Afrodescendientes se suman a protesta indígena en Colombia

384

Las comunidades afrodescendientes del suroeste de Colombia anunciaron que se sumarán a la protesta de indígenas que se efectuan en el departamento del Cauca.

«Las comunidades del pueblo negro y afrodescendiente del norte del Cauca (suroeste) nos sumamos a la minga social por la defensa de la vida, el territorio, la democracia, la justicia y la paz«, indicaron en un comunicado la Asociación de Consejos Comunitarios del Norte del Cauca (ACONC), la Asociación de Consejos Comunitarios de Suárez y el Proceso Nacional de Comunidades Negras en Colombia (PCN).

En reseña del portal Sputnik, estas organizaciones señalaron que el apoyo a la protesta obedece al reclamo de los pueblos nativos al abandono histórico en el que se encuentran, así como al racismo del que son víctimas y al «incumplimiento del Estado colombiano a sus obligaciones y a los acuerdos surgidos de los distintos diálogos y movilizaciones».

Entre las exigencias que hacen estas comunidades se encuentran la implementación del acuerdo de paz firmado en 2016, la redistribución de la propiedad de la tierra y el «mecanismo para garantizar el cumplimiento de los acuerdos incumplidos desde 1986, con atención especial a acuerdos con mujeres».

Los indígenas colombianos que iniciaron una protesta el 11 de marzo suspendieron el diálogo que mantienen con el Gobierno para levantar sus manifestaciones al considerar que carecen de garantías de “no estigmatización” o judicialización.

“Ante las últimas declaraciones del presidente Iván Duque y del ministro de Defensa, quienes se niegan a reconocer la protesta social como un derecho inalienable de los pueblos, la minga se mantiene en resistencia por la vida digna, la paz y el territorio”, publicó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC)  a través de su cuenta de Twitter.

La ONIC afirma que suspendió las conversaciones con el Gobierno de Duque porque considera que tampoco hay garantías de que no haya “señalamientos o judicialización”.

Relacionado:  Organización denuncia asesinato de dos médicos indígenas en Colombia

Los movilizados exigen que se cumplan más de 1.200 acuerdos pactados con el Estado en los últimos 30 años, en materia de salud, tierras, infraestructura, gobernabilidad, educación, garantías de seguridad, autonomía y sustitución de cultivos ilícitos.

Según el senador del Polo Democrático Alternativo, Iván Cepeda, el Estado colombiano tiene una deuda ancestral con las comunidades indígenas.

Por cientos de años, los indígenas han sido sometidos al genocidio y solo por su capacidad de lucha y resistencia conquistaron autonomía como pueblos y tierras, señaló Cepeda.

Esta semana, medio centenar de congresistas, académicos y líderes de diferentes partidos políticos pidieron insistentemente al presidente Duque que se reúna con los líderes de la minga.

Hasta el momento, se estiman en al menos 25.000 los indígenas y campesinos movilizados en diferentes departamentos de Colombia.

La ONIC denunció que, desde finales de 2016, la violencia en la nación neogranadina desplazó a 5.730 indígenas, mientras que 8.245 sufren confinamientos.

También condenan la falta de atención en el sector salud, en infraestructura vial y educativa, así como en los servicios públicos en las zonas rurales, sobre todo el referido a la energía eléctrica.

El Presidente aseguró que el Plan Nacional de Desarrollo que se tramita en el Congreso incluye un capítulo dedicado a los indígenas, el cual contempla inversiones por unos tres mil millones de dólares para los próximos cuatro años.

Duque también dijo que solo accedería a reunirse con los indígenas cuando estos levanten la protesta, para lo cual deberán lograr acuerdos con una comisión designada por el Gobierno. Amanecerá y veremos.

Procuraduría de Colombia critica indiferencia de Bogotá ante protesta indígena

Gobierno colombiano e indígenas del Cauca instalan mesa de diálogo