Abandonados en medio de la pandemia

Pandemia, extractivismo y mundo digital: presente y futuro del pueblo Machiguenga

Las tribus no tienen ninguna actividad económica y el sistema que poco a poco los invadió ahora se desliga de ayudas sociales para su continuo desarrollo
Publicado en

Chile / Pueblos

0 0


Noé Pacaya es miembro de la comunidad Machiguenga en puerto Maldonado, selva amazónica del Perú. Actualmente las tribus no tienen ninguna actividad económica y el sistema que poco a poco los invadió ahora se desliga de ayudas sociales para su continuo desarrollo. La falta de apoyo académico y de utilidad a sus propios recursos los mantienen estancados en su propia tierra.

Ahora se mantiene como ayudante de cocina y como colaborador en ITA, organización no gubernamental para proteger la selva y sus animales en peligro de extinción.

Mediante una videollamada Noé me da una perspectiva de cómo viven la llegada del coronavirus, los efectos económicos, la marginación de la nueva modalidad educativa online y la constante amenaza medioambiental de la minería ilegal.

Noé, cuéntame un poco de tu comunidad, donde se encuentran en el Perú y a qué se dedicaban antes de la pandemia.

-Mi pueblo es parte de la comisión Quillabamba-Cusco y una parte de Madre de dios, la reserva Manu, más o menos unos 13 mil machiguenga, nosotros nos dedicamos a rescatar nuestra cultura con turistas, les mostramos nuestras costumbres como cantos, danzas, juegos, creencias, cuentos, dialectos, gastronomía y plantas medicinales, y lo que ingresaba turista, lo que nos pagaba es para nuestra alimentación y para pagar estudios de los niños, pagar las habitaciones y el arrendar de la casa (cuando los niños van al colegio en la ciudad), también la luz, el agua y lo de la ciudad, pero ahora como hay virtual, que los niños deben estudiar en celulares o en laptop, nosotros ya no queremos estar en la ciudad, estamos en el campo, en donde nosotros vivimos, hay señal para celulares, pero como no tenemos generador o paneles solares para poder cargar, a cada semana hay que ir a la ciudad, pero tampoco tenemos dinero para pasajes, es costoso y también es peligroso que nos contagiemos el coronavirus, es el problema que tenemos ahora.

¿Cuáles fueron las medidas que vieron por parte del gobierno peruano hacia las comunidades indígenas llegada la pandemia?

-La parte de las comunidades indígenas, el gobierno ha dado orden de restricción que nadie entre a los territorios indígenas, pero algunos ingresan, los comerciantes, que llevan arroz, etc, a negociar, y eso también es malo, a veces las policías lo controlan, pero pagan y los hacen pasar, como soborno, ¿siempre es así no? No hay policías estrictos. En mi pueblo, ahora estamos bien, mi familia está bien sin contaminación, pero en mi comunidad hay como 1500 machiguenga y ahora ha entrado virus, hay 19 contagios, todavía ningún fallecido.

Y con la empresa que trabajamos de turismo el gobierno nos dejó al lado porque dicen que no tienen dinero y no se puede hacer nada, ayuda no hay, no hay, no hay.

¿Tienen atención médica al momento de sufrir algún síntoma?

-Nosotros sentimos algo fiebre alta o calentura alta, nosotros podemos sospechar que es coronavirus, pero nosotros hemos decidido no ir al hospital, queremos quedar en nuestra casa y cuidarnos entre familias, curar las plantas medicinales y a veces tomamos el paracetamol, aunque no está recomendado mucho. Porque ir a un hospital es un cuento, morir ahí, es mejor quedar en la casa y protegernos entre nosotros mismo y cuidarnos. Confiamos en que el coronavirus no nos mate.

Me comentabas que ahora con las clases online los niños no pueden ir a la ciudad a estudiar, y que es un tema preocupante para ti

-Antes del coronavirus nosotros alquilamos una casa para que estén todos los niños y sus mamás también para que los puedan cuidar y los lleven al colegio, está en la ciudad y hasta las vacaciones se regresa a la casa, ahora como todo es virtual no podemos, no sabemos manejar computadoras.

¿Sientes que necesitan entrar en esta modalidad de internet para el estudio?

-Pero mira, si, la gente que vienen de afuera a convivir, el que va aprovechar nuestros recursos, porque ellos, los que vienen de afuera tienen capacidad, tienen más ideas para aprovechar nuestros recursos, con el tiempo se van para sus ciudades. Nosotros queremos estar preparados, si nosotros no estamos preparados, si nosotros no sabemos ocupar computadoras, si no sabemos hacer documentos, si invaden nuestras tierras o algo ¿Qué vamos a hacer?

Ahora el estado dice “que los nativos vivan su mundo”, pero cada ley cambia, cada vez descubren petróleo en los territorios indígenas, si los indígenas no están preparados ¿cómo va a defender su petróleo?, ¿cómo va a defender su territorio?, si no habla español, si no sabe escribir, si no sabe manejar computadoras, ¿y que va a hacer nativo?, ¿quién le va a defender? Nadie.

Si nosotros vamos a estar bien preparados, tenemos abogado mismo indígena y eso nosotros nos podemos defender, podremos luchar nuestros territorios, nuestros recursos. Por eso el estado dice que los nativos que vivan su mundo, quieren quitar nuestras tierras.

A través del aprendizaje pueden tener las herramientas para proteger sus tierras, que se han ido acortando. ¿Crees que, si entraran al mundo digital por esto, cambie también su cultura? ¿Se empiecen a perder costumbres o modificar a través del tiempo?

-Ellos dicen que los nativos como los pieles rojas en Norteamérica que se queden con una reservación, nos quitan todo y nos ponen algo, algún rincón, como un ganado que nos cierran ahí y nos quitan todo nuestro recurso. Eso es lo que piensa el estado peruano, porque no hace estudiar nativo, porque no puede estudiar, no puede estudiar, el nativo que viva su mundo ¿Dónde vamos a ir con el tiempo? Pasando 100 años, 200 años, donde vamos a ir nosotros. Por eso nosotros hay que ser bien preparados, estudiar, luchar nuestras tierras, donde vivimos, nuestros ancestros, eso es lo que nosotros queremos, no dejar nuestras costumbres, nuestra cultura, nuestro idioma o el mundo que nosotros creemos. Que no vengan a decir “yo vengo a vivir y yo voy a sacar oro” no, aquí nuestros recursos son de nosotros, si nosotros queremos, queremos hacerlo, si no, ¡no!

A veces el gobierno eso no quiere, el gobierno quiere que nosotros volvamos antes, que no estudiemos.

Qué no sean participativos socialmente o desarrollen sus recursos

-Mira, antes la selva era grande, y ahora nuestras tierras, nuestra selva es pequeño ahora, nos quitó casi todo el estado. Pero si hubiéramos sabido antes, hubiéramos sabido antes, mis padres, mis abuelos hubiera aprendido a escribir, hubiera sido pura selva de nosotros, los indígenas, pero ahora no se puede, ya nos han quitado casi todo.

Ellos dicen “Los nativos no necesitan dinero, no necesitan nada, ¿para qué vamos a darle?”, antes cuando yo era niño invadieron los petroleros, no pagaban ni un peso, ni un peso, por eso el estado, el mismo peruano dice que indígena no puede estudiar, que viva ahí que cace, ¿pero si nos quitó todo donde vamos a ir a cazar después? Pasando 100 años ¿Dónde? Nosotros queremos que nos capaciten, como criar gallinas, como criar cerdos, como criar cosas, para dejar de pasar, para dejar como antes, hay que volver un poco como persona sedentaria.

En la selva uno puede pensar que hay mucho alimento, frutos, animales, terreno para siembra ¿Esto es así? ¿Pueden administrar su propio territorio?

-El estado Perú te da territorio, a nombre de comuna indígena, pero avece el estado dice no, mejor le damos la mitad y la otra mitad para empresa. Por ejemplo yo no tengo terreno, es de inkaterra, nos limita mucho para sembrar, cuando llegan turista les hablo de la reforestación, hay minero que han destruido todo, nosotros queremos comprar ese terreno para reforestarlo, plantar palmeras, aguaje, shinami, ungurawi, son comestibles para animales y hombres, por eso siempre digo “¿porque tienes que ir muy lejos a buscar loros y monos?” si nosotros reforestamos en la orilla del rio pasado 5 años los animales regresan a su hábitat, porque tienen su alimento, monos, pecarí o sajino, huangana, venado, regresa porque tiene su alimento, ahora no hay porque lo han depredado todo, sacando fruto, cortando cortando y se va más lejos, más lejos y los animales se van más lejos, a veces vienen turistas y dicen “¿no hay mono?, dice que aquí hay monos” ¿Pero si no tiene alimentos?, ¿qué va a quedar aquí si no tiene comida?, tiene que buscar lejos. Yo siempre les digo a los turistas si nos ayudan a financiar para comprar terreno y trabajarlo, pero no me salió nunca.

Ahora estoy haciendo proyecto de reforestación para volver nuevamente la selva intacta, y educar a los niños para cuando yo deje de existir siga continuando, esto nosotros queremos que dure generaciones, que los niños aprenden a valorar las plantas, la tierra que nos dio, si la gente trabaja en minería, madera y todo, ¿dónde hablamos de la conservación?

En muchas zonas del amazonas, el aislamiento ha traído más extractivismo salvaje por parte de empresas o el mercado negro aprovechándose de la situación ¿Cómo lo están viviendo ustedes?

-Mira mis padres me hablaba de la profecía que los blancos entraran en nuestras tierras, los de la sierra entraran a nuestras tierras a invadirnos y nosotros a través del tiempo ya no vamos a existir tribus vamos a existir mezclas, pero es cierto. Ahora en mi tierra hay petróleo, hay gas y la gente empieza a entrar a invadir nuestras tierras o a enamorar a nuestras niñas, ahora todas mezclas, pero se cumplió lo que mi padre me hablo que un día llegara un momento a invadir nuestras tierras, los mineros lo petroleros, los madereros, pero ahora llego todo, ya no se pueden ver tribus así exactas, ahora hay mezclas.

Acá en Puerto Maldonado sigue sacando minería, sigue sacando oro, sigue trabajando. Las autoridades, tú sabes cómo es, las autoridades dicen una cosa y después lo contradicen. Si hubiera un policía que son así (firme) no estarían trabajando, pero siguen trabajando invadiendo territorio indígena.

¿Es tala y minería ilegal?

-Todo es tala ilegal, todo es ilegal, los mismos guardaparques dejan trabajar, si la policía fuera estricta no seguirían trabajando. Donde yo vivo, trabajan minería, viene la policía a bombardear, pero dentro de media hora vuelven a trabajar, cuando pregunte me dijeron “no mi moto no la han bombardeado no mas así en el aire” pa que la gente crea, pero no le ha hecho nada, sigue trabajando hasta ahora.

La minería ilegal comparte los primeros lugares en el ranking de actividades delictivas convirtiéndose en una de las labores más rentables. Las ganancias, los vacíos legales, malas estrategias e incluso influencias políticas la hacen un trabajo “atractivo” a pesar de la contaminación, destrucción del medioambiente y las mafias que mueven el mercado.

-En minería ilegal se gana más o menos 150 dólares al día, 400 dólares, depende de lo que saques, ahora el oro por ejemplo tu saca unos 20 gramos un día y te da porcentaje más o menos 3 gramos. En Perú el salario, a mí me pagaban 830, muy barato, mensual, por eso todo el mundo trabaja en la minería, yo ganaría en 2 días lo que ganaba.

A mí me dijeron tú vas a ser pobre, siempre vas a ser pobre, pero yo digo, para conservar dura mucho el bosque, puede salvar vidas, pero la minería va a durar un rato. Conservar bosques te dará muchas generaciones, tus nietos tus bisnietos. Conservar bosque es muy importante, con el tiempo las generaciones nos van a agradecer. Podemos vender los frutos aguaje, shinami y con eso generar ingreso, ahora hay muchos niños huérfanos, yo quería acogerlos para hacerlos estudiar, pero a la gente no les importa mucho, los ve normal, los que nunca han vivido en las tribu es muy diferente la psicología o filosofía de ellos, para explicarlo es un poco complicado el pensamiento o filosofía machiguenga, por eso siempre he pensado comprar terreno para reforestación para cuando vengan los turistas nos den ingreso y ayudar a los niños, comprar casa en Maldonado para cuidarlos y que puedan estudiar. Yo quiero dejar eso porque me gusta mi trabajo, si podemos encontrar una persona que nos pueda financiar con dinero, con panel solar, generadores, es bienvenido.

Por Leonardo Venegas