latinoamérica

El Secretario de Estado de norteamericano, Mike Pompeo, visitó este viernes  Santiago como parte de su gira por latinoamérica. Que haya comenzado por Chile no es casualidad y puede leerse como un gesto de doble rendimiento: reafirmar el liderazgo regional que pretende instalar Sebastián Piñera al alero de EEUU y, a la vez, imponer restricciones a la agenda de comercio internacional que comienza a desplegar el gobierno chileno. 

El secretario de Estado de Estados Unidos (EE.UU.), Mike Pompeo, comenzó este viernes en Chile, una gira por cuatro países de América del Sur.  

De acuerdo con un comunicado difundido por el Departamento de Estado, se prevé que hasta el 15 de abril, Pompeo también visite, Paraguay, Perú y Colombia, con el propósito de “ahondar las Asociaciones de Estados Unidos en el Hemisferio Occidental”, “fortalecer los compromisos compartidos con la democracia y los derechos humanos “sus relaciones con Suramérica y «reunir apoyo para la democracia en Venezuela «.

Declaraciones oficiales a parte, el objetivo de fondo que se lee en el viaje del Secretario de Estado norteamericano es el de imponer las reglas de base y los lineamientos estratégicos para los miembros del Grupo de Lima, que se reunirán el lunes 15 en Santiago, para abordar varios temas clave para la consolidación del Prosur: posicionamientos político-comerciales en la tensión con China y Rusia, tratados de libre comercio, planes de privatización e inversión internacional y, claro, la situación política venezolana.

Prohibido hablar con China 

Una de las declaraciones más relevantes de Pompeo la hizo en Casa Piedra, un tradicional centro de convenciones de negocios de la derecha criolla, donde estableció que EEUU considera un error por parte del gobierno chileno el acercamiento comercial hacia China. Lo anterior, gatillado por el anuncio de la visita que próximamente realizará Sebastián Piñera al gigante asiático en busca de consolidar nuevas inversiones chinas en Chile.

Queda entonces por conocer cuáles serán las condiciones ofrecidas por los norteamericanos para satisfacer las expectativas de los empresarios locales, que ven en China un socio comercial relevante para los próximos años. Y es que EEUU está rayando la cancha a sus aliados (más débiles políticamente), teniendo en cuenta la escalada de las tensiones con el país asiático, el socio más robusto de Rusia, principal escollo para el éxito de la agenda matonesca de Donald Trump.

Al respecto, y a modo de justificación, Pompeo dijo que «China tiene actividades comerciales que están conectadas con un objetivo de robar propiedad intelectual, desarrollos tecnológicos y nosotros hablamos de cómo compartir información para ver cómo nosotros podemos proteger a nuestros ciudadanos y también evitar cuando China está trabajando en forma malévola«. De aquello podemos extraer que EEUU estaría trabajando de forma benévola. Ustedes juzguen.

De ahí que las miradas queden puestas en el presidente Piñera y cómo gestionará su gira asiática para no decepcionar el Secretario de Estado.

Primera parada en Chile 

Pompeo llegó la madrugada de este viernes la capital chilena y a las 11 de la mañana (hora local) acudió al palacio de La Moneda para reunirse con el presidente chileno, Sebastián  Piñera y posteriormente con el canciller, Roberto Ampuero.

Durante el encuentro  con Piñera que se extendió por una hora, se informó que ambos evaluaron la situación de Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Según declaró la Presidencia, el mandatario le transmitió que Chile no es partidario de que se produzca una intervención de tipo militar en Venezuela. El Canciller chileno, por su parte, afirmó que «EE.UU, ha sido un actor importante para reforzar la presión diplomática en Venezuela», y aseguró que Chile seguirá trabajando en conjunto con el gobierno estadounidense y los demás gobiernos amigos de América y de Europa para promover el derrocamiento del presidente legítimo de ese país, Nicolás Maduro.

Por su parte, Pompeo agradeció al gobierno de Piñera por  «liderazgo» que ha tenido frente a la crisis en Venezuela y por «aislar» a Maduro.

Instalación del Prosur

El secretario de Estado norteamericano valoró el papel de Chile en la creación de del  Foro para el Progreso de América del Sur, conocido como Prosur, que fue lanzado en marzo pasado en Santiago, en una cumbre en la que asistieron los integrantes del club de presidentes afines al neoliberalismo: Mauricio Macri de Argentina, Jair Bolsonaro de Brasil, Iván Duque de Colombia, Mario Abdó de Paraguay, Lenín Moreno de Ecuador y el anfitrión Sebastián Piñera, quien sostendrá la presidencia pro tempore del grupo durante los próximos 12 meses.

Esta instancia, que pretende reemplazar a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), responde a un nuevo plan para articular las políticas liberales-conservadoras en la región y alinearse a los intereses de Washington.

Los fundadores del recién nacido foro provienen del denominado Grupo de Lima y tienen como objetivo institucionalizar a través de esta instancia la línea intervencionista establecida por  el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump y que ha sido desarrollada en los últimos meses por los gobiernos de la derecha regional.

Resultado de imagen para chile comercio estados unidos

Relación bilateral

El alineamiento de Piñera a los dictámenes de Trump, cobran sus frutos. En su visita a Santiago, Pompeo resaltó la profunda relación comercial entre Chile y Estados Unidos, que incluye un intercambio de 27 mil millones de dólares en 15 años.

Anunció que trabajará para fortalecer las relaciones entre ambos países.

“Estamos aquí para ayudarles en lo que ustedes necesiten”, aseguró.

El canciller Ampuero, destacó que Estados Unidos es un socio clave para Chile en diversas materias.

“Es de nuestro interés promover y profundizar la cooperación en temas emergentes que dicen relación con ámbitos de la ciberseguridad, el cambio climático, el empoderamiento económico de la mujer, la revolución digital, la cooperación científico-tecnológica, la innovación y el emprendimiento » dijo.

Mientras que el presidente Piñera  planteó el interés de Chile por sumarse a iniciativas como Belt and Road Initiative (BRI) y  la Indo Pacific Initiative (IPI), dos rutas comerciales que están impulsando China, por una parte, y Japón, Australia e India por la otra.

Asimismo, reiteró la invitación formal para que Donald Trump asista a la próxima cumbre de líderes del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC), que tendrá lugar en Santiago en noviembre.

Gira de adoctrinamiento

Esta es la segunda gira que realiza Pompeo en lo que va del año por países suramericanos, en enero pasado se reunió con los principales aliados de Trump en la región, los  presidentes de Colombia, Iván Duque, y de Brasil, Jair Bolsonaro, con quienes abordó acciones contra Venezuela.

Luego de culminar su visita a Santiago, el  funcionario estadounidense llegará el sábado a la ciudad de Asunción, donde se entrevistará con el canciller Luis Castiglioni y con el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, con quienes revisará la lucha contra “la delincuencia y la corrupción transnacionales”, y para “debatir asuntos” relacionados con Venezuela.

Al respecto, para el mandatario paraguayo la visita de Pompeo representa un “voto de confianza” de Washington, y es un signo de que la nación suramericana “recuperó la confianza y vuelve a estar en el radar de las potencias del mundo”.

El mismo sábado, el diplomático estadounidense se trasladará a Lima, para analizar el tema de Venezuela, con el mandatario peruano Martín Vizcarra y con el canciller Néstor Popolizio.

En esta cita se abordará el apoyo del Perú a los migrantes venezolanos, donde constantemente son sometidos a agresiones xenófobas, y el rol del liderazgo del país en el Grupo de Lima.

El domingo 14, Pompeo estará en Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, donde evaluará “los desafíos en la frontera”, señaló el comunicado oficial.

Resultado de imagen para grupo de lima pence

Grupo de Lima a las órdenes de EE.UU.

Ante la prensa, Mike Pompeo se refirió este viernes al importante rol que juega autodenominado Grupo de Lima para ejercer presión contra el gobierno venezolano.

«Chile pertenece al Grupo de Lima, trabaja desde su interior y para lograr una solución a la crisis de Venezuela», subrayó.

Este grupo fue creado el 8 de agosto de 2017, como una instancia política regional para instaurar el orden conservador en la región  y adherirse a los designios de Estados Unidos y Europa.

Frente a una agonizante Organización de Estados Americanos (OEA) que  viene deslegitimándose desde hace años y que no cuenta con los votos suficientes para obtener ningún resultado efectivo contra el gobierno legítimo de Nicolás Maduro, Washington necesitaba un nuevo espacio geopolítico para desestabilizar a la nación caribeña.

De este modo, los miembros del grupo, salvo México, respaldan la presión, agresiones, bloqueos y sanciones económicas aplicadas por la Casa Blanca contra Venezuela, y reconocen al autoproclamado “presidente interino” Juan Guaidó, con la única intención de alterar el orden político por la vía no democrática, no electoral.

Nuevas instrucciones

En sus reuniones con los presidentes derechistas, Pompeo dictará nuevas instrucciones para seguir ejerciendo presión contra el gobierno de Maduro desde el Grupo de Lima, tal y como es la costumbre de Washington.

El pasado 25 de febrero, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, intervino en la XI reunión del grupo que tuvo lugar en Bogotá, Colombia, para anunciar nuevas sanciones y “pasos concretos” por parte del gobierno estadounidense para asfixiar a la nación caribeña y tratar de debilitar a Nicolás Maduro.

En un estilo militar, y con su habitual tono amenazante, giró el lineamiento a los países que integran esta instancia y llamó a congelar los activos de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa)  en sus territorios y “transferir la propiedad de sus activos en sus respectivos países” a la Asamblea Nacional de Venezuela , al mando del “presidente interino”, Juan Guaidó.

“Instamos a transferir los activos de los secuaces de Maduro al gobierno legítimo de Juan Guaidó y hacerlo de inmediato (…) Ha llegado el momento de que hagamos más. Hoy, los Estados Unidos insta a todas las naciones a intensificar los esfuerzos para denegar acceso a las finanzas del régimen de Maduro y seguir aislando aún más a la dictadura”, señaló en esa oportunidad.

En esta ocasión, la gira de Pompeo será propicia para dictarle a Sebastián Piñera, Mario Abdo Benítez, Martín Vizcarra e Iván Duque  la respuesta que dará el Grupo de Lima a  la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de autorizar al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para que “continuara el enjuiciamiento” de Juan Guaidó.

De este modo, la ANC  también autorizó el allanamiento de la inmunidad parlamentaria del autoproclamado“presidente encargado”.

Resultado de imagen para trump presión contra venezuela

Presión, sí, más presión

Ante el fracaso de los planes golpistas y desestabilizadores y frente al debilitamiento de la figura de Guaidó tanto dentro como fuera de Venezuela, a la administración de Donald Trump le urge aplicar nuevas medidas de presión para aislar y acorralar a Maduro.

La gira de Pompeo se produce casi a la par de  la visita que el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, realizó por  Portugal y España para tratar de sumar apoyos a las acciones injerencistas de Washington contra Venezuela y al cada vez más debilitado Juan Guaidó.

Aunque el presidente norteamericano, Donald Trump, ha reiterado hasta el cansancio que todas las opciones están sobre la mesa, incluida una intervención militar, que España rechaza.  Abrams planteó que ahora están centrados en buscar una solución pacífica “utilizando presión económica y financiera”, tal y como han hecho con las sanciones unilaterales impuestas contra la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Sin embargo, dejó claro que «la única negociación» que la Casa Blanca podría tener con Maduro es concretar «su salida».

“Lo dice el presidente Trump y lo dice porque es cierto, pero el patrón que estamos siguiendo hoy es pacífico, seguimos presionando al régimen política y diplomáticamente y apoyamos a Juan Guaidó y la Asamblea Nacional, pero la opción militar existe”.

Resultado de imagen para repsol pdvsa

A cambio del apoyo político de Madrid, Washington parece haber ofrecido resguardar las inversiones de empresas españolas, sobre todo las de la petrolera Repsol en suelo venezolano, que evalúa un riesgo de 1.200 millones de dólares ante posibles riesgos en la nación caribeña.

«Habrá decisiones desde Washington (sobre Repsol) en los próximos días» afirmó.

Te interesa leer:

Las drogas generan un segundo enfrentamiento entre Trump y Duque

¿Por qué era tan “incómodo” para Lenin Moreno albergar a Julian Assange?

4,205,942FansMe gusta
129,558SeguidoresSeguir
289,437SeguidoresSeguir
16,413SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano