Congresistas incitan reforma en busca de representación indígena

Pueblos originarios al Congreso: Proyecto buscará asegurarles un cupo en ambas cámaras

Siguiendo el ejemplo de otros países, iniciativa legislativa presentada por un grupo transversal de parlamentarios intentará asegurar presencia de representantes originarios en Cámara de Diputados y Senado.
Publicado en

Chile / Política / Pueblos

0 0


pueblo originarios

La inclusión de nuestros pueblos originarios no sólo en la actividad pública y económica sino que también en la política es una de las soluciones que ha funcionado en otros países y planea incorporarse en Chile por iniciativa de los diputados Pepe Auth, Karla Rubilar, Pedro Browne, Joaquín Godoy, Leonardo Soto, Joaquín Tuma y Diego Paulsen.

“Estamos por generar un padrón electoral de pueblos originarios, complementario al padrón nacional, para que puedan elegir representantes en el Congreso”, señaló el diputado Browne, de Amplitud.

Durante el anuncio, el parlamentario de oposición explicó que “la intención es que el parlamento chileno sea mucho más representativo. Hay una serie de otros proyectos, presentados anteriormente, que se pueden complementar, para tener un congreso inclusivo que permita que nuestros pueblos originarios participen de manera real en las decisiones que se toman en nuestro país”.

Según el Censo de 2002 (el último no fue validado por nadie), los pueblos originarios conforman un cinco por ciento de la población en Chile. Dentro de sus estadísticas, afirman que se pueden aún encontrar hombres y mujeres pertenecientes a los pueblos mapuche, aymará, atacameño, quechua, rapa nui, colla, alacalufe y yámana.

Al padrón electoral de pueblos originarios, complementario al padrón nacional, se podrá ingresar de manera voluntaria. Luego, cualquier persona que desee modificar su inscripción, es decir, pasar del padrón territorial tradicional al indígena, o viceversa, podrá realizarlo pero sólo una vez en la vida. Luego, éste se actualizará con los datos aportados por el Censo Nacional que se realiza cada 10 años.

De seguro, el nuevo trato será recibido con reticencia si es que no es tomada en cuenta tanto la cosmovisión como las reivindicaciones históricas. Si bien esta propuesta apareció luego de las primeras conclusiones de las mesas de diálogo, éstas también fueron queja de representantes tradicionales debido a la poca representatividad originaria y la preponderancia de participantes defensores del papel del empresariado.

De concretarse la iniciativa, el sistema que asegure la participación de los pueblos originarios en las instancias de decisión será idéntico al mecanismo proporcional que debutará en las parlamentarias de noviembre. Calculadora en mano, de lograrse la incorporación de las 700 mil personas que adscriben a sus raíces precolombinas, los cupos serían cercanos a cuatro para la Cámara y uno para el Senado.

Compártelo

Comentarios