es Spanish

(Video) “Si quieren ayuda humanitaria deben darnos su petróleo”: Trump

Antes de ser presidente, Donald Trump ya soñaba con apoderarse de las riquezas de otros países. En un video que circuló este miércoles, el ahora mandatario estadounidense dejaba clara su posición sobre Libia – por allá en el año 2011- y confirmaba una de sus ambiciones: quería quedarse con el petróleo de esa nación.

En poco más de dos minutos, Trump revela que aquello que justifican como intervención humanitaria no es más que una máscara para ocultar las ansias de elevar, cueste las vidas que cueste, la riqueza y la hegemonía de su país.

Justo este mes, la administración estadounidense se aboca con todas sus fuerzas a ejecutar un plan para derrocar al Gobierno de Venezuela, liderado por el presidente Nicolás Maduro. ¿Lo curioso? Esa nación sudamericana tiene las mayores reservas petroleras del mundo y pasa también por una crisis económica que se agudizó gracias a sanciones de la Casa Blanca.

¿Qué dice Trump en el video?

Así, Trump confirma que a su imperio no le importa respaldar las acciones de grupos violentos, insurgentes o terroristas, si eso les garantiza la caída del Gobierno que no está en sintonía con sus intereses.

Luego narra cómo decidieron ingresar al país (en marzo de 2011) cuando el presidente Muamar el Gadafi se estaba recuperando y los terroristas iban perdiendo la guerra.

La posición supremacista que demuestra cada día con sus políticas también es evidente, pues Trump destaca que a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) la financia “mayoritariamente” Washington con sus hombres y armas. Por esta razón, considera que debe recibir un pago de los terroristas.

“Pudimos haber tenido todo lo que quisiéramos, el 50 % de esos pozos petroleros (…) Habríamos sido una nación rica de nuevo. En Libia tienen inmensas reservas petroleras (…) Debemos apoderanos del petróleo”, sos sus palabras.

¿Ahora van por Venezuela?

En 2018, Trump arreció la campaña contra Maduro e impuso sanciones económicas a funcionarios venezolanos y unas dirigidas a frenar la negociación de los bonos de la estatal Petróleos de Venezuela S. A. (PDVSA) y algunos papeles de deuda de la nación.

Desde otro flanco, aupó protestas violentas de grupos opositores que dejaron muertos, heridos y destrucción en las calles del país.

Maduro resultó reelecto en las elecciones del 20 de mayo de 2018, en las cuales la oposición llamó a no participar, y junto a algunos países aliados decidieron desconocer los resultados, incluso antes de que se llevara a cabo el proceso.

Este año, en enero, Washington presentó todas sus cartas: impulsó la autoproclamación del líder de la Asamblea Nacional (AN) en desacato, Juan Guaidó, como “presidente interino” y bloqueó los activos de PDVSA en el país, valorados en 7 mil millones de dólares.

El cerco lo aumentan cada día. No queda duda de que tras esta fachada de defensa de la “democracia y libertad”, están los mismos intereses que los guiaron para destruir Libia: las inmensas riquezas petroleras.

El mismo plan que en Libia: EE. UU. convoca sesión del Consejo de Seguridad sobre Venezuela

Sin despeinarse, Trump llama a librar una guerra en las calles para derrocar a Maduro

Facebook Comments

4,251,235FansMe gusta
174,718SeguidoresSeguir
292,344SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -