Gobierno de Colombia y ELN inician el cese al fuego ¿Primeros pasos hacia la paz?

Si bien hay un alto de las acciones de los cuerpos de seguridad contra la guerrilla, se debe preservar la integridad del territorio colombiano.

Cese

El Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) iniciaron un cese bilateral al fuego temporal para cumplir con los acuerdos de los diálogos de paz. La medida está vigente de este jueves, a las 12:00 de la medianoche.


La medida forma parte de las acciones previas al Cese al Fuego Bilateral, Nacional y Temporal (CFBTN) con ese grupo guerrillero, que entrará en vigencia el próximo 3 de agosto al 29 de enero de 2024, según el decreto 1117 de fecha 5 de julio.

En el decreto, emitido por el Ministerio de Defensa y suscrito por el presidente, Gustavo Petro, se establecen los lineamientos del cese al fuego; las operaciones y lineamientos de la Fuerza Pública; los mecanismos para el monitoreo y verificación; veeduría social; coordinación con unidades militares y de Policía; vigencia del estado social de derecho y la evaluación, prórroga o suspensión del cese al fuego.

El pasado martes, el Comando Central del ELN informó que el próximo jueves sus estructuras cesarán todas las operaciones ofensivas contra las fuerzas militares y policiales a escala nacional, incluyendo las acciones de inteligencia.

¿Qué implica el cese al fuego?

El objetivo del CFBNT es «mejorar la situación humanitaria de las poblaciones y los territorios», que ha sido una de las prioridades establecidas por el propio presidente. 

Del mismo modo, busca «generar condiciones para que la población civil pueda ejercer sus derechos y libertades«, con especial acento en los sectores vulnerables compuestos por los líderes sociales y ambientales; pueblos étnicos; mujeres; defensores de los derechos humanos y menores de edad.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, en El Laguito, en La Habana, Cuba, el 9 de junio de 2023. Ramon Espinosa / AP

¿Qué contempla la suspensión de operaciones militares?

A partir de este jueves, quedan suspendidas las operaciones militares y policiales ofensivas contra los miembros de ese grupo armado, que forman parte del proceso de paz que adelantan las delegaciones de Gobierno y del ELN desde noviembre pasado.

Del 3 de agosto de 2023 en adelante, están prohibidas las «acciones ofensivas» y «actos contrarios» a lo establecido en el Protocolo de Acciones Especificas, que fue acordado entre las partes en la mesa de diálogo.

Ejército de Colombia en el municipio de Solano, departamento de Caquetá, el 19 de mayo de 2023.Colombian Army / AFP

¿Cuáles son las prohibiciones?

  • Entrar en contacto armado y, si esto ocurre, no detener la situación.
  • Obstaculizar las labores del Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MMV).
  • Omitir información al MMV.
  • Impedir la atención de enfermos o heridos de la población civil y de las partes.
  • Incurrir en perfidia.
  • Incurrir en actos prohibidos en los Convenios de Ginebra, como el homicidio, la toma de rehenes, la violación, el desplazamiento forzado o el reclutamiento de menores.

¿Qué implica la suspensión de operaciones militares?

En el decreto se especifica que la interrupción de operaciones militares y policiales se hará «sin perjuicio» de la Constitución y las leyes. Esto significa que la Fuerza Pública debe cumplir la función y obligación de «preservar la integridad del territorio nacional, garantizar el orden constitucional y legal y asegurar las condiciones para el ejercicio de los derechos y libertades públicas».

A su vez, los cuerpos militares y policiales están obligados a cumplir la Constitución, la ley y las normas internas; respetar los instrumentos internacionales de derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

En el texto se aclara que las acciones de la Fuerza Pública se realizarán como parte de un proceso de paz autorizado por la Constitución, la ley y el presidente.

Te puede interesar…

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬