Así se convirtió Perú en el país con la mayor mortalidad por COVID-19

Aunque Estados Unidos posee el mayor número de casos y fallecidos, al registrar casi 180.000 defunciones, su tasa de mortalidad es menor a la de Perú por tener 350 millones de habitantes

Perú

La pandemia de la COVID-19 está haciendo estragos en Perú, una población de aproximadamente 30 millones de habitantes que no ha podido frenar la propagación del coronavirus. El número de contagios superó los 610.000, con casi 30.000 muertes, según datos oficiales, que no incluyen los casos probables ni los excesos de defunciones atípicos registrados durante el año.


Las últimas cifras suministradas por el Ministerio de Salud peruano advierten que el país pasó a ser, desde este miércoles 26 de agosto, el territorio con la mayor mortalidad del mundo por COVID-19, después de que Bélgica corrigiera su cifra de fallecidos por coronavirus y restara 121 decesos a su balance del impacto de la enfermedad.

La rectificación de las autoridades belgas hizo que Perú ostente ahora ese récord mundial, una marca que era cuestión de días que alcanzara, pues el brote está lejos de ser controlado. lLs muertes se suceden por centenares en el sexto país del mundo con más casos confirmados, ,613.378 positivos, y 28.124 víctimas mortales desde el 6 de marzo cuando se detectaron los primeros contagios.

peruanos
Con 33 millones de habitantes, Perú es tercero en América Latina en decesos por la pandemia después de Brasil y México. Foto: EFE,

Los fallecidos por el virus SARS-CoV-2 que registra Perú se traducen en una mortalidad de 85,8 muertes por cada 100.000 habitantes, resultado de dividir el número de decesos por su población nacional de 32.6 millones de habitantes, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Por su parte, la nueva tasa de mortalidad del coronavirus en Bélgica se situó en 85,5 muertos por cada 100.000 habitantes, al reportar ahora 9.878 occisos entre una población de algo más de 11.5 millones de habitantes.

El Gobierno belga hizo esta corrección a la baja de su recuento de fallecidos por coronavirus, después de que en principio considerara dentro de las cifras oficiales de la pandemia los casos sospechosos.

La rectificación fue anunciada este miércoles después de revisar detalladamente una serie de decesos en residencias de ancianos que habían sido contabilizadas dos veces o cuyas causas de muerte no cuadraban con la sintomatología producida por el coronavirus.

Perú
El sector salud ha realizado varias protestas contra el gobierno de Martín Vizcarra por abusos y desatención contra los profesionales Foto: DW

Los casos sospechosos en Perú

La situación en Bélgica, donde las autoridades buscaron sincerar la data a través de la verificación de cada caso, contrasta con la crisis sanitaria desatada en Perú, donde todavía existen miles de muertes sospechosas por coronavirus que no están incluidas en los reportes del Gobierno.

En total son más de 65.000 los fallecidos en exceso registrados desde el inicio de la pandemia, en comparación con años anteriores. Desde marzo, las muertes en Perú se han incrementado 120 % respecto a los dos años anteriores.

De acuerdo con la data, las muertes sospechosas ascienden en Perú a 10.443, según el último reporte publicado el 18 de agosto por el Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud.

Aún así, sin contar esos casos sospechosos y tomando en cuenta sólo las muertes confirmadas tras haber dado positivo a pruebas de descarte, Perú es el noveno país del mundo en número de fallecidos, una posición alarmante debido a que delante de Perú se encuentran naciones gigantes en extensión y población.

Por ejemplo, aunque Estados Unidos es el país con mayor número de casos y occisos, al registrar casi 180.000 defunciones, pero su tasa de mortalidad es menor a la de Perú al tener 350 millones de habitantes. Actualmente ese indicador está en torno a los 54 fallecidos por cada 100.000 personas.

Perú
El Gobierno de Perú no ha podido controlar la pandemia desde que inició el brote. Foto: @presidenciaperu.

La misma situación ocurre en Brasil, segundo en la lista por cantidad de contagios y muertes, al sumar más de 117.000 fallecidos, pero entre una población de 210 millones de personas se traduce en 55 muertes por cada 100.000 habitantes.

Otro gigante afectado por la pandemia es México, con más de 62.000 muertes. Sin embargo, su tasa de mortalidad es apenas la mitad que la de Perú, al presentar 49 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

Después de Perú y Bélgica, los siguientes países con las tasas de mortalidad más altas son el Reino Unido y España, con 62 y 61 fallecidos por cada 100.000 personas, respectivamente.

Durante el periodo de pandemia, el Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef) ha llegado a registrar picos de casi 700 fallecidos a nivel nacional por cualquier causa, pero estos valores están descendiendo desde hace dos semanas en una lenta disminución a valores previos a la pandemia que eran de unos 200 por día.

Perú
Indígenas peruanos también son parte de las miles de víctimas por COVID-19 Foto: AP

Perú en comparación Venezuela

Tanto Perú como Venezuela tienen un promedio de habitantes que gira alrededor de las 30 millones de personas. Sin embargo, el comportamiento de la pandemia en ambos países es totalmente distinto, una situación que se refleja taxativamente en las cifras de contagios y muertes por la COVID-19.

Las más recientes cifras de ambos países suramericanos dan cuenta de ello. Este miércoles 26 de agosto, en una sola jornada, Perú registró casi la mitad de fallecidos que tiene Venezuela en total desde que se detectaron los primeros casos de COVID-19 el pasado 13 de marzo.

De acuerdo con el Ministerio de Salud de Perú (Minsa), la cifra de fallecidos en la jornada del miércoles fue de 123 personas, para totalizar 28.124 víctimas mortales desde el 6 de marzo cuando se detectaron los primeros casos en el país andino.

Desde entonces, Perú totaliza 613.378 contagios confirmados, de esos 5.996 se sumaron este miércoles de acuerdo con lo publicado por Minsa y “corresponden a pruebas efectuadas el 25 de agosto”.

Además, añade que del total de casos confirmados, 13.051 pacientes han requerido ser hospitalizados, 1.512 de ellos en unidades de cuidados intensivos con ventilación mecánica. “A la fecha, 421.877 personas cumplieron su período de aislamiento domiciliario o fueron dados de alta de un establecimiento de salud”, agrega la institución peruana.

La realidad peruana con respecto al comportamiento virulento del COVID-19 obedece a las pocas medidas de seguridad sanitaria aplicadas al momento de conocerse los primeros contagios. Se suman las excesivas medidas de flexibilización que ha aplicado el gobierno de Martín Vizcarra, poniendo por encima el interés de los sectores económicos sobre la vida de los ciudadanos.

Entre esas medidas de flexibilización están la normalización de vuelos nacionales, aunque los viajes al extranjero siguen cerrados. Perú, que vive actualmente un estado de emergencia con cuarentena focalizada, avanza en la reactivación progresiva de su economía, bajo lo cual han comenzado a funcionar algunos sectores económicos.

Aunque el país arrancó tres de las cuatro fases previstas, la última se ha visto paralizada debido al rebrote de contagios registrados en los últimos días. No obstante, el Gobierno prevé reunirse el próximo lunes 31 de agosto para evaluar cuándo podría iniciar esta última etapa.

Según declaraciones del ministro de Producción, José Salardi, en esa nueva reunión de la Comisión Multisectorial se irá definiendo “el momento oportuno para reabrir esta cuarta fase”, que en principio estaba planteada para agosto.

Venezuela
En Venezuela los casos han repuntado tras flexibilizarse la cuarentena pero aún así se mantienen en un rango relativamente controlado

Caso venezolano

Entre tanto, el caso venezolano, que confirmó sus primeros dos contagios una semana después que Perú, y que ejecutó estrictas medidas de confinamiento y distanciamiento social, ha logrado contener la cadena de contagios y víctimas mortales a cifras que en comparación con Perú, son realmente mínimas.

En la jornada de este miércoles 26 de agosto, Venezuela confirmó un total de 794 casos comunitarios y 13 importados, para un total de 807 nuevos contagios; y de esa forma totalizar 41.965 desde que se inició el brote en el país.

Además, el caso venezolano tiene un comportamiento atípico al de otros países, pues a través de sus fronteras terrestres con Brasil y Colombia, han retornado más de 70.000 personas de países como Perú, Colombia, Ecuador, Brasil, Chile, entre otros, que debido al desbordamiento y descontrol de las infecciones han quedado totalmente vulnerables, sin trabajo y echadas a la calle por no tener como pagar los arriendos.

Entre estos casos de personas retornadas del extranjero vía terrestre, más de 5.000 habían dado positivo a las pruebas de COVID-19.

Actualmente Venezuela aplica una serie de medidas de flexibilización que son ejecutadas por regiones y de acuerdo con el comportamiento de la pandemia en cada entidad. En las zonas fronterizas, las medidas se mantienen en cuarentena radical, con permiso para laborar solamente para los sectores priorizados.

En los casos cuando la cuarentena es flexibilizada de forma parcial, se abren otros comercios como ropa, calzado, repuestos, bancos y centros comerciales; mientras que en las ciudades donde se aplica flexibilización generalizada, se da permiso a que abran todos los sectores para dinamizar la economía del país.

Estas medidas forman parte del plan 7+7 que aplica el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, que básicamente funciona con una semana para trabajar de acuerdo al tipo de nivel de flexibilización, y otra semana de cuarentena radical, donde solamente trabajan los sectores esenciales.



Te puede interesar…

Compártelo

Comentarios