¿Por qué el COVID-19 profundizará las desigualdad entre los estadounidenses?

Las políticas neoliberales segregaron a millones de afroamericanos en áreas urbanas densamente pobladas, donde el distanciamiento social es más difícil, algo que podría aumentar la exposición al coronavirus

El coronavirus causa estragos en Estados Unidos. El brote de COVID- 19 arrojó en un instante a millones a la pobreza y está profundizando las desigualdades sociales ya existentes en la nación símbolo del capitalismo, al golpear primero a los hogares con menores ingresos y a las clases más desfavorecidas.

Con más de 570 mil infectados y 23 mil fallecidos, la nación norteamericana es el epicentro de la pandemia mundial, algo que ha llevado a Donald Trump a comprender que no es ninguna broma y a sentir cómo peligra su reelección como presidente.

El magnate ultraderechista se ufanaba de que, gracias a sus políticas neoliberales la economía norteamericana estaba progresando y creando“nuevos empleos”, pero ahora ve cómo el panorama se hace cada vez más negro para sus votantes.

Analistas advierten sobre las graves consecuencias sociales y económicas que traerá la pandemia del coronavirus al pueblo estadounidense. Imagen: Web.

Golpe para los estadounidenses

«Este es un golpe extraordinario para los millones de estadounidenses que apenas se recuperaron de la crisis financiera de 2008″, indicó Edward Alden, periodista y experto del Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos (CFR, por su sigla en inglés).

«El virus está enviando un mensaje claro: todos los estadounidenses están inseguros«, aseveró en declaraciones a la agencia AFP, en las que el analista recordó que los salarios demoraron ocho años en recuperarse de la recesión anterior.

«Para los trabajadores con salarios más bajos, los ingresos solo han aumentado en los últimos dos años», añadió el también profesor invitado en la Western Washington University.

El recién finalizado marzo, con 700 mil empleos destruidos, marcó un final abrupto a la creación de puestos de trabajo, y en este mismo mes, el desempleo aumentó a 4,4 %,  según las mediciones oficiales.

Aunque es muy temprano para pronosticar cuánto afectará a la economía estadounidense la pandemia que aún no ha podido ser controlada, varios analistas coinciden en que los más perjudicados serán los trabajadores que verán reducidos sus salarios y que, incluso, perderán sus empleos.

“Tenemos que prepararnos para los impactos en el empleo y los salarios que durarán al menos hasta principios de 2021″, planteó Bradley Hardy, profesor de la American University.

Analistas alertan que la recesión que sigue a la pandemia exacerbará la desigualdad en Estados Unidos. Imagen: Contrainfo.

Más desigualdad en la tierra del capitalismo

Las políticas neoliberales de Trump han ocasionado que aumente el nivel de desigualdad entre los muy ricos -que han acumulado ganancias sustanciales en la bolsa- y aquellos que dependen de un salario para poder sobrevivir y llegar a fin de mes.

Incluso, en medio de la propagación del coronavirus, muchos estadounidenses no tienen la posibilidad quedarse en casa y resguardarse, ya que no pueden darse el lujo de perder el pago de una jornada.

Algunos analistas económicos alertan que la recesión que sigue a la pandemia exacerbará la desigualdad.

«Al igual que la crisis financiera de 2008, esta pandemia pondrá en evidencia la enorme vulnerabilidad de muchos estadounidenses«, condenó el periodista Edward Alden.

Gregory Daco, economista jefe de Oxford Economics, explicó que este escenario se materializará ya que «las pérdidas repentinas de empleos se concentran en los sectores de bajos ingresos«, en un país con pocas redes de seguridad social y una tasa de ahorro extremadamente baja.

Indicó que 78 % de las personas con los ingresos más bajos no tienen ahorros de emergencia para afrontar dificultades financieras imprevistas, mientras que en los de ingresos más altos el porcentaje se reduce al 25 %.

«Entonces, las personas que más lo necesitan son las que menos tienen, y así resistir una recesión duradera es imposible” advirtió.

Por su parte, Bradley Hardy planteó que la recesión “tendrá efectos negativos en todos los ingresos, incluso en algunos hogares aparentemente acomodados”.

Sin embargo, dejó claro que muchos hogares de clase media -y sobre todo los hogares afroamericanos- enfrentarán grandes y graves problemas en un contexto de bajo ahorro.

Según datos iniciales, los afroamericanos son los más propensos a morir a causa del coronavirus. Foto: BBC.

Afroamericanos, los más afectados

De hecho, producto de la desigualdad, la población afroamericana, que suma 26 millones de personas, es actualmente la más afectada por el COVID-19 en Estados Unidos, no solo en términos económicos, sino también en materia de salud.

Según datos iniciales, son los más propensos a morir a causa del coronavirus, «lo que pone de relieve disparidades en la salud y desigualdades en el acceso a la atención médica”, reportó la agencia Reuters.

En Illinois los afroamericanos representan alrededor del 30 % de los casos del estado y alrededor del 40 % de las muertes relacionadas con coronavirus, de acuerdo con estadísticas oficiales.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, reveló que más del 70 % de los muertos por coronavirus en la capital del estado son personas afroamericanas.

Mientras que en Michigan suman el 40 % de las muertes reportadas por la pandemia.

La OMS advirtió que las personas con afecciones preexistentes como asma y otros trastornos pulmonares crónicos, diabetes y enfermedades cardíacas, son más propensas a padecer el COVID-19.

Precisamente, eso hace que el virus sea particularmente peligroso para los afroamericanos, quienes debido a factores ambientales, sociales y económicos tienen tasas más altas de esas enfermedades, reveló Summer Johnson McGee, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de New Haven.

Más de 570 mil infectados y 23 mil muertes se han registrado en Estados Unidos. Foto: AP

Mayor tasa de mortalidad por coronavirus

Un estudio de la Oficina del Centro de Recursos de Salud para Minorías (OMH, por su sigla en inglés) concluyó que la tasa de mortalidad de los afroamericanos es generalmente más alta que la de los blancos por enfermedades como asma, influenza y neumonía.

Si bien toda la población es vulnerable al contagio del COVID-19, los afroamericanos podrían estar en desventaja debido a sus condiciones de vida y el acceso que tienen a los servicios de salud.

Connor Maxwell, analista de políticas del equipo de Raza y Etnia en el Centro para el Progreso de América, recordó que “una de cada seis personas de la raza negra no pudo ver a un médico en 2018 debido al costo, y el 32 % ha experimentado discriminación racial al ir a un médico o clínica de salud”.

Los obstáculos financieros y la discriminación podrían evitar que los afroamericanos reciban la atención necesaria por el COVID-19. Imagen: WEBMD.

En este contexto, el analista afirmó que el coronavirus podría ser especialmente peligroso en la comunidad afroamericana por tres razones.

“Primero, las políticas gubernamentales segregaron a millones de afroamericanos en áreas urbanas densamente pobladas, donde el distanciamiento social es más difícil, algo que podría aumentar la exposición al coronavirus”, detalló, citado por la periodista Grethel Delgado, para Diario de las Américas.

En segundo lugar, “las personas de la raza negra son mucho más propensas que las personas blancas a tener afecciones de salud crónicas graves, como asma y diabetes, porque estaban sistemáticamente restringidas a áreas con emisiones tóxicas de automóviles e instalaciones industriales y con menos acceso a tiendas de alimentos saludables y asequibles”.

Por último, denunció que “si las personas de la raza negra contraen el coronavirus, los obstáculos financieros y la discriminación podrían evitar que reciban la atención médica que necesitan”.

Maxwell dejó claro que “cualquier persona de cualquier raza puede contraer el virus, enfermarse gravemente e, incluso, morir a causa de él”, pero que el problema radica en que “las políticas gubernamentales y las prácticas institucionales han expuesto a las comunidades negras a altos niveles de emisiones tóxicas y desechos peligrosos que aumentan el riesgo de desarrollar afecciones subyacentes, como asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica”.

Asimismo, recordó que “las personas que desarrollan estas afecciones tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente si contraen coronavirus”.

El analista resaltó la importancia de actuar a corto y largo plazo y se refirió a una serie de medidas que “podría ayudar a reducir las barreras financieras para atender a las personas de la raza negra que contraen coronavirus, como ofrecerles pruebas y tratamiento sin costo, licencia familiar y médica remunerada, y asistencia financiera directa”.

Sigue leyendo…

Compártelo

Comentarios