es Spanish

Obama envía 30.000 tropas más a Afganistán

Pese a que en su campaña electoral propuso reducir el contingente militar fuera de sus fronteras, el presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció el envío de 30.000 soldados adicionales a Afganistán en absoluta contradicción a las promesas realizadas en período de campaña presidencial. Ya van 924 soldados norteamericanos muertos en el país asiático.

El anuncio fue hecho en un discurso pronunciado por el mandatario en la academia militar de West Point, donde su predecesor, George W. Bush, defendiera en 2002 su doctrina en favor de los ataques preventivos.

Obama argumentó su decisión diciendo que el movimiento talibán ha cobrado impulso y la red terrorista Al Qaeda mantiene sus refugios a lo largo de la frontera con Pakistán. “El peligro no hará más que crecer si la región retrocede y Al Qaeda puede operar con impunidad”- sostuvo.

Hoy en Afganistán, EEUU mantiene a 68.000 soldados, los que integran una fuerza internacional de cerca de 100.000 hombres. Además, el mandatario norteamericano dijo que solicitará a sus aliados de la OTAN el envío de más tropas, cifra que se calcula entre 5 a 10 mil tropas más.

Dicha cifra concuerda con el número solicitado hace algunos meses por el general Stanley McChrystal, comandante de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán, quien dijo que no podía controlar la situación afgana si no le entregaban 40 mil soldados más.

MÁS MUERTES QUE NUNCA

El anuncio de Obama es en el año en que los estadounidenses han tenido más bajas  desde que las primeras tropas invadieron el país, poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, pretexto usado por G. W. Bush para iniciar la ‘guerra contra el terrorismo’, la que le dio el apoyo interno para iniciar la invasión de Afganistán e Irak.

Las cifras oficiales dicen que 924 militares estadounidenses han muerto en Afganistán desde 2001, de ellos, 299 este año, lo que lo convierte en el periodo con más bajas desde el inicio de la invasión.

Obama adelantó que la nueva remesa de soldados corresponde a la estrategia de salida de la nación asiática, programada para mediados del 2011.

El presidente reconoció que la situación en Afganistán se ha deteriorado, por lo que a su juicio se requiere mayor presencia militar, ya que “el estatus quo es insostenible”. Detalló tres aspectos de la estrategia: la militar dedicada a una misión contrainsurgente contra los talibanes y Al Qaeda, identificando el extremismo violento como el principal enemigo en el mundo hoy; una civil para apoyar el desarrollo local y regional en la zona y para trasladar cada vez mayor responsabilidad a los afganos, declarando en un mensaje dirigido hacia ellos que no estamos interesados en ocupar su país; y la tercera que es el trabajo cooperativo con Pakistán para contrarrestar el cáncer del extremismo violento en la frontera entre ese país y Afganistán.

REGALO DE NAVIDAD Y EL ETERNO ALIADO

El nuevo contingente de tropas será enviado en los próximos seis meses, aunque ya se anunció que los primeros Marines del contingente norteamericano estarán en Afganistán para Navidad.

En tanto, el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, dijo que las tropas del Reino Unido podrían seguir en Afganistán otros cinco años más, en una comparecencia ante la Cámara de los Comunes.

El jefe de la diplomacia británica puntualizó que luego de esa fecha continuará tanto “el apoyo internacional a las fuerzas afganas” como un papel de supervisión “como el desarrollado para las circunstancias de Irak”.

Días antes el primer ministro británico, Gordon Brown, confirmó que su país desplegará en diciembre 500 soldados más en Afganistán, lo que elevará las fuerzas del Reino Unido a un total de más de 10.000 uniformados.

CORRUPCIÓN DE GOBIERNO DE KARZAI

Los anuncios son hechos luego de que las Naciones Unidas exigieran menor corrupción al presidente afgano, Hamid Karzai, quien resultara electo en las elecciones celebradas este año.

Obama lanzó además una dura advertencia a los dirigentes afganos y al Gobierno del presidente Hamid Karzai, a los que indicó que “se han acabado los días en los que recibían un cheque en blanco”.

El mandatario afirmó que apoyará a los líderes “que combatan la corrupción y defiendan a la gente”, pero al mismo tiempo espera “que los que no sean eficientes o sean corruptos tengan que rendir cuentas”.

Con respecto a Pakistán, aseguró que el éxito en Afganistán está “inextricablemente ligado” a ese país y Washington reforzará su alianza con Islamabad sobre “unos cimientos de intereses mutuos, respeto mutuo y confianza mutua”.

A finales de esta semana comienza una reunión ministerial de la OTAN en Bruselas, a la que tiene previsto asistir la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y los aliados abordarán la nueva estrategia estadounidense.

El refuerzo, admitió Obama, no será barato. Lo cifró en cerca de 30.000 millones de dólares en un año, un millón de dólares por hombre.

“Colaboraré estrechamente con el Congreso para hacer frente a estos costes, al tiempo que trabajamos para reducir el déficit”, dijo el mandatario, que recordó que cuando asumió la presidencia en enero el costo de las guerras en Irak y Afganistán se acercaba a un billón de dólares.

El Ciudadano

Facebook Comments

4,250,187FansMe gusta
172,228SeguidoresSeguir
291,906SeguidoresSeguir
16,515SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -