¿Qué es el Obamagate y por qué Trump dice ser su víctima?

El Presidente estadounidense intenta surfear la ola mediática en su contra para poner la pelota del otro lado y, sobre todo, para hablar de cualquier otra cosa que no sea la pandemia

1354

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, busca -a toda costa- tratar de desviar de los medios cualquier información que circule sobre su mala gestión para atender la pandemia del coronavirus y ahora se ha inventado el «Obamagate», una especie de caso con el cual intenta vincular al expresidente Barack Obama con el caso de la injerencia de Rusia en la campaña electoral de 2016.

Trump escribió en su Twitter la palabra “Obamagate” y la vinculó con mensajes que apuntan a que el exmandatario (2008-2016) pudo tener relación con el caso de Michael Flynn, el exasesor de seguridad de Trump que estuvo involucrado en el escándalo de la supuesta injerencia de Rusia en la campaña electoral de 2016 y a quien el departamento de Justicia de Estados Unidos le retiró, recientemente, las acusaciones por supuestamente haber mentido sobre contactos con un diplomático de Moscú.

La reacción de Trump se produjo tras difundirse las duras críticas de Obama sobre la gestión de su sucesor en la pandemia del coronavirus, la cual calificó como “un desastre caótico absoluto».

El caso de Flynn se considera un eslabón clave en el juicio que lleva el investigador Robert Mueller sobre la campaña Trump por supuesta colusión rusa, y de la que el jefe de la Casa Blanca pretende deslindarse.

Trump, además, compartió en su Twitter una publicación del columnista Eli Lake, quien aseguró que revisa las transcripciones reveladas en el escándalo.

“He estado revisando las transcripciones de entrevistas que ODNI forzó liberar a Adam Schiff. Ahora está claro por qué todos los republicanos en su comité en 2019 pidieron su renuncia. Sabía que los testigos -a puerta cerrada- no apoyaban sus insinuaciones y falsificaciones sobre la colusión de Rusia”, escribió Lake.

De acuerdo con las investigaciones, tras haber participado en la campaña de Trump, Flynn mantuvo contactos confidenciales con el embajador ruso en Washington, Serguei Kisliak, entre la elección del magnate republicano y su arribo a la Casa Blanca.

Convertido en asesor de Seguridad Nacional de Trump, Flynn fue interrogado el 24 de enero de 2017 por la Policía Federal como parte de la investigación sobre la injerencia rusa en las presidenciales, pero ocultó sus contactos con Kisliak. Rápidamente tuvo que renunciar por mentirle también al vicepresidente Mike Pence.

Flynn acordó en 2017 declararse culpable de perjurio y cooperar con la ley. En 2019 cambió de abogado y de estrategia de defensa, y se presentó como una víctima de manipulación política.

La conversación telefónica que dio origen al Obamagate

El pasado viernes, Yahoo News publicó unas declaraciones de una conversación telefónica filtrada de Obama y sus excolaboradores, en las que califica la labor de Trump en medio de la pandemia del COVID-19 como “un desastre caótico absoluto” y que terminaron siendo titulares en los medios de comunicación durante el fin de semana.

En la charla filtrada, Obama mencionó la respuesta a la crisis sanitaria para referirse a la necesidad de elegir buenos dirigentes y pedir a sus exasesores que se involucren en la campaña de Joe Biden, su exvicepresidente y candidato demócrata a la presidencia a Trump.

Relacionado:  Francia dispuesta a destinar el 20% de su riqueza nacional para salvar su economía de los estragos del COVID-19

“Las próximas elecciones, en todos los niveles, son muy importantes porque no solo nos enfrentaremos a un individuo o un partido político”, dijo Obama, según sus declaraciones reportadas por varios medios.

El expresidente agregó que el verdadero adversario son las “tendencias a largo plazo” que viene imponiendo en la colectividad Trump como “ser tribal, estar divididos, ver a los demás como enemigos”, que amenazan con instalarse en la “vida estadounidense”.

Obama insinuó anteriormente que el magnate republicano había “desestimado las advertencias” sobre los riesgos de una pandemia y también se refirió a la polémica decisión del Departamento de Justicia de archivar el caso contra Michael Flynn.

«No hay ningún precedente que se pueda encontrar de una persona acusada de perjurio que se salga con la suya (…) Ese es el tipo de cosas por las que comienzas a preocuparte de que la comprensión básica, no solo las normas institucionales, sino nuestra comprensión básica del estado de derecho esté en riesgo. Cuando se toma ese camino, esto puede ir muy rápido, como hemos visto en otros lugares”, alertó Obama quien pidió no subestimar esta situación.

Trump, por su parte, dijo que Obama nunca tuvo ni idea de la verdadera crisis que representó la gripe porcina AH1N1 en Estados Unidos y afirmó que el “Obamagate” hace ver el escándalo de Watergate “pequeño”.



La estrategia de defensa de Trump

Luego de los señalamientos de Obama, Trump está intentando surfear la ola mediática en su contra para poner la pelota del otro lado y, sobre todo, para hablar de cualquier otra cosa que no sea la pandemia del coronavirus.

Tras haber participado en la campaña de Trump, Flynn mantuvo contactos confidenciales con el embajador ruso en Washington, Serguei Kisliak, y no lo notificó. En 2017, se declaró culpable de declarar falsamente ante el FBI y tiempo después cambió de versión y se declaró como víctima de manipulación política, algo que, según Trump, fue obra de algunos funcionarios de Obama que intentaban desprestigiarlo.

Situación a la que Obama, responde en su grabación, con un mensaje de preocupación puesto que teme que  «la comprensión básica del Estado de derecho esté en riesgo”, con decisiones como la de retirar los cargos a Flynn.

Línea seguida de las declaraciones sobre este tema, el expresidente dijo que ante la pandemia del COVID-19 era necesario contar con un gobierno competente que dejara al lado su egoísmo para dar solución al «desastre absolutamente caótico» con el que la actual administración ha manejado la emergencia.

«Por eso, yo, por cierto, voy a pasar todo el tiempo que sea necesario y hacer campaña lo más que pueda por Joe Biden«, recalcó Obama.

En retaliación a las críticas, Trump devolvió su respuesta con varios trinos que hacen alusión a lo que él llama «Obamagate»; un supuesto escándalo que estaría escondiendo el expresidente y que, para muchos, se trata de un desvío a las declaraciones de Obama que califican como acertadas.

«Espero que te hayas divertido investigándome, ahora es mi turno», es la frase que acompaña una publicación de Trump en Instagram. 

Así se viralizó el «Obamagate» en las distintas redes sociales, incluyendo memes, mensajes y hasta antiguos discursos de Obama, donde los usuarios se expresan a favor y en contra del exmandatario.

Ahora queda esperar para saber o cómo comentan algunos usuarios que tienen la iniciativa de lanzar teorías sobre qué tendría que decir Trump sobre el «Obamagate». 



Te puede interesar…