Apague la luz al dormir y evite enfermarse de diabetes

Si eres de los que duerme con la luz encendida por miedo a la oscuridad, tienes un elevado riesgo a sufrir de diabetes, así lo reveló un estudio publicado por la Universidad del Noroeste en Illinois, en Estados Unidos.

“Estos resultados son importantes debido a la creciente y generalizada exposición a la luz artificial, sobre todo en la noche”, dijo la principal autora del estudio, Ivy Cheung Mason, estudiante de postdoctorado de la Facultad de Medicina Feinberg.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron un estudio a 20 voluntarios, todos adultos sanos de entre 18 y 40 años de edad, quienes pasaron dos noches y tres días en el laboratorio; y llegaron a la conclusión de que dormir con luz incrementa la posibilidad de padecer diabetes mellitus.

Detalles de las pruebas

La primera noche durmieron en dormitorios totalmente oscuros. La segunda noche, la mitad durmió de nuevo en dormitorios completamente oscuros y la otra mitad durmió en una habitación con una brillante luz de techo encendida. Mientras los voluntarios dormían, los investigadores registraron sus signos vitales, la actividad de las ondas cerebrales y los movimientos de piernas y ojos.

Igualmente, se tomaron muestras de sangre cada hora para medir la melatonina. Incluso, por la mañana, los investigadores realizaron pruebas de tolerancia a la glucosa en los voluntarios.

Conclusiones

Los resultados indican que una sola noche de exposición a la luz durante el sueño tiene un impacto agudo sobre las mediciones de resistencia a la insulina, un factor de riesgo para la diabetes.

En general, las afecciones del sueño afectan a más del 25% de la población general y hasta el 50% de los adultos mayores en todo el mundo.

¿Cómo saber si usted ya está afectado?

  • Aumento de la necesidad de beber agua. Los niveles elevados de glucosa en sangre provocan un aumento de la sed en el individuo con resistencia a la insulina.
  • Mayor número de orinas, por el aumento de las cifras de glucosa que inducen una mayor producción.
  • Necesidad de ingerir alimentos, particularmente azúcares o carbohidratos.
  • Sensación de cansancio generalizado, por no asimilar los azúcares en el músculo.
  • Aumento de peso. Es un síntoma imprescindible para el desarrollo de este síndrome, dado que se reconoce como una causa sine qua non del depósito de grasa abdominal.
  • Acantosis nigricans: consiste en la hiperpigmentación (oscurecimiento) de algunas zonas del cuerpo, sobre todo en el cuello, regiones axilares y en la ingle.
  • Desarrollo de trastornos cardiovasculares, porque la resistencia insulínica está íntimamente ligada al síndrome metabólico.

Si usted padece estos síntomas, busque de inmediato la ayuda de un especialista, ya que también son propios de otras patologías como la obesidad, el síndrome metabólico y el síndrome de ovario poliquístico.

4,204,569FansMe gusta
128,994SeguidoresSeguir
289,441SeguidoresSeguir
16,409SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano