Dignidad Ahora

Estado Islámico de Afganistán: ¿La mayor amenaza terrorista del planeta?

El grupo Estado Islámico en Afganistán y Pakistán ha hecho suyo el llamamiento a instalar una yihad mundial contra los no musulmanes

Estado

El Estado Islámico del Gran Jorasán, rama del grupo terrorista, al que el Gobierno estadounidense culpa de los mortíferos atentados que se han producido en Kabul, se formó al Este de Afganistán hace 6 años y se convirtió rápidamente en una de las mayores amenazas a nivel mundial


A pesar de los años de la campaña militar de la coalición liderada por Washington, la organización salafista yihadista sobrevivió y lanzó un nuevo ataque masivo a medida que EE.UU. y sus socios de la OTAN retiran sus tropas del territorio afgano, y cuando los talibanes han vuelto al poder, reseña RT.

El presidente Joe Biden citó la amenaza de atentados del EI para mantener la fecha límite del 31 de agosto para la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán. Culpó al grupo de los ataques cerca del aeropuerto de la capital afgana, perpetrados por dos terroristas suicidas, que se encontraban entre la multitud de civiles frente a las puertas de las instalaciones controladas por los miembros del servicio estadounidense. 

«Que aquellos que llevaron a cabo este ataque, así como cualquiera que desee [hacer] daño a América (EE.UU.), sepan esto: No perdonaremos. No olvidaremos. Los cazaremos y les haremos pagar», declaró durante un discurso desde la Casa Blanca.

Por su parte, el analista internacional Nicola Hadwa, apuntó que encuentra «muy sospechoso» el atentado que se produjo en el aeropuerto de Kabul, ya que «hay voces en EE.UU. que piden no retirarse y quedarse en Afganistán». Agregó que los ataques podrían provocar que el país prolongue «su presencia artificial» en territorio afgano.

Estado

¿Qué es el Estado Islámico del Gran Jorasán?

La filial del EI en Asia Central surgió en los meses posteriores a que el núcleo de combatientes del grupo arrasara en Siria e Irak, forjando un autodenominado califato, o imperio islámico, en verano del 2014. En Siria e Irak, las fuerzas locales e internacionales necesitaron 5 años de combates para hacerlos retroceder. La rama afgana toma su nombre de la región del Gran Jorasán, que abarcaba gran parte de Afganistán, Irán y Asia Central en la Edad Media. El grupo también se conoce como ‘ISK’ o ‘ISIS K’.

El grupo comenzó con varios centenares de combatientes talibanes pakistaníes, que se refugiaron al otro lado de la frontera en Afganistán, después de que las operaciones militares los expulsaran de su país de origen. Allí se les unieron otros extremistas de ideas afines, entre ellos combatientes talibanes afganos descontentos con lo que ellos –a diferencia de Occidente– consideraban las formas excesivamente moderadas y pacíficas de los talibanes.

A medida que los talibanes buscaban conversaciones de paz con EE.UU. en los últimos años, otros radicales descontentos se pasaron al Estado Islámico, más extremista, aumentando su número. La mayoría de ellos se sentían frustrados por las negociaciones con las autoridades estadounidenses en un momento en el que pensaban que el movimiento podría lograr una victoria militar.

El grupo también ha atraído a un cuadro importante del Movimiento Islámico de Uzbekistán, país vecino; a combatientes de la única provincia de mayoría musulmana suní de Irán; y a miembros del Partido Islámico del Turquestán, formado por uigures del noreste de China. Muchos de ellos se sintieron atraídos por la ideología violenta y extrema del Estado Islámico, que incluye la promesa de un califato para unir el mundo islámico, un objetivo que los talibanes nunca adoptaron.

Talibanes dólares Afganistán
Foto: AFP/referencial.

¿Por qué el EI Jorasán es una importante amenaza terrorista?

Mientras que los talibanes han limitado su lucha al territorio afgano, el grupo Estado Islámico en Afganistán y Pakistán ha hecho suyo el llamamiento a una yihad mundial contra los no musulmanes.

El Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos, con sede en Washington,  contabiliza decenas de atentados que los combatientes del EI han lanzado contra civiles en Afganistán y Pakistán, incluyendo a la minoría musulmana chií, así como cientos de enfrentamientos con las fuerzas afganas, pakistaníes y de la coalición liderada por EE.UU. desde enero del 2017, informa AP.

Aunque el grupo aún no ha llevado a cabo ataques contra el territorio de EE.UU., el Gobierno estadounidense cree que representa una amenaza crónica para sus intereses y los de sus aliados en el sur y centro de Asia.

Te puede interesar…


Comparte 👍

Comenta 💬