Venezuela: las condiciones del Gobierno para volver a dialogar con el extremismo opositor

El principal vocero del gobierno de Venezuela en la mesa de diálogo estableció una especial condición para llegar a nuevos acuerdos.

Venezuela

El Gobierno de Venezuela trazó sus exigencias para dialogar nuevamente con el sector extremista de la oposición venezolana, si desean alcanzar nuevos acuerdos a través de las conversaciones que retomaron en México y que ahora se encuentran suspendidas.


«Con toda responsabilidad digo, Venezuela no va a firmar ningún acuerdo con ese sector de la oposición venezolana, hasta que no se levanten las 765 medidas coercitivas unilaterales firmadas por Donald Trump y Barack Hussein Obama», expresó el jefe negociador del Gobierno venezolano, Jorge Rodríguez, en un acto público realizado el jueves en Caracas.

El también presidente del parlamento venezolano recordó que con esa facción radical opositora, que promovió las sanciones unilaterales de Washington contra Caracas, se firmó un acuerdo parcial con fines sociales para entregar unos 3.200 millones de dólares retenidos al Estado venezolano en el extranjero y aún no han cumplido.

En ese sentido, comentó el conflicto que ha causado EE.UU. con respecto a los recursos que iban a entregar a la Organización para las Naciones Unidas (ONU) para que interviniera como garante del buen uso de los fondos y cumplir lo convenido en el acuerdo de México, que estipulaba inversiones en obras y sectores fundamentales como servicios públicos, educación, salud, alimentos, entre otras áreas.

«Nosotros firmamos un acuerdo social en el mes de noviembre con estos sectores de la llamada plataforma unitaria. Inmediatamente después que se firma el acuerdo social, los EE.UU., la administración (de Joe) Biden, le manda una carta a Naciones Unidas y dice: ‘EE.UU. no garantiza la seguridad de esos fondos y podemos ir contra ellos‘. Por tanto, las Naciones Unidas dijo: ‘en consecuencia no podemos instrumentar el acuerdo social», explicó Rodríguez.

El alto funcionario también citó al presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien ha criticado la falta de palabra del sector opositor que firmó ese acuerdo parcial para descongelar los recursos retenidos a Venezuela en el exterior. «¿Cómo uno acuerda cosas con gente que no puede cumplir con su palabra?«, dijo Rodríguez.

Ocho años del «inmisericorde» decreto de Obama

Las condiciones expuestas por el alto funcionario venezolano fueron expresadas justamente cuando se cumplen ocho años del decreto que firmó el expresidente Barack Obama, con el que declaró a Venezuela como una «amenaza inusual y extraordinaria» para la seguridad de EE.UU.

Además, recordó que ese sector opositor, al que calificó de «inmoral», es el responsable de la imposición de sanciones al país, del secuestro y robo de bienes y recursos de Venezuela en el extranjero valorados en más de 30.000 millones de dólares.

Entre estos activos están el oro venezolano en el Banco de Inglaterra, la refinería Citgo en EE.UU., los fondos depositados en la banca internacional, el bloqueo comercial a la industria petrolera y demás empresas del Estado, entre otras acciones que, dijo, violan en toda su amplitud el derecho internacional.

Para Rodríguez, las medidas unilaterales impuestas contra los venezolanos, que golpean duramente su calidad de vida y recrudecen la situación del país, fueron parte de un plan ideado desde que se conoció la enfermedad mortal que sufrió el presidente Hugo Chávez, porque vieron la oportunidad de «aniquilar la Revolución Bolivariana».

Daño patrimonial a Venezuela

El líder del Parlamento también denunció que la imposición de sanciones contra su país ha generado un daño que supera los 630.000 millones de dólares. Además, recordó que en la aplicación de estas medidas también implican a la Unión Europea (UE) y otros gobiernos «serviles» y «lacayos» a Washington.

Más allá de estos recursos, Rodríguez detalló que entre los años 2015 y 2020, Venezuela dejó de producir 4.000 millones de barriles de crudo, debido al boicot ejecutado contra la industria petrolera, lo que se traduce en 232.000 millones de dólares que el país dejó de facturar.

En cuanto a los activos «secuestrados» en el extranjero, el titular de la Asamblea Nacional, calificó la retención de estos fondos como «un vulgar acto de ratería» y detalló que 60 % de las sanciones impuestas a Venezuela son ejecutadas por EE.UU. y el resto por la UE, sin importarles que violan las normas internacionales que ellos mismos promulgan.

«Financiaron con dinero de Venezuela, del pueblo, todas las conspiraciones, a unos niveles indecibles. El ataque fue contra el estado de bienestar que este pueblo había conquistado», expresó Rodríguez, quien reiteró que si esa facción opositora quiere diálogo y acuerdos, debe primero cumplir con el cese de las sanciones.

Te puede interesar


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬