¡Ahora o nunca! La advertencia de la OPS que podría salvar vidas por el COVID-19 en América

122
COVID

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) envió un mensaje contundente a los Gobiernos del continente americano al advertir que el tiempo para desacelerar la propagación de la pandemia causada por el coronavirus COVID-19 es ahora


Carissa F. Etienne, directora de la OPS, ofreció el pasado 31 de marzo una conferencia de prensa desde la sede del organismo en Washington, Estados Unidos, donde realizó un llamado urgente para que las autoridades competentes de los países tomen medidas que garanticen que la expansión del virus no cause estragos aún más letales en la región de los que ya ha causado.

Etienne resaltó que desde que se dio el primer caso en China, en diciembre de 2019, al 31 de marzo de 2020, tres meses después, en América se han reportado 188.949 casos confirmados con la lamentable cifra de 3.561 personas que perdieron la vida.

La máxima representante de la OPS advierte que el tiempo para desacelerar la propagación de la COVID-19 se está acortando en las Américas y, en vista de eso, los países deben actuar ahora, con medidas drásticas que permitan lograr que la virulencia de la enfermedad no quede fuera de control.

Covid

Para lograr desacelerar los contagios, Etienne insta a las autoridades y Gobiernos a «tomar medidas urgentes para garantizar el espacio hospitalario, las camas, el personal de salud y el equipo médico necesarios para hacer frente a la posible afluencia de personas con la enfermedad».

La advertencia de Etienne llega en el momento que muchos países de las Américas reportan casos de transmisión comunitaria de la COVID-19, es decir, que ya el virus está dentro de la población común y no es exclusivo de viajeros.

«Todavía hay un corto período para desacelerar la propagación del virus, reducir el impacto en los sistemas de salud y salvar vidas», recalcó.

Etienne sostiene que este momento es crítico, pues al igual que ha sucedido en otras regiones del mundo, se espera que la pandemia tenga un repunte exponencial en los casos y aumenten de manera desproporcionada, lo que traería una crisis sanitaria insostenible para muchos países del continente si no toman previsiones a tiempo.

«Los países de la región deben tomar medidas urgentes para preparar los hospitales y centros de salud para lo que viene: una afluencia de pacientes con la COVID-19 que necesitarán espacio hospitalario, camas, profesionales de salud y equipos médicos. Este virus no ha sido ni será detenido por las fronteras trazadas en los mapas”, advirtió Etienne.

Prepararse para consecuencias más graves del COVID-19

La Directora de la OPS destacó que los países también deben proteger a su personal de salud como nunca antes. Esto incluye capacitación sobre cómo evitar las infecciones y acceso a suministros adecuados y equipos de protección personal.

«Es nuestro deber protegerlos y cuidarlos, ya que estarán en la primera línea de esta batalla», manifestó.

También es vital que los países decidan qué medidas de distanciamiento deben ponerse en marcha, cómo y por cuánto tiempo.

Esta es la única forma de evitar que los hospitales se vean abrumados por un número demasiado grande de personas enfermas en un período muy corto.

Sobre la base de la experiencia de países en otras regiones, la doctora Etienne señaló que «parece razonable planificar estas medidas para que duren dos o tres meses al menos».

Relacionado:  Anonymous regresó y sus revelaciones hacen temblar a los más poderosos

«Sin evidencia sólida sobre los tratamientos efectivos y sin vacunas disponibles, el distanciamiento social y otras medidas preventivas enérgicas siguen siendo nuestra mejor apuesta para prevenir las consecuencias más graves de la pandemia de COVID-19 en nuestra Región», consideró.

Covid

Solidaridad: La única forma de hacer frente a la pandemia

Para Etienne es fundamental que la región demuestre en este momento «un liderazgo audaz y compasivo» que ponga como prioridad ante todo la solidaridad.

«Este momento exige que haya un liderazgo audaz y compasivo. No será fácil, y sabemos que le estaremos pidiendo a las personas que se adapten a una situación extraordinaria que está teniendo un impacto en todos los aspectos de su vida. Pero permítanme remarcar que esta pandemia es grave y necesitamos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para mitigar el impacto de la COVID-19 en nuestra población”, remarcó la doctora Etienne.

La Directora de la OPS enfatizó la necesidad de los países de trabajar juntos: compartir recursos y experiencias, y tomar decisiones conjuntas que aceleren el acceso a los servicios de salud, promuevan la investigación y la innovación.

También subrayó que la OPS seguirá facilitando el intercambio entre países y trabajará intensamente con los Estados Miembros, particularmente aquellos con los sistemas de salud más débiles, para fortalecer la vigilancia y la detección temprana de casos y garantizar la preparación de los servicios de salud.

“La solidaridad en nuestra Región nunca ha tenido un significado más profundo que el de hoy. La única forma de salir de esta situación será si todos hacen su parte, a la vez que apoyan a los demás», reflexionó la doctora Etienne.

prevención

CELAC: Espacio necesario

Recientemente, el expresidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís Rivera, quien también fue presidente Pro-Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), escribió un artículo sobre la necesidad de reactivar este importante bloque para enfrentar la crisis sanitaria en el continente.

“Reactivar la CELAC” es el artículo escrito por Solís Rivera y publicado en NODAL, donde el exmandatario explica el porqué de una coyuntura actual como la que vive el mundo producto de la pandemia originada por el brote de coronavirus 2019 y que, específicamente en Latinoamérica y el Caribe, ha venido teniendo un repunte en el número de contagios.

“En tiempos de crisis sanitaria, ésta podría no parecer una prioridad para los Estados del subcontinente. No obstante, una lectura más pausada encontraría en ésta una coyuntura favorable para relanzar nuevamente el único foro regional en donde los Estados del área tienen el espacio geopolíticamente determinado para proponer y gestionar una agenda centrada en visiones y prioridades propias”, explica Solís.

Recientemente el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió que la región debe dejar a un lado las diferencias políticas e ideológicas y unirse para enfrentar en conjunto la pandemia, sobre todo con respecto a las medidas preventivas a tomar para bajar los altos niveles de contagio con un virus que es altamente contagioso y tiene características que prácticamente lo hacen imperceptible durante las dos primeras semanas de infección, al ser asintomático, lo que abre una brecha de posibles contagios que se dispara de forma exponencial.

CELAC

De hecho, son muy pocos los países del continente americano que mantienen las cifras de contagios con una curva aplanada, es decir, que han podido controlar la virulencia del brote.

Entre ellos, Cuba, Nicaragua, El Salvador y Venezuela, países que con tiempo decidieron aplicar medidas de cuarentena colectiva y distanciamiento social; a diferencia del resto de los países que decidieron no aplicarla y ahora sufren cifras altas de contagios y muertes producto del COVID-19.

Ante esta coyuntura y el llamado urgente de la OPS, el análisis de Solís cobra mayor sentido, pues la CELAC ―con base en sus propios valores fundacionales― se convierte en el espacio idóneo para realizar la tarea del diálogo, el entendimiento y la solución de conflictos en común, al más alto nivel.

La CELAC ―explica Solís― necesita dotar a América Latina y el Caribe de un ámbito donde el diálogo político sea capaz de superar las visiones particulares, anteponiendo el bienestar hemisférico colectivo a los conflictos existentes, cuya resolución no debería impedir el trabajo conjunto en favor de la gente y sus necesidades básicas.

Te puede interesar…