Para ser inmunes: Así son las fiestas de los jóvenes de Estados Unidos para contagiarse el Covid-19

Algunos científicos plantean la posibilidad de dejar que muchas personas se contagien con el virus para así frenar las infecciones, pero se trata de una teoría aún no comprobada

1316

A pesar de que Estados Unidos es el epicentro mundial del coronavirus, al registrar más de 1,2 millones de casos positivos y de 75.000 muertos por COVID-19, la población de la nación norteamericana parece no estar consciente del riesgo que corre de contagiarse y perder la vida.

Autoridades sanitarias del estado de Washington alertaron sobre la realización de «fiestas COVID-19», en las que personas no infectadas se mezclan con casos positivos en un esfuerzo por contraer el virus intencionalmente para hacerse inmunes.

El secretario de salud de Washington, John Wiesman, informó que funcionarios del condado de Walla Walla, localizado a 420 kilómetros al sudeste de Seattle, reportaron que alrededor de 100 habitantes parecen haberse contagiado en las «fiestas BYOC» (Bring Your Own COVID-19 o «trae tu propio COVID-19»), “cuyo objetivo es reunir a personas con el virus con otras no infectadas que quieren contagiarse para enfermarse de una vez”.

En las fiestas COVID-19 las personas no infectadas se mezclan con casos positivos en un esfuerzo por contraer el virus intencionalmente para hacerse inmunes. Imagen: Web.

La directora de Salud de ese condado, Meghan DeBolt, explicó que se habían registrado 94 casos y una muerte relacionados con las reuniones BYOC.

«Preguntamos sobre los contactos y 25 personas nos dijeron: estábamos en una fiesta COVID«, señaló, citada por la agencia AFP.

DeBolt tachó tal comportamiento de irresponsable e instó a los residentes a seguir las medidas adecuadas de distanciamiento físico y social para prevenir la transmisión del virus.

«Necesitamos usar el sentido común y ser inteligentes a medida que avanzamos en esta pandemia. Las fiestas COVID-19 no son parte de la solución», indicó en un comunicado.

Por su parte, Wiesman advirtió que “reunirse en grupos en medio de esta pandemia puede ser increíblemente peligroso y pone a la gente en un mayor riesgo de hospitalización e, incluso, de muerte».

Las fiestas COVID-19 también se han registrado en otros estados como Kentucky. Imagen: Página 12.

Fiestas COVID-19

El condado de Walla Walla no es el único lugar de Estados Unidos en donde se han realizado las fiestas COVID-19, el marzo pasado fue noticia la celebración de una reunión en el estado de Kentucky, que ocasionó la muerte de un joven.

Según el gobernador de esta entidad, Andy Beshear los asistentes a la fiesta se reunieron intencionalmente “pensando que eran invencibles” y desafiaron deliberadamente la directriz de practicar el distanciamiento social.

“Cualquiera que vaya a algo como esto puede pensar que es indestructible, pero es a un propio ser querido al que va a lastimar”, dijo Bashear.

De acuerdo con los reportes, los asistentes a las fiestas COVID-19 son jóvenes, una población que está en riesgo, porque se muestra más reacia a practicar el distanciamiento social, que es una de las principales medidas de prevención ante la pandemia.

De hecho, el virus parece estar afectando a los jóvenes norteamericanos más de lo que lo ha hecho en países como China.

Un informe publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades reveló que 20 % de las personas hospitalizadas con coronavirus tienen entre 20 y 44 años, solo en Estados Unidos.

“Hasta ahora, la demografía definitivamente parece ser muy diferente en Estados Unidos versus otros países que vieron este golpe antes” aseguró el médico estadounidense Jerome Adams a la cadena NBC.

En Nueva York, epicentro de la pandemia en ese país, más de la mitad de los casos de coronavirus se han producido entre personas de entre 18 y 49 años, según informó el gobernador Andrew Cuomo.

Aún se desconoce si una persona que superó el coronavirus puede volver a contagiarse. Foto: Getty Images.

¿Peligro de recontagio?

El secretario de salud de Washington, John Wiesman, recordó que aún se desconoce si las personas que se recuperan de COVID-19 quedan inmunes luego de superar a enfermedad.

“Todavía hay mucho que no sabemos sobre este virus, incluyendo cualquier problema de salud a largo plazo que pueda dejar la infección», subrayó.

De hecho, se han reportado casos de pacientes que están dando positivo al realizarse pruebas luego de haber superado la enfermedad.

Maria Van Kerkhove, epidemióloga de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indicó que hay casos de personas que después de haber dado negativo en los exámenes de COVID-19,”pasada una semana, dos, o incluso más tiempo, vuelven a dar positivo«.

No obstante, explicó que mientras los pulmones se curan, algunas células muertas de estos se expulsan y «Son esos fragmentos de los pulmones los que están dando positivo», señaló la experta.

Relacionado:  Providencia: Denuncian que dos personas sin techo contagiadas con Covid-19 siguen en la calle

Informó que las pruebas recomendadas por la OMS para detectar el coronavirus detectan el material genético del virus y pueden dar positivo porque parte de él es expulsado por el organismo humano, por lo que las pruebas dan positivo en pacientes ya recuperados, refirió a la BBC.

“No es el virus infeccioso, no es reinfección, no es una reactivación, es en realidad parte del proceso de curación del cuerpo, que es captado por la prueba y da positivo», subrayó.

Sin embargo, al ser consultada sobre si un paciente recuperado de COVID-19 puede volver a contraer el enfermedad, la especialista de la OMS dijo que aún existen muchas preguntas sin responder.

«Lo que sabemos hasta ahora es que cuando una persona se contagia de COVID-19 desarrolla anticuerpos y despliega parte de una respuesta inmune entre una y tres semanas después de la infección (…) y lo que estamos tratando de entender ahora es esa respuesta del sistema inmune: ¿quiere decir que tiene inmunidad? ¿quiere decir que tiene una protección más fuerte contra una reinfección?», expresó.

«Y si es así ¿por cuánto tiempo se extiende esta protección?», preguntó Van Kerkhove.

La “inmunidad de rebaño” es una estrategia de “contagio controlado» que persigue que la población genere anticuerpos ante el coronavirus. Imagen: Web.

Inmunidad de rebaño

Aunque las llamadas fiestas COVID-19 son vistas como acciones irresponsables frente al peligro que representa el coronavirus, algunos científicos plantean la posibilidad de dejar que muchas personas se contagien con el virus para así frenar las infecciones.

La llamada “inmunidad de rebaño” es una estrategia de “contagio controlado” que propone, básicamente, permitir el aumento de casos positivos y de circulación de personas en la vía pública para acelerar la generación de anticuerpos en la ciudadanía y la creación de una barrera inmunológica.

Sin embargo, se trata de un plan que genera polémica y divide las opiniones de expertos y autoridades de salud en varios países.

El portal El País, de Uruguay, recordó que una de las naciones que se esgrimió como defensora del modelo de inmunidad de rebaño fue Suecia, al optar por dejar circular el virus buscando que no colapsara el sistema de salud.

Con apenas 10 millones de habitantes, la nación europea tiene alrededor de 3.000 muertos y la letalidad del virus se ubica en 12 %.

En contraste, su vecino Noruega, aplicó la cuarentena temprana y registra un tercio de los casos confirmados y apenas 214 muertes (3 % de letalidad).

A propósito de esto, Gustavo Lopardo, especialista en enfermedades infecciosas y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, comentó al portal uruguayo que las estrategias que se propone para que la mayoría de las personas, particularmente los jóvenes y sanos, adquieran la infección, desarrollen anticuerpos y el virus no tenga oportunidad de atacar a los adultos mayores, aún no tiene sustento comprobado.

«Hay un detalle que no toman en cuenta: una cosa es que tengamos anticuerpos y otra que seamos inmunes. Por poner un solo ejemplo: el VIH genera anticuerpos, pero no son protectores. Hay infecciones que se dan una vez en la vida, como por ejemplo el sarampión. Con el SARS-CoV-2 no tenemos certeza de que genere inmunidad. La inmunidad a largo plazo requiere precisamente del largo plazo, y acá todavía no hubo tiempo para comprobarlo», explicó.

Según los expertos, la inmunidad ante el COVID-19 solo puede lograrse con la vacunación. Imagen: Revista Science.

Por su parte, Roberto Etchenique, químico analítico de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, detalló que la inmunidad sólo puede lograrse con la vacunación y no de manera aleatoria en medio de la pandemia.

«Si en una población uno tiene un R3 (cada paciente les transmite el virus a tres personas), en cada generación la cantidad de personas infectadas aumenta tres veces. Supongamos que la mitad de esa gente está inmunizada y no lo transmite, entonces el R baja a 1,5. Si las dos terceras partes están inmunizadas, el R baja a 1, y si el 70% están inmunizadas, el R baja a menos de 1», señaló.

«Si uno quisiera hacer una inmunización de rebaño real, tendría que elegir a qué grupo proteger y debería inocular el virus en un plan programado, algo que sería completamente ilegal e inhumano. Sería como una ‘seudovacuna’ con una enorme tasa de mortalidad. Con lo otro que proponen mueren personas sin distinción. La inmunidad de rebaño en esas condiciones es una montaña de ataúdes», aseguró.

Sigue leyendo…