El huracán María fue más mortal y destructivo de lo que se pensaba

114
Daños del huracán María

El huracán María, que azotó a Puerto Rico en 2017, según una nueva investigación difundida por la Universidad Penn State (Pensilvania, Estados unidos), arrojó un saldo mortal superior a los 1.130 fallecidos, cifra muy superior a los 64 que reconocen oficialmente las instancias gubernamentales, tanto de la isla antillana como de los Estados Unidos.

El estudio, publicado en la revista científica Journal of the American Medical Association, plantea que son verosímiles los cálculos realizados por otros organismos independientes, los cuales plantean unas cifras mortales muy por encima de la información oficial. Llegaron a esta conclusión analizando minuciosamente la potencia destructiva del huracán y la gravedad de los daños ocasionados en la isla caribeña.

“Cuando un área queda inundada y sin electricidad, no es un ambiente adecuado para una abuela en diálisis (…) o alguien que tiene un ataque de asma y que puede necesitar terapia”, expresó Alexis Raúl Santos, autor principal de la investigación y profesor de Desarrollo Humano en Penn State.

“No es solo la gente que se ahogó o murió en deslizamientos de tierras, sino también aquellos que fallecieron porque no tuvieron acceso a sus necesidades básicas”, afirmó el académico.

El tercer huracán más destructivo

Otro dato relevante de este estudio es que María causó pérdidas económicas valoradas en 90.000 millones de dólares, lo que convierte a este fenómeno meteorológico en el tercer huracán más costoso desde 1900 en Estados Unidos, tras el huracán Harvey, que afectó el sur de Texas en 2017, y Katrina, que azotó Nueva Orleans en 2005.

Para esclarecer más la evaluación de los daños humanos y materiales, el Gobierno puertorriqueño ha encargado una investigación independiente al Instituto Milken de Salud Pública de la Universidad George Washington.

Relacionado:  Brasil registra nuevo nuevo récord de muertes diarias por coronavirus

Pese a la gravedad de la cifra mortal presentada por la Universidad Penn State, ésta es, sin embargo, mucho menor que la cifra presentada en un estudio previo divulgado por la Universidad de Harvard, que cuantifica más 4.645 fallecidos.