es Spanish

A 60 años del Nakba (catástrofe)

60 años atrás, un 15 de Mayo de 1948 a las cero horas un minuto, el movimiento sionista proclamaba la independencia de Israel en Palestina. Diez minutos después (6 horas 11 minutos de Washington), en EEUU, el presidente Truman reconocía a Israel. Paradójicamente, un 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptaba en París, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, una de las tantas emisiones de dicho organismo de la ONU que el estado de Israel viola de manera constante hasta el día de hoy.

Como es de suponer, los sionistas (quienes apoyan al estado actual de Israel) celebran por estos días la “independencia de Israel”, país creado artificialmente gracias a la ayuda inicial de Inglaterra y final de EEUU, con una población de inmigrantes europeos recién llegados, que nada tenían que ver con los habitantes originales de esa zona, con la expulsión de más de la mitad de la población autóctona y con la usurpación ilegal de territorios mediante la fuerza militar y la utilización del terrorismo. En 1914, la población de religión judía en Palestina no ascendía el 8%, la que poseía menos del 2% del territorio palestino. A medida que el proyecto sionista avanzaba, gracias a la asistencia británica, lograron aumentar la población por medio de la inmigración masiva a un 33% en 1947, y, aumentaron a un 7% la posesión de territorios. Posterior a Mayo de 1948, un 78% del territorio de Palestina formaba ahora parte del Estado de Israel (UNISPAL: http://domino.un.org/UNISPAL.NSF)…  92% del actual Israel, es territorio perteneciente legalmente a palestinos.

Los palestinos, habitantes milenarios de Tierra Santa, nombran este día como “Al Naqba”, que en árabe significa “La Catástrofe”; En 1948 las milicias sionistas, armadas y entrenadas por el ejército británico y apoyadas por EEUU, invadieron  Palestina y expulsaron por medio del terror a 805.057 palestinos de la tierra que habían habitado durante milenios y que les pertenecía legítimamente. Quinientos treinta y un (531) pueblos y aldeas palestinas fueron arrasadas y reemplazadas por colonias israelíes, a la vez que su población fue expulsada por el terror o asesinada. Tristemente conocidas son las horribles masacres en 33 localidades palestinas, la más conocida de ellas fue Deir Yassin, donde la población de la aldea palestina de ese nombre fue masacrada en su totalidad), siendo despojada de sus casas y tierras para convertirse en refugiados en los países árabes vecinos y en el mundo entero, incluido Chile. Los refugiados palestinos, según la UNRWA (http://www.un.org/unrwa/spanish/overview/p01.html), suman solo en Cisjordania, Gaza, Siria, Jordania y Líbano 4,3 millones, sumados a aquellos refugiados de otros países árabes y del resto el mundo el número asciende a 5.248.186 (en 1998), lo que significa más del 60% de todos los refugiados existentes en el mundo hoy en día (cerca de 9 millones de personas).

A 60 años de La Catástrofe, el escenario no es muy alentador. Hoy en día existen más de 8.400 secuestrados palestinos, 150 de ellos son mujeres y 306 de ellos son niños (B’Tselem, The Israeli Information Center for Human Rights in the Occupied Territories: http://www.btselem.org). Los prisioneros palestinos, fueron secuestrados ilegalmente por la policía israelí y el ejército ocupante israelí, sin derecho a un juicio justo, siendo sometidos en las cárceles de Israel a torturas similares a las ejercidas por los soldados ingleses y estadounidenses a ciudadanos árabes y afganos mantenidos en los centros de detención en Iraq, Afganistán o Guantánamo. Es impactante tener en cuenta, que en Israel la tortura es un medio legal de obtención de información.

Por otra parte la totalidad de los territorios palestinos de Cisjordania, que corresponden a menos de un 22% de la Palestina histórica, se encuentran actualmente ocupados por el ejército de Israel, contradiciendo las resoluciones 242 y 338 de Naciones Unidas que exigen el inmediato retiro del ejército sionista de todos los territorios ocupados después de la “guerra de los 6 días” en Junio de 1967, en la cual Israel se anexó ilegalmente Cisjordania y Gaza, completando el 100% de Palestina, más las Alturas del Golán sirias y la península del Sinaí egipcia. La península del Sinaí es el único territorio que Israel ha devuelto efectivamente; en cambio, en los demás territorios, no ha dado señales de querer cumplir la legalidad internacional y terminar con su ocupación, pues se encuentra construyendo ilegalmente en ellos un creciente número de asentamientos, verdaderas fortalezas en las cuales son mantenidos colonos israelíes armados.

Desde septiembre del 2000 hasta la marzo de este año, 5.061 civiles palestinos han sido asesinados por el terrorismo de estado que ejerce el Estado Israel (Middle East Policy Council: http://www.mepc.org). Además, Israel se encuentra en plena construcción de un muro de 8 metros de altura en territorios palestinos, con el fin de anexarse ilegalmente más territorio y de separar racialmente a la población árabe palestina de la israelí. El muro del “Apartheid” israelí fue catalogado como ilegal por la ONU y éste organismo ordenó el inmediato término de las obras y la destrucción de las secciones ya terminadas, además fue condenado reiteradamente por la comunidad internacional, pero Israel de manera prepotente, continúa a paso acelerado su construcción.

Por estos días, el sionismo internacional celebra con alegría la creación de Israel, pero para el pueblo palestino, esta fecha significa el comienzo de la diáspora palestina y el drama del pueblo palestino.

El 2008 debería ser el año en que se celebren los 60 años desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero lamentablemente es imposible obviar los 60 años de accionar del estado de Israel, que significan una herida abierta para toda la humanidad.

Carlos Krauss Abusleme

Facebook Comments

4,250,761FansMe gusta
173,641SeguidoresSeguir
292,103SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -