Cuál es el papel de la DEA y el narcotráfico en la «Operación Gedeón» contra Venezuela

La frustrada invasión militar fue planificada por el Gobierno de Estados Unidos en complicidad con Colombia y sectores de la oposición venezolana

Durante la madrugada del domingo, los cuerpos de seguridad de Venezuela lograron neutralizar la incursión -por vía marítima- de un grupo terrorista procedente de Colombia, que pretendía infiltrarse en el país caribeño con el fin de perpetrar acciones desestabilizadoras.

La frustrada invasión militar fue planificada por el Gobierno de Estados Unidos en complicidad con Colombia y sectores de la oposición venezolana.

Ocho de los integrantes de la denominada «Operación Gedeón» fueron abatidos durante el enfrentamiento y otros dos fueron detenidos por las autoridades venezolanas, mediante la «Operación Negro Primero».

 “Estos terroristas intentaron ingresar en lanchas rápidas por las costas del estado La Guaira (centro-norte), pero gracias a la acción oportuna y efectiva de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana fueron abatidos unos y detenidos otros”, indicó el ministro de Interior, Justicia y Paz de Venezuela, Néstor Reverol.

Informó que incautaron los terroristas diez fusiles, una pistola Glock 9 milímetros, dos ametralladoras AFAG, seis vehículos terrestres tipo camionetas, una lancha con dos motores fuera de borda, dos cuadernos con detalles de la operación violenta, teléfonos satelitales, identificaciones, uniformes, un casco con la bandera estadounidense y cartuchos cargados de diferentes calibres.

La Operación Gedeón, que se venía preparando desde principios de marzo pasado, pudo ser neutralizada gracias a la acción conjunta de los servicios de inteligencia, el Ejército y la Policía.

«Desde el viernes en la noche tuvimos la confirmación del inicio de las operaciones y desde las 7:00 horas de la noche activamos todos los mecanismos de protección de las costas (…) La oposición trató de negar los hechos, de burlarse, mientras que el gobierno de EE. UU. optó por el silencio. 48 horas después no han dicho nada», relató el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Durante la operación para desarticular el intento de incursión militar las autoridades venezolanas incautaron un arsenal de armas. Foto: Twitter.

¿Cuál era el objetivo de Operación Gedeón?

El grupo armado tenía previsto realizar una incursión vía marítima con lanchas rápidas a través de las costas de Macuto, estado La Guaira, a 30 kilómetros de Caracas, con el objetivo de generar desestabilización, asesinar miembros del Gobierno, incluyendo al presidente Maduro y concretar un golpe de Estado, tal y como aseguró uno de los líderes de la operación terrorista, Robert Colina Ibarra, alias Pantera, en un vídeo publicado en redes sociales.

Colina Ibarra, quien resultó abatido, dirigía un campamento de entrenamiento para desertores de las Fuerzas Armadas venezolanas en Riohacha (norte de Colombia) y estuvo implicado en la operación de infiltración de arsenal militar en territorio venezolano, frustrado por la Policía de tránsito colombiana el pasado 23 de marzo.

Uno de los jefes de la Operación Gedeón era el golpista y ex mayor general del Ejército venezolano Clíver Alcalá Cordones, quien desde Colombia ha planificado acciones desestabilizadoras contra su país y quien el pasado 27 de marzo se entregó a las autoridades neogranadinas para que mediaran su entrega a Estados Unidos, donde se le acusa de narcotráfico.

Otra de las figuras claves de las acciones mercenarias es el exsoldado estadounidense Jordan Goudreau, quien estaba  a cargo del entrenamiento de los desertores de la FANB.

Juan Guaidó contrató a mercenarios para derrocar a Nicolás Maduro. Imagen: Globovisión.

Contrato por $ 212 millones

El ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, ha denunciado en repetidas oportunidades que en Colombia existen tres campamentos «donde entrenan a mercenarios para activar planes contra Venezuela».

Por su parte, Alcalá Cordones aseguró a la emisora colombiana WRadio que el contrato para la compra del arsenal militar que fue  incautado en marzo pasado se realizó con agencias de Estados y el conocimiento de Colombia.

Asimismo, reveló un plan para generar desestabilización en Venezuela, en el cual participaba el diputado opositor autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, quien habría firmado un contrato para una operación militar en esa nación.

Jordan Goudreau, quien se atribuyó la coordinación de la frustrada incursión marítima, confirmó la existencia del documento.

El exmilitar de las fuerzas especiales estadounidenses, y fundador de una empresa privada de seguridad y defensa SilverCorp, aseguró que el contrato para derrocar al presidente Nicolás Maduro se tasó con un monto de 212 millones de dólares, de los cuales se debía pagar un adelanto de 50 millones, tomando como garantía el petróleo venezolano.

En una entrevista concedida a la periodista venezolana Patricia Poleo, aliada de la derecha y prófuga de la justicia de su país y asilada en Estados Unidos, el mercenario mostró el contrato firmado con Juan Guaidó y sus colaboradores, el asesor político Juan José (J.J.) Rendón y el diputado Sergio Vergara

Indicó que el contrato tiene más de 70 páginas y tardó más de un mes para escribirse, entre él y el abogado de Juan José Rendón.

Contrato firmado por Jordan Goudreau, Juan Guaido y sus colaboradores.

Ante las cámaras, mostró que Guaidó firmó como Presidente de Venezuela y él firmó como CEO de Silvercorp USA. Mientras que, Sergio Vergara firmó como Alto comisionado presidencial para la Gestión de Crisis; y Juan José Rendón como Alto comisionado presidencial de Estrategia General y Gestión de Crisis; además de Manuel Retureta, como testigo.

«La Administración acuerda pagarle al Proveedor de Servicios la cantidad mínima de dinero solicitada para cumplir con este acuerdo, que es de 212,900,000 USD durante el plazo. La cantidad de dinero necesaria para cumplir con la primera parte de los Servicios del proveedor de servicios es de 50,000,000 USD (…) Todo el dinero será respaldado / asegurado con barriles de petróleo venezolanos. Todo el dinero en este acuerdo está en USD. La administración acuerda pagar cualquier préstamo dentro de un año. El proveedor de servicios asegurará un préstamo para al menos la primera parte de los servicios”, reza el contrato revelado por el exmilitar norteamericano.

El contrato se tasó con un monto de 212 millones de dólares, de los cuales se debía pagar un adelanto de 50 millones, tomando como garantía el petróleo venezolano.

Jordan Goudreau afirmó que ha cumplido con su compromisos, que ha recibido financiamiento de Colombia, pero que fue violado por los demás firmantes, especialmente los venezolanos.

Asimismo, presentó un vídeo en el que el diputado Vergara, quien reside actualmente en EE. UU tras salir de Venezuela cuando estalló el escándalo por el desvío de al menos 100.000 dólares destinados a la manutención de militares desertores en Cúcuta, hace las veces de mediador traduciendo entre inglés y español durante la negociación con Guaidó.

Durante  la entrevista, el tres veces ganador de la Estrella de Bronce por sus acciones desestabilizadoras en Irak y Afganistán, confirmó que la fallida incursión marítima “fue real” y forma parte de la operación para derrocar a Maduro; y nombró a Cliver Alcalá como uno de los cabecillas, por lo que le sorprendió “la acción (de Estados Unidos) contra él”.

Pago de mercenarios con fondos bloqueados por EE. UU.

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, aseguró que Guaidó contrató a los mercenarios de la operación terrrorista con fondos del país bloqueados por sanciones de Estados Unidos.

«Mercenarios a sueldo» firmaron «contratos» por 212 millones de dólares con dinero «saqueado y robado a la estatal petrolera venezolana PDVSA» y «cuentas que le han bloqueado al país en el extranjero», dijo Saab.

«Es público y notorio este contrato. Ahí vemos las firmas (…) del ciudadano Juan Guaidó» y «del propio Jordan Goudreau», afirmó el fiscal.

La DEA agrupó a narcontraficantes colombianos y venezolanos para la operación terrorista. Imagen: Web.

Papel de la DEA y el narcotráfico

La Administración para el Control de Drogas (DEA) está involucrada, junto con Washington, Bogotá y grupos del narcotráfico, en la pretendida incursión paramilitar frustrada por organismos de inteligencia venezolana.

«Esta incursión terrorista nosotros pudimos develarla, sabiendo que el Gobierno de Estados Unidos delegó a la DEA para la preparación de esta acción y en una empresa privada SilverCorp toda su planificación operativa», denunció el presidente Maduro.

Nicolás Maduro ordenó activar las operaciones del Escudo Bolivariano 2020 para neutralizar cualquier célula terrorista. Foto: Prensa Presidencial.

Explicó que esta organización buscó grupos de narcotráfico para unir esfuerzos y propiciar el terrorismo en la nación suramericana. «La DEA buscó a los capos y carteles de alta guajira colombiana, de la guajira venezolana y de varios estados del país, particularmente Falcón, La Guaira, Caracas y Miranda», enfatizó. 

Incuso uno de los mercenarios capturados confesó ser agente de la DEA.

“Una de las personas detenidas manifestó ser funcionario de la DEA, participó en operaciones de la DEA en América, es venezolano, dicho por él mismo. Lo decimos de forma clara, detrás de esto está Estados Unidos, la oligarquía colombiana y el narcotráfico, indicó el titular de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello.

Neutralizando al terrorismo

En sus declaraciones, Goudreau afirmó que las operaciones terroristas para derrocar a Maduro “están en marcha y se han activado células” en todo el territorio venezolano.

De hecho, el lunes fueron detenidos otros 13 mercenarios mientras intentaban una incursión armada por las costas del estado Aragua (centro), vinculada con la Operación Gedeón.

Según detallaron autoridades locales, la captura ocurrió por parte del pueblo organizado y pescadores de la región, quienes entregaron a al grupo a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, reseñó Telesur.

El presidente Maduro indicó que entre los detenidos se encuentran dos ciudadanos estadounidenses, miembros del equipo de seguridad de Donald Trump e identificados como Luke Alexander Denman y Airan Berry.

Credenciales de los ciudadanos norteamericanos detenidos. Imagen: VTV.

Maduro destacó que desde horas de la madrugada del lunes ordenó activar las operaciones del Escudo Bolivariano 2020 para neutralizar cualquier célula terrorista vinculada al intento fallido de invasión de mercenarios.

«Ordené desde anoche activar operaciones con 25.000 hombres de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (…) Las fuerzas especiales, grupos de comando, paracaidista, agentes de Policía Bolivariana, salieron a la búsqueda y captura de los grupos terroristas», indicó en una alocución televisiva.

El Jefe de Estado también informó que el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, denunció el accionar bélico ante la Organización de las Naciones Unidas.

«Nuestro Canciller conversó con el secretario general, Antonio Guterres, y consignó nuevas pruebas de la participación del Gobierno de Colombia y de Donald Trump para invadir y llenar de terrorismo a Venezuela», añadió.

Maduro reiteró su llamado al diálogo y paz en Venezuela para dirimir las diferencias políticas por el bien del pueblo. «Creemos en el diálogo y la vida. Sí a la paz, no la guerra. Sí a la vida y a la paz», expresó. 

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios