¿Cuáles son los sitios culturales de Irán que Trump amenaza con destruir?

HRW denunció que las amenazas del magnate reflejan el total desprecio de su Administración por los derechos humanos, tanto de la nación persa como de otros países

Cada día el presidente de Estados Unidos (EE. UU.), Donald Trump, demuestra que no tiene escrúpulos en su afán por controlar el mundo y agredir a aquellos países que defienden su soberanía y derecho a la autodeterminación.

Para el inquilino de la Casa Blanca no es suficiente generar un peligroso conflicto en Medio Oriente, sino que ahora insiste en que los sitios culturales de Irán son un blanco legítimo para el ejército estadounidense, rechazando las preocupaciones dentro de su propio gobierno de que atacarlos podría constituir un crimen de guerra, según el derecho internacional.

Trump planteó por primera vez la posibilidad de atacar objetivos culturales iraníes el pasado sábado, a través de un mensaje publicado en su cuenta en Twitter.

El magnate escribió que si Irán ataca a cualquier estadounidense o activo estadounidense, Estados Unidos tiene como blanco 52 sitios iraníes, una referencia al número de estadounidenses tomados como rehenes en la revolución de 1979, «algunos a un nivel muy alto e importantes para Irán y la cultura iraní«.

“Nos atacaron y devolvemos el golpe. Si atacan de nuevo, lo que les aconsejaría encarecidamente que no hicieran, los golpearemos con más fuerza de lo que nunca antes los habían golpeado”, agregó el Mandatario.

El domingo 5 de enero, en declaraciones ofrecidas a reporteros durante el vuelo de regreso a Washington, tras sus vacaciones en Florida, reafirmó su amenaza, a pesar de las prohibiciones internacionales.

“A ellos se les permite matar a nuestra gente. Se les permite torturar y mutilar a nuestra gente. Se les permite emplear bombas camineras y volar a nuestra gente. ¿Y nosotros no estamos autorizados a tocar sus lugares culturales? Eso no funciona así”, manifestó Trump.

Resultado de imagen para ONU vs trump
La ONU dejó claro que las acciones dirigidas a lugares culturales constituyen un crimen de guerra. Imagen: Web

Violación de tratados internacionales

Sin embargo, un ataque a un sitio cultural de la nación persa constituiría una violación a varios tratados internacionales y se consideraría un crimen de guerra.

En 2017, por ejemplo, una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó «la destrucción ilegal del patrimonio cultural, incluida la destrucción de sitios y artefactos religiosos”. Esa resolución se produjo como respuesta a la destrucción, por parte de ISIS, de varios sitios históricos y culturales importantes en Siria e Iraq en 2014 y 2015.

Irán tiene 22 sitios culturales declarados Patrimonio Mundial por la Unesco. La directora de este ente de la ONU, Audrey Azoulay, le recordó a Trump que su país se ha comprometido en múltiples convenios internacionales a respetar el patrimonio cultural en caso de conflicto.

Azoulay se reunió con el embajador iraní ante la Unesco, Ahmad Jalali, para abordar la situación en Oriente Medio y las amenazas sobre el patrimonio cultural.

También recordó que tanto EE. UU. como Irán han suscrito las Convenciones de 1954 para la protección de bienes culturales en caso de conflicto, y la de 1972 para la protección del patrimonio mundial, en la que los países “se comprometen a no tomar deliberadamente ninguna medida susceptible de dañar el patrimonio cultural y natural” en los países signatarios.

Asimismo, se refirió a la resolución 2347 del Consejo de Seguridad, adoptada por unanimidad en 2017, que condena los actos de destrucción del patrimonio cultural.

En octubre de 2017, EE. UU. anunció su retirada de la Unesco, alegando que la organización necesita reformarse y que está dominada por una supuesta tendencia antiisraelí.

Irán tiene 22 sitios culturales declarados Patrimonio Mundial por la Unesco. Foto: Web

Ataque a la cultura

Líderes de instituciones culturales condenaron la amenaza de Trump contra el patrimonio cultural de Irán. Por ejemeplo, el Met de Nueva York publicó en su cuenta Twitter un comunicado firmado por el presidente y CEO del museo, Daniel H. Weiss y el director Max Hollein.

En el texto plantean que atacar los sitios de patrimonio cultural global es algo aborrecible, de acuerdo con los valores colectivos de la sociedad.

«En estos tiempos difíciles debemos recordar la importancia de proteger el patrimonio, los objetos y lugares por los cuales los individuos, comunidades y naciones se conectan con su historia y patrimonio», expresaron.

En tanto, Thomas Campbell, exdirector del Met y actual director del Fine Arts Museums of San Francisco, escribió en Instagram que los directores de museos generalmente están detrás del telón, pero cuando el presidente de EE. UU. invierte todos los sistemas de valores de su país y llama a ataques destructivos contra el patrimonio se tiene que hablar con vehemencia y urgencia.

https://www.instagram.com/p/B6994caHZyJ/?utm_source=ig_embed

A su vez, Tritram Hunt, director del Victoria & Albert Museum de Londres, indicó que las amenazas de Trump deben ser condenadas y que esto era de gran preocupación por la normalización de la destrucción cultural como un objetivo de guerra.

Desprecio al estado de derecho global

Por su parte, la directora de Human Rights Watch (HRW) en Washington, Andrea Prasow, alertó que “la amenaza de Trump de atacar el patrimonio cultural de Irán muestra su insensible desprecio por el estado de derecho global”.

“El presidente Donald Trump debe retirar públicamente sus amenazas contra los bienes culturales de Irán y dejar claro que no autorizará ni ordenará crímenes de guerra”, indicó.

HRW denunció que las amenazas de Trump reflejan el total desprecio de su Administración por los derechos humanos, tanto de la nación persa como de otros países.

“Ya sea negándose a condenar el brutal asesinato del disidente saudí Jamal Khashoggi o perdonando a criminales de guerra condenados, Trump ha mostrado poco respeto por los derechos humanos como parte de su política exterior”, subrayó.

Irán cuenta con numerosos sitios históricos que datan del Imperio Persa. Imagen: Web.

¿Cuáles sitios culturales están en peligro?

Irán cuenta con numerosos sitios históricos que datan del Imperio Persa y cualquier ataque perpetrado por Estados Unidos contra estos lugares milenarios constituiría una agresión a la cultura y patrimonio de la humanidad.

Entre estos sitios se encuentras ciudades con monumentos arqueológicos, palacios, jardines y grabados que son un testimonio viviente de la civilización persa.

Foto: BBC

Choga Zanbil

La construcción del complejo Choga Zanbiel, ubicado en la ciudad sagrada de Elam, fundada hacia el año 1250 a.C., quedó inconclusa después de su invasión por Asurbanipal, como lo atestiguan los miles de ladrillos que se han encontrado.

Este complejo consta con uno de los dos zigurats que se han conservado hasta nuestros días fuera de Mesopotamia. En 1979 fue decretado patrimonio de la humanidad por la Unesco.

Foto: Unesco

Persépolis

Capital del imperio aqueménida y fundada por Darío I en el año 518 a.C., Persépolis fue construida sobre una inmensa terraza, natural y artificial, en la que el llamado «rey de reyes» erigió un espléndido conjunto palaciego de proporciones colosales, inspirado en los modelos mesopotámicos.

Este sitio arqueológico es único en su género por la cantidad y la calidad de los vestigios monumentales que contiene, reseñó el Imparcial.

Foto: Tripadvisor

Pasargada

La ciudad de Pasargada, fundada en el siglo VI a.C. por Ciro II el Grande en la región de Pars, cuna del imperio persa, fue la primera capital de la dinastía de los aqueménidas.

Sus palacios y jardines, así como el mausoleo de Ciro, no sólo constituyen una muestra excepcional de la primera fase del arte y la arquitectura aqueménidas, sino también un testimonio ejemplar de la civilización persa.

Foto: Tripadvisor

Meidan Naqsh-e Yahán

Meidan Naqsh-e Yahán fue construida por el sah Abás el Grande a principios del siglo XVII, la plaza del Imán está compuesta por edificios monumentales unidos entre por una serie de arcadas de dos pisos.

Este sitio es famoso por la Mezquita Real (o mezquita del Imán), la mezquita del jeque Lotfollah, el magnífico pórtico de Qeysariyé y el palacio timúrida del siglo XV.

Foto: Wikipedia

Tajt-e Soleimán

El sitio arqueológico de Tajt-e Soleimán está situado en un valle del noroeste del Irán que cuenta con una región de montañas volcánicas. En él se encuentran el santuario zoroástrico más importante y un templo del periodo sasánida (siglos VI y VII) dedicado a la diosa Anahita.

Foto: Unesco

Soltaniyeh

El mausoleo de Ölŷeytü fue construido entre 1302 y 1312 en la ciudad de Soltaniyeh, antigua capital de la dinastía mongol de los iljaníes.

Situado al noreste del Irán, en la provincia de Zanyán, a unos 240 kilómetros de Teherán, este monumento es uno de los ejemplos más notables de las realizaciones arquitectónicas persas y ha tenido una importancia decisiva en el desarrollo de la arquitectura islámica.

El edificio del mausoleo es de forma octogonal y está rematado por una majestuosa cúpula doble de 50 metros de altura. Recubierta con azulejos turquesa y rodeada por ocho minaretes altos y esbeltos, esta cúpula es la más antigua de todo el Irán en su género.

Además de su importante valor simbólico, los monumentos de este sitio –y más concretamente el trazado global y el diseño del templo del fuego y el palacio– influyeron considerablemente en el desarrollo de la arquitectura islámica.

Foto: Unesco

Behistún

La ciudad de Behistún está situada al borde una antigua ruta comercial que unía el altiplano iraní con Mesopotamia y conserva vestigios arqueológicos que van desde los tiempos prehistóricos hasta la época de los iljaníes, pasando por los periodos de dominación de medos, aqueménidas y sasánidas.

El monumento principal de este sitio arqueológico es el bajorrelieve con inscripciones cuneiformes que ordenó ejecutar Darío I el Grande cuando accedió al trono del Imperio Persa en el año 521 a.C.

Foto: El Imparcial

El Jardín Persa

La propiedad cuenta con nueve jardines que ejemplifican la diversidad de diseños que se desarrollaron y adaptaron a las diferentes condiciones climáticas, manteniendo sus raíces en los tiempos de Ciro el Grande, del siglo VI a.C.

El jardín persa se divide en cuatro sectores, en los que el agua juega un papel importante, tanto para el riego y la ornamentación. Esta estructura fue concebida para simbolizar el Edén y los cuatro elementos zoroástricos: cielo, tierra, agua y plantas.

Foto: Unesco.

Palacio de Golestán

El lujoso Palacio de Golestán es una obra maestra de la era Qayar que integra con éxito antiguas técnicas artesanas y arquitectónicas persas con influencias occidentales.

El recinto palaciego, uno de los complejos arquitectónicos más antiguos de Teherán, fue construido en torno a un jardín con estanques. Los rasgos más característicos del palacio y sus ornamentos se remontan al siglo XIX.

Tras conocer cada uno de estos sitios históricos culturales, cualquier ataque colocaría a EE. UU. en el ojo del huracán y en el centro de las críticas y el rechazo internacional. Sin embargo, parece que Donald Trump no mide las consecuencias de sus actos, ni sus amenazas.

El conflicto con Irán puede desatar una sangrienta y cruenta guerra que terminará por desestabilizar aún más al Medio Oriente.

Hossein Dehghan, el principal asesor militar del líder supremo de Irán, el ayatola Khamenei, dijo que los tuits de Trump son “ridículos y absurdos” y advirtió que la respuesta de Irán “será militar y contra sitios militares”.

Entre sus palabras afirmó que si Estados Unidos lleva a cabo la amenaza de Trump de atacar cualquiera de los sitios culturales de Irán, entonces “seguramente ningún personal militar estadounidense, ningún centro político estadounidense, ninguna base militar estadounidense, ningún buque estadounidense estará a salvo”.

Si él (Trump) dice 52, nosotros decimos 300, y son accesibles para nosotros”, advirtió.

Te puede interesar…

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬