El pasado de Karina Zucconi: la jueza que liberó al violador de joven venezolana en Argentina

El Portal de Datos Abiertos de la Justicia Argentina realizó una investigación sobre la jueza Karina Zucconi

Zucconi

El Portal de Datos Abiertos de la Justicia Argentina realizó una investigación sobre la jueza Karina Zucconi. Es una jurista de 48 años, graduada en Derecho en la Universidad de Buenos Aires en abril de 1997. Lamentablemente, posee en lúgubre historial en su carrera judicial.

Su entrada al Poder Judicial en Argentina fue en 1992 como auxiliar administrativa. Casi dos décadas después, en 2011, se convirtió en titular del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción No 15. Así logró un asiento en los Tribunales de la Ciudad de Buenos Aires.

Zucconi decidió dejar en libertad a Irineo Humberto Garzón Martínez, el hombre que violó a una venezolana de 18 años. Incluso, sólo procedió a imputarlo por el delito de «abuso sexual simple». Esto, a pesar de que la joven fue engañada, secuestrada, drogada y violada dentro del local comercial de Garzón. Ese lamentable hecho ocurrió el pasado sábado 23 de enero.

La jueza es titular del Juzgado Nacional Criminal y Correccional N°15. En su fallo consideró que, como Garzón Martínez no tenía antecedentes penales, no era necesario encarcelarlo por ese delito.

Zucconi

Así fueron los hechos

El día del suceso, la madre de la víctima hizo la denuncia ante el 911, tras recibir un mensaje de su hija. Las autoridades, al llegar el lugar, encontraron a la joven en el fondo del comercio. En ese justo momento, el victimario estaba vistiéndola y poniéndole los pantalones.

Pero, la evidencia médica y de fuentes policiales no sirvió para que la jueza Zucconi ordenara detener a Garzón Martínez. Al contrario, sólo dictó una orden de restricción de 100 metros a Garzón y le prohibió salir del país.

La defensa alegó que Garzón tenía arraigo en un domicilio fijo en la zona de Mataderos, donde vive con su hermana «desde hace más de 14 años». Asimismo, recordaron que no tiene antecedentes penales ni condenas anteriores y «trabaja en forma digna en su comercio». También argumentaron que «ha dado trabajo a mujeres y jamás tuvo problemas de este tipo en el que involuntariamente se encuentra involucrado». Asimismo, pidieron una caución juratoria, «ello atento a que el imputado no posee bienes o fortuna».

Zucconi dejó libre a un abusador sexual

Por otro lado, la fiscal del caso, Silvana Russi, se opuso a la excarcelación. Los motivos eran evidentes: la imputación de abuso por acceso carnal establece una dura pena, con un mínimo que excede una condena en suspenso. También señaló que existe riesgo de fuga y que el acusado puede entorpecer a la Justicia. Garzón Martínez no vive en el domicilio aportado en Mataderos, según información de la causa.

La víctima, quien debe cargar con el estigma de haber sido violada, ahora también debe soportar que su agresor está libre. «Yo no estoy de acuerdo, no me parece. Me violó y estoy sufriendo mucho», afirmó, citada pro medios argentinos.

Su cuerpo fue analizado y se encontraron tres lesiones compatibles con una violación, en pleno sangrado. Pero, Zucconi consideró que la mera pena en expectativa no era argumento suficiente para mantener preso al acusado.

«No hay elemento alguno, de momento, que lleve a presumir que el acusado intentará eludir el accionar de la Justicia”, afirmó. Incluso, Zucconi consideró que su arraigo era dudoso. Así, le concedió la caución juratoria y una fianza bajo palabra. Solo le prohibió acercarse a la víctima o contactarla, así como salir del país. También lo obligó a presentarse mensualmente en el juzgado.

Garzón

«Mi hija está muy mal porque le dieron la libertad al hombre. Ella está ahora con asistencia psicológica», afirmó a C5N la madre de la chica. «Le puso una remera de él», aseguró la mujer, quien, a su vez, contó que recibió varios comentarios de que el atacante hizo lo mismo con otras jóvenes.

Qué dice el abogado de la víctima

Pablo Baqué, abogado de la chica, adelantó que pedirá la detención del imputado, a quien considera «un peligro para la sociedad». «Tenemos totalmente comprobadas las lesiones compatibles con la violación. Son lesiones que dejan secuelas como mordidas o golpes. Por eso decimos que está mal la carátula de ‘abuso simple’ porque hubo acceso carnal», detalló.

Criticó que la jueza Zucconi considere que Garzón no tiene antecedentes y por eso no es una persona peligrosa. Ante ello, el abogado pidió que se investigue si el acusado utilizó el mismo modus operandi con otras jóvenes venezolanas. Eso, a raíz de que «publicaba en grupos de venezolanos ofertas de trabajo» para mujeres.

«Tenemos otros testimonios de otras personas que también fueron citadas e invitadas a salir», denunció el abogado acusador.

Zucconi

Una jueza que no castiga a los hombres

Los antecedentes de Garzón no han sido corroborados para que Zucconi decida cambiar su decisión. Sin embargo, su pasado sugiere antecedentes bastantes oscuros en su labor como jurista.

Zucconi fue designada como jueza en la causa por el femicidio de Marianela Rago Zapata. Esta estudiante de Tierra del Fuego fue encontrada degollada y con 23 puñaladas en su departamento de Balvanera, en 2009. El principal acusado por el crimen era el exnovio de la víctima, Francisco Amador López.

El femicidio de Marianela estuvo a cargo de su jurisdicción, entre 2013 al 2018, donde Zucconi suspendió el proceso cinco veces. Lo hacía porque siempre consideraba que no había pruebas para incriminar a López. Increiblemente, existían al menos cinco evidencias en la escena del crimen.

En junio de 2020 el caso todavía no había sido juzgado. Por ello, pasó a ser competencia del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 29, a cargo de Rodolfo Goerner, Juan María Ramos Padilla y María Cecilia Maiza. El fiscal de la causa es Sandro Abraldes.

Jueza

Amador llegará al juicio acusado de «homicidio simple», que otorga una pena de 8 a 25 años de prisión. Será así porque la figura del «femicidio» recién se incorporó al Código Penal a partir de 2013.

Más detalles del pasado de Zucconi

Zucconi desarrolló su experiencia como docente de Derecho Penal y Procesal Penal en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Incluso, llegó a dar clases en la Unidad 2 del Servicio Penitenciario Federal (en la cárcel de Devoto). Eso, al margen de los cinco finales que debe para completar un posgrado en Derecho Penal de la Universidad de Palermo.

También estuvo a cargo de otros casos que se volvieron públicos. Uno de ellos ocurrió en 2016, cuando la hoy vicepresidenta, Cristina Fernández, denunció que había recibido cartas con amenazas de muerte en su casa de Recoleta, en Buenos Aires.

La jueza es ampliamente criticada y se ha convertido en tendencia en las redes sociales por su deleznable labor y falta de criterio. La sociedad no le perdona que haya dejado libre a un hombre del que se constató que drogó y violó a una mujer, tras citarla con una promesa falsa de trabajo.

Te puede interesar…

Compártelo

Comentarios